Usted está en : Portada : Reportajes Domingo 20 de febrero de 2005

Enigma desde los cielos

 

Casos silenciados por años. Avistamientos y experiencias que nos hablan de un fenómeno tan real como indescifrable.

MARCELA QUIROZ

INCOGNITA MARINA

Desde 1890 se han presentado reportes en el extremo sur latinoamericano de objetos submarinos no identificados (Osni). El año 2002, se hizo el primer video de uno en Punta Arenas, en el sector de San Gregorio. Rodrigo Fuenzalida presentó unos fotogramas del fenómeno en la revista española "Más allá". Recibió duras críticas por parte de la ufología dura de ese país ya que sostenían que las imágenes correspondían a reflejos. Rodrigo asegura haber demostrado que el fenómeno se alejaba de ser una ilusión óptica ya que "el objeto se hunde y se hunde dos veces". Para el director de Aion, este es uno de los mayores secretos de la ufología mundial.

 

DICCIONARIO

 

Ovni: objeto volador no identificado. No es sinónimo de extraterrestre o alienígena.

Drones: robot aéreo manejado por control remoto con fines militares o de espionaje.

Globos sonda: instrumentos que permiten medir la temperatura, la presión atmosférica, la humedad y el viento en la alta y baja atmósfera.

Ovnis fantasmas: esferas voladoras que son invisibles al ojo humano pero que captan las cámaras. Esto porque el hombre ve sólo una mínima parte de lo que existe (no capta, por ejemplo, lo infrarrojo o lo ultravioleta)

 

El misterio de los misterios. Objetos desconocidos en los cielos chilenos. Los ojos del planeta están puestos en nuestra larga y angosta faja de tierra. Esto porque Chile es el cuarto país del mundo donde se producen mayor número de avistamientos. Casos impresionantes y muchas veces desconocidos fueron presentados en la Octava Jornada de Ufología de Viña del Mar. Supuestos estrellamientos de Ovnis y visitas coordinadas y periódicas son los hechos que hacen crecer cada vez más el enigma.

 

SECRETOS EN PAIHUANO

 

Nadie supo nunca nada. Todos lo vieron pero el silencio lo cubrió todo. El misterio vino volando desde el cielo y, transcurridos ya casi siete años, aún permanece. ¿Qué fue lo que pasó realmente en Paihuano?

Lina Mechea estuvo allí. Corría la primera semana de octubre de 1998. A plena luz del día, desde la escuela divisó unos destellos en las alturas. Tres cuerpos irrumpieron en los tranquilos cielos de la pequeña localidad de la IV región. Uno de los objetos se estrelló contra una montaña llamada Las Mollacas, partiéndose en dos partes. "Desde entonces siempre ando mirando el cielo", decía en el documental realizado por Víctor Vial.

Durante cuatro años, el creador del "Caso Paihuano", se internó en el tema y logró compilar gran cantidad de testimonios. Todos concuerdan en una cosa: algo cayó ese día en Paihuano. "No sé lo que habrá sido, pero de que algo hubo, no hay duda", comenta Víctor. El fenómeno fue tan real que incluso se produjo un apagón general y se interrumpieron las comunicaciones a causa del gran campo magnético que se formó en el lugar.

Rápidamente el área fue cercada. Los lugareños aseveran que un gran contingente militar se aproximó en busca del cuerpo siniestrado. "Recibí una llamada de la Nasa y las instrucciones que me dieron eran que no entregara ningún tipo de información", comentó el entonces relacionador público de la Municipalidad de Paihuano, Marcos Gallardo, ante las cámaras de Vial.

Habitantes de la quebrada La Campana aseguran haber divisado aviones "de esos que no hacen ruido". Cristián Riffo, periodista y director del centro Altovasol de la Serena, asegura que las descripciones hechas por los testigos no corresponderían a los helicópteros existentes en la zona: "Lo más probable es que se haya tratado de Black Hawk que tienen capacidad de vuelo nocturno y son lo suficientemente capaces de afrontar las turbulencias que se producen en la zona."

Patricio Díaz, ufólogo de la IV Región, realizó entonces casi 60 entrevistas a lugareños. Un testimonio lo inquietó en particular. Un taxista, que cumplía con su rutina de trabajo, asegura haber divisado tres camiones verdes que circulaban en un camino paralelo, casi escondido. El hombre alcanzó a distinguir que sobre una rampa trasladaban un enorme objeto, cubierto parcialmente por una lona. Una particular estructura curva y fosforescente emergía del convoy militar.

