Usted está en : Portada : Vía Libre Sábado 15 de enero de 2005

Se casó la "novia de Chile"

Ceremonia fue televisada y transmitida en diferido por la señal Megavisión.

Marlen en su arribo a la parroquia.

Anoche, en la Parroquía Santa Ana de Santiago, se llevó a cabo el matrimonio religioso de Marlen Olivari con su manager, Roberto Dueñas, una ceremonia eucarística televisada que comenzó a las 20 horas y fue transmitida a todo el país bajo el nombre de "Matrimonio Dueñas-Olivari" por la señal de Megavisión, la casa televisiva de la showoman criolla.

De este modo, la pareja que contrajo matrimonio por el civil el 19 de diciembre pasado, completó el círculo nupcial en un fiesta religiosa efectuada en la segunda iglesia más antigua del país, después de la Catedral de Santiago.

La ceremonia, oficiada por el sacerdote John O'Reilly, se extendió hasta las 21.35 horas, aunque fue transmitida en diferido a partir de las 22 horas.

Aunque en la lista de invitados se contaban al Presidente de las República, Ricardo Lagos, Soledad Alvear y Michele Bachelet, éstos no pudieron asistir por diversos compromisos adquiridos con anterioridad.

Sin embargo, la gran sorpresa política la dio el presidenciable de la Alianza por Chile, Joaquín Lavín, quien a diferencia de Lagos y su esposa, si aceptó asistir al evento.

 

FARáNDULA

 

La "novia de Chile", como fue calificada por los periodistas Carolina Bezamat y André Jouffé, quienes condujeron la transmisión televisiva, estuvo acompañada a la hora de dar el "sí", por sus amigos faranduleros Kike Morandé, Mey Santa María, Lola Melnick y el humorista Ernesto Belloni. También se sumaron la socialité Mary Rose McGill, la actriz Liliana Ross y su marido Raoul Pinno, Carla Ochoa, Patricia Laguna y Marcelo Arismendi.

La flamante novia hizo gala de un vestido inmaculado, del diseñador Luciano Brancoli, que costó más de 6 millones de pesos, mientras que su esposo, se paró frente al altar de chaqué azul, cortesía de Rubinstein.

Acto seguido de la ceremonia religiosa, el matrimonio se dirigió hasta la casa del banquetero Juan Pablo Johnson, en Colina, donde se efectuó la fiesta programada, hasta las 4 de la madrugada, y oportunidad en que los invitados degustaron un ecléctico menú que consistió en un cóctel de ostras, sushi y una cena de costillas de cordero.

Para beber, los novios eligieron cabernet sauvignon, sauvignon blanc y chardonnay. Los vinos fueron mandados a hacer a Cremaschi Furlotti y en su etiqueta decía "Matrimonio Dueñas Olivari", cortesía de la viña.

 
Arriba  Volver
 
Opciones
Volver a la portada Volver a la portada
Enviar este artículo Enviar este artículo
Imprimir sólo texto Imprimir sólo texto