Usted está en : Portada : Mundo Martes 2 de agosto de 2005

Ávila: ¿Razones sin fuerza?
 

Parlamentario dice que es una frase "agresiva", pero historiadores y expertos plantean que no busca provocar a países vecinos.

 

historia.- El lema del Escudo Nacional fue incorporado a éste, en forma definitiva, en 1920. Antes, había sido parte del Escudo de la Patria Vieja.

Carrera y Rodríguez

El lema "Por la razón o la fuerza" fue propuesto por José Miguel Carrera y Manuel Rodríguez. Se incorporó al Escudo Nacional de la Patria Vieja (1810-1914). Su texto completo era: "Tras las tinieblas la luz, por la razón o la fuerza". Esta última frase más bien era una traducción del latín, "por el consejo o la espada".

En 1819, Bernardo O'Higgins estableció un Escudo diferente que consistía en una columna con un globo terráqueo y un indígena armado a cada lado. La única leyenda era la palabra "Libertad".

Pero en 1834, se estableció el Escudo Nacional que rige hoy, diseñado por el artista inglés Carlos Wood, pero sin lema asignado. Sólo se introdujo la frase por un decreto de guerra en 1920, que oficializó un modelo de Escudo con la frase "Por la razón o la fuerza".

 

 

Ávila: "justifica la guerra"

Ávila argumenta que lo más delicado es que el lema nacional, "llevado al caso de controversias internacionales, justifica la guerra ya que habrá una etapa de discusión, pero terminada ésta, el Estado chileno puede recurrir a la fuerza, lo que contraviene directamente la Declaración Universal de Derechos Humanos".

Recuerda que, por el contrario, "el derecho universal elimina el uso de la fuerza en las relaciones entre los países".

 

 

 

¿Un nuevo golpe mediático del senador Nelson Ávila o una iniciativa bien meditada?

Trátese de la primera o de la segunda opción, la propuesta del congresal de cambiar el lema del Escudo Nacional de "Por la razón o la fuerza" a "La fuerza de la razón", a pocos deja indiferente.

"intoleranCIA"

Hoy, el parlamentario intentará comenzar a cambiar casi 85 años de historia (ver recuadro inferior) en la Comisión de Defensa del Senado, cuando exponga ante los integrantes de dicha instancia las razones de su moción.

¿Cuáles son esas razones? Ávila plantea que "en el actual clima de las relaciones internacionales con los vecinos, cambiar el lema constituiría un gesto que serviría notablemente a la distensión y que, de paso, abriría un espacio de reflexión muy interesante. Sería percibido, más allá de nuestras fronteras, como un símbolo de una voluntad genuina por dar un significado nuevo y distinto a los vínculos con los países hermanos".

Como siempre, el senador busca las palabras más apropiadas para defender su idea.

Pero ni ello le sirve para convencer al académico de la Universidad de Chile y Premio Nacional de Historia Sergio Villalobos, quien dice, categórico: "no cabe cambiar el lema del Escudo Nacional, pues no tendría efecto positivo alguno. Este tipo de ideas son tonterías que surgen de vez en cuando".

Pero Ávila no cesa en su intento y plantea que el lema "es, evidentemente, muy agresivo e incurre en dos manifestaciones simultáneas de intolerancia: creer tener la razón y si ésta no es aceptada, conferirse el derecho de imponerla por la fuerza".

Para el congresal, "este lema siempre ha generado malestar en los países con los cuales mantenemos relaciones. Hace presumir que si no se aceptan las decisiones de Chile, éste puede recurrir a la fuerza, lo cual es absurdo en el contexto de hoy".

Ávila argumenta, además, que "un Estado debe buscar la coherencia completa entre sus símbolos y sus políticas".

¿afán mediático?

Distinto es el sentido que Villalobos atribuye al lema: "la razón y la fuerza no son conceptos disgregados. La frase implica que prima la razón y de ahí deriva la fuerza. Cuando fue incorporada al Escudo Nacional de la Patria Vieja, la idea era plantear que la independencia de la nación debía imponerse por la razón o la fuerza; no había una alusión a los países vecinos. Tiene, por ende, un significado histórico, que también podemos entender como la imposición del orden interno, cuestión importante en años de formación de la patria".

Coincide en el rechazo a la idea el académico y especialista en relaciones internacionales Hamish Stewart, de la Universidad de Playa Ancha, quien pulveriza la propuesta: "es una nueva estupidez de Ávila, quien se preocupa si hay un día en que no aparece en los titulares de la prensa".

Entrando más en detalle, Stewart plantea que "los países vecinos malentenderán lo que quieran. El lema viene de la Independencia y refleja la historia de Chile. Nada tiene que ver con las relaciones con otros países, que por lo demás nunca nos han dado un trato particularmente bueno, así es que no veo razones para buscar agradarles. Son ellos los que nos causan problemas con propaganda contraria a nuestro país. Cambiar el lema no modificará nada".

arancibia se opone

Tampoco adhiere a la propuesta el senador Jorge Arancibia (UDI), particularmente ligado a estos temas ya que fue comandante en jefe de la Armada. "La considero interesante, pero creo que el lema expresa la imposición de la razón o, en su defecto, del poder y la solidez del Estado. Un Estado débil es germen del conflicto. Para que haya paz, debemos ser fuertes", opina.

¿Alguien a favor? Quizás algunos de ustedes, lectores, además del doctor en Ciencias Políticas y profesor de Historia Latinoamericana Contemporánea de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, Eduardo Araya, quien al menos se muestra partidario de discutir la idea.

"La moción nos lleva a reflexionar sobre qué define nuestra identidad. Si tras esa discusión, concluimos que el lema no nos representa, me parece bien cambiarlo. Pero esto va más allá de un simple debate parlamentario", plantea.

Araya descarta, eso sí, que un cambio vaya a modificar las relaciones con los vecinos: "no hay que ser ingenuos en esto".

Ávila... ¿un ingenuo o un gran protagonista mediático?

 

 

Eduardo Araya,

académico de Historia

 

 

===== Respuesta =====

===== Respuesta ===== "Si se discute y concluye que es mejor cambiar el lema de nuestro escudo, no veo problema en hacerlo. Nadie debería escandalizarse porque a alguien se le ocurre revisar el tema; quizás a nadie se le ocurriría cambiar el escudo y la bandera, pero ¿hasta qué punto nos identificamos con los símbolos patrios?".

 

 

===== Cre_foto =====

===== Cre_foto ===== pablo ovalle

 

 

===== Tit_recuadro =====

===== Tit_recuadro =====

Jorge Arancibia,

senador V Región Costa

 

 

===== Respuesta =====

===== Respuesta ===== "Soy más conservador y creo que los cambios deben tener un impacto profundo. Me gusta mi país, mi bandera, mi himno nacional, mi escudo... y no veo motivos para cambiar el lema ahora, que por lo demás tiene un sentido

 

 
Arriba  Volver
 
Opciones
Volver a la portada Volver a la portada
Enviar este artículo Enviar este artículo
Imprimir sólo texto Imprimir sólo texto