Al curioso, según el documental de Vial, lo habrían encañonado y obligado a retirarse del lugar. "Hay dos personas que dicen haber visto el convoy y otros testigos vieron entrar los camiones al pueblo. Incluso los mismos militares le preguntaron a la gente del poblado, del sector de la quebrada de Uchumi, si es que habían visto un Ovni caer", precisa Víctor.

 

BUSQUEDA TARDIA

 

Dos días después de la caída, 16 personas subieron a rastrear el lugar. Ninguna huella apareció en las 25 hectáreas de difícil acceso. En el documental realizado por Vial, Patricio Díaz explica que "cuando subí a investigar al cerro llevé una radio y recibí varias interferencias de gente hablando en clave. Vi también huellas de botas y zanjas por dónde podrían haber extraído lo que cayó".

Las explicaciones provenían desde distintos mundos. Por un lado, astrónomos del Tololo decían que el objeto podría corresponder a globos sonda. "Pero si hubieran sido, ¿por qué habrían tenido la necesidad de sacarlos de noche y con militares?", se pregunta Patricio Díaz.

También se dijo que podría corresponder a drones, aparatos de espionaje norteaméricano. Víctor Vial duda de esta posibilidad porque el ejercicio militar realizado en Tongoy había terminado dos semanas antes, lo que hacía bastante improbable la presencia de estos aparatos. "No podemos saber con certeza qué fue lo que cayó, sí podemos afirmar que no eran drones, ni globos sonda, ni satélites, ni meteoritos", explica Patricio Díaz.

 

SILENCIO EN PAIHUANO

 

Hoy aún no se tiene certeza acerca de lo que ocurrió. "La gente en un momento ni siquiera quiso seguir hablando con la prensa porque fueron tratados de locos o les decían que habían alucinado", cuenta Víctor Vial. Lo que se sabe es que existió ocultamiento de información. Hasta el día de hoy muchos de los antecedentes no salen a la luz.

Marcos Gallardo, entonces relacionador público de la Municipalidad de Paihuano, asegura que trataron de ridiculizar el tema. "Hasta pintaron una roca para decir que eso había producido el reflejo que vio todo el pueblo".

Cristián Riffo, director del centro espacial Altovasol, es enfático. "Sí ocurrió algo. La gran pregunta es si existió o no presencia extraterrestre".

El caso Paihuano es un caso abierto. Un enigma de nuestro cielo que aún se mantiene indescifrable. Una cortina de misterio cuya marca es el silencio.

 

ESFERAS EN LAS ALTURAS

 

Tenía 13 años. Su amiga hablaba tan rápido que era imposible escuchar cada una de sus palabras. Rodrigo miró al cielo, para demostrar su impaciencia. No podía creer lo que sus ojos veían. Su apatía anterior fue remplazada por la sorpresa. Algo extraño estaba sobre el condominio de Santiago. "Era algo oscuro, grande, con un corte atrás", explica. Repentinamente, el objeto comenzó vibrar. "Me acuerdo que aceleró y de pronto se desvaneció de la nada". Rodrigo Fuenzalida estaba impresionado. Nunca había experimentado algo similar. Desde entonces se convenció de que existía algo que nadie quería entender. Y comenzó a investigar.

Hoy es experto en el tema. Sociólogo de profesión, es el director de AION Chile (Agrupación de Investigación Ovniológica). Cada año recibe fotografías, videos y testimonios de personas a lo largo del país que aseguran haber tenido algún tipo de encuentro cercano. Pero hay que ser cuidadoso.

Enrique Sepúlveda, experto en Aerofotogrametría, explica que muchas veces supuestas fotografías de ovnis corresponden a "insectos entre el lente y donde comienza el foco. También puede tratarse de corriente estática en el espacio que incluso produce destellos luminosos". Moscas, pájaros mal enfocados, reflejos de luz o partículas de gas al interior de la cámara son algunas de las explicaciones racionales que hay que descartar.

Rodrigo Fuenzalida asegura que la rigurosidad es imperativa en un mundo que da para muchas especulaciones. Pero de algo está seguro: el fenómeno Ovni es real. "No hay que aceptar ni negar nada. Primero hay que revisar los hechos, trabajar con todo tipo de sistemas, tablas, coeficientes estadísticos, aplicar el método científico y cuando lo haces te das cuenta de que el fenómeno existe".

La gran incógnita es saber de qué se trata exactamente. "Hay muchas teorías, algunos piensan que tiene un origen tridimensional, otros que son extraterrestres, algunos infraterrestres. Nadie tiene la respuesta", concluye Enrique Sepúlveda. Un misterio sin solución que se desarrolla a diario ante nuestros inocentes ojos.

 

OVNIS SOCIALES

 

Manchas en el cielo chileno. Objetos estáticos o escurridizos a gran altura. Lo más curioso es que en momentos políticos cruciales siempre están allí. "Por lo menos en casi todas las elecciones del último tiempo hemos registrado avistamientos", asegura Rodrigo Fuenzalida. Desde el plebiscito de 1988 hasta la pasada APEC, los cielos fueron el escenario de estos misteriosos visitantes.

Y hay más. "Estos objetos son comparables a otros que se han divisado en momentos importantes de la historia", explica Rodrigo Fuenzalida. En el encuentro de ufología realizado en Viña del Mar mostró imágenes de avistamientos en Alemania a días de la caída del muro de Berlín y de San Petersburgo, Rusia. "Un trabajo de ufología comparada nos permitió establecer que presentan características muy similares", explicó.

El último registro fue tomado en nuestra capital. Huechuraba y La Dehesa fueron los escenarios de las extrañas presencias en octubre del 2004, mientras se desarrollaba la APEC. Lo más extraño es que los cielos chilenos estaban totalmente controlados. ¿Cómo algo pudo atravesar la estricta vigilancia?

Una posible explicación son los drones. "¿Pero por qué EE.UU. gastaría tiempo y dinero en espionaje aéreo, pudiendo hacerlo perfectamente desde la tierra?", se pregunta Fuenzalida. "Esto nos hace pensar que hay cierto tipo de movimiento demográfico que puede estar siendo observado a gran distancia", continúa. Enrique Silva, coordinador de Aion Chile, reconoce que este es "un fenómeno extraño y de bajo porcentaje, que aparece en momentos claves y que por cuestiones lógicas interpretamos como si alguien nos estuviera observando". ¿La razón? Pues para Silva "ellos" probablemente estarían pendientes de nuestra evolución, "cómo desarrollamos una etapa que seguramente ellos ya pasaron".

 

EL MUNDO OVNI

 

Escépticos y creyentes se enfrentan en un debate dónde testimonios y evidencias se desafían mutuamente.

 

La ufología no es una ciencia. Al no contar con evidencias, muchas veces los ufólogos son desacreditados. "Hay mucha gente que nos ve como locos, como rayados", comenta Enrique Sepúlveda. Sergio Sánchez, abogado y editor de una de las publicaciones más críticas de la ufología en Chile, "La nave de los Locos", tiene una particular visión de esta disciplina.

"La hipótesis de los extraterrestres está presente en la persona que ve una luz misteriosa hasta en la señora que dice ser visitada por un ser libidinoso por la noche", explica irónico. Para Sánchez, la ufología está sustentada en el rumor, en el testimonio humano, muchas veces falible.

El psiquiatra Mario Dussuel, estudioso del tema por más de 25 años, le responde. "No podemos descalificar al testigo, es importante o si no el ámbito judicial no tendría ningún valor. Además, están las fotos, los videos y las manifestaciones en las personas que han experimentado el fenómeno", explica enfático.

Pero Sánchez insiste. Según él, estamos inmersos en la cultura del ovni- espectáculo, donde existiría una predisposición a ver "algo donde en realidad no hay nada". Rodrigo Fuenzalida concuerda en una cosa. La falta de información puede ser tan peligrosa como la sobreexposición. "Hay que considerar los factores que condicionan nuestra creencia", comenta.

Pero los ufólogos están seguros de que se puede lograr una visión objetiva e imparcial. "Nosotros estamos tratando de acercarnos lo más posible a la ciencia, realizando investigaciones serias y aplicando el método científico", dice Enrique Sepúlveda. Una lucha antagónica y eterna entre los que creen y los que se niegan a aceptar explicaciones más allá de lo comprobable.

 

 
Arriba  Volver
 
Opciones
Volver a la portada Volver a la portada
Enviar este artículo Enviar este artículo
Imprimir sólo texto Imprimir sólo texto