Usted está en : Portada : Sábado 25 de febrero de 2006

El poder de Sánchez
 

Presidente del Consejo Superior del Transporte y del fútbol nacional.

"Es como un tío bonachón"

Carlos Soto tuvo su última conversación con Reinaldo Sánchez durante la clasura del Sudamericano Juvenil Femenino disputado durante enero en Valparaíso y Viña del Mar.

Junto a Jorge O'Ryan, el presidente del Sindicato de Futbolistas Profesionales ha sido uno de los rostros visibles en la oposición a la gestión de Sánchez Olivares al frente de la ANFP. Sin embargo, hoy la postura de Soto es sorpresivamente más conciliadora: "(Reinaldo) Sánchez me recuerda a un tío bonachón. De aquellos simpáticos".

Aunque admite que su repostulación al máximo cargo del balompié nacional no es conveniente porque "su figura está desgastada y estamos igual que hace cuatro años", el directivo del Sifup reconoce que el empresario es "un hombre de carácter". "Es una persona inteligente y que aprendió de sus errores. Ha soportado con fuerza nuestras campañas contra él".

"Se trata de un tipo desconfiado porque siempre que se le proponen cosas piensa que son para perjudicarlo", sentencia Soto.

 

Nacido el 17 de octubre de 1944, Reinaldo del Carmen Sánchez Olivares es oriundo de una familia viñamarina de clase media. Fue alumno del colegio Rubén Castro y pasó unos semestres por la carrera de Mecánica en la Universidad Católica de Valparaíso.

Su padre era comerciante en el sector de Recreo y un día decidió adquirir un antiguo autobús para tentar suerte en el rubro del transporte. Junto al joven Reinaldo comenzaron a trabajar la máquina, realizando incluso la mantención de ella. Era el inicio de su gran pasión por los fierros, la que desde un comienzo estuvo muy ligada al gusto por el poder y la determinación de convertirse en un gran empresario.

Sin embargo, y desde aquella época en que daba sus primeros pasos en el mundo autobusero, en la vida de este hombre de ya 62 años hay otras pasiones que le marcan fuertemente: la hípica y el fútbol.

EXPRESOS VIÑA

Reinaldo Sánchez ha logrado crear un verdadero imperio en torno a los autobuses. Presidente de la Cooperativa Expresos Viña, compuesta por una treintena de empresarios, este viñamarino es actualmente dueño de, aproximadamente, 150 de las 300 máquinas que componen esta agrupación.

Además, desde hace casi una década dirige con estilo claramente autoritario el Consejo Superior del Transporte de la V Región, asegurándose entre sus críticos que jamás ha realizado una elección para evaluar su gestión. Un cargo que también le entrega la oportunidad de estar en permanente contacto con las autoridades y mantener una relación que no pocas veces ha sido calificada como "sospechosa" por quienes no piensan como él, al punto de advertir que ya han sido dos los ex seremis de Transporte quienes tras su paso por el edificio de la Intendencia terminaron prestando asesorías a Expresos Viña.

Al frente de la cooperativa ha dado muestras de toda su destreza en los negocios, especialmente hoy, ad portas de una licitación histórica en el sector.

La lealtad es algo que no tranza en la parte alta de la Ciudad Jardín. Quienes lo conocen aseguran que es muy amigo de sus amigos, pero también admiten que aquellos que no comparten sus ideas son rápidamente sancionados.

EL FÚTBOL

Su segunda gran afición es el fútbol. Perteneciente a una familia ligada por generaciones a los colores del club viñamarino Bandera de Chile, desde pequeño mostró sus aptitudes con el balón en los pies.

Reinaldo Sánchez se hizo conocido popularmente luego de asumir la presidencia de Santiago Wanderers en 1992, liderando la reconstrucción del club con el apoyo del gremio autobusero. Durante su gestión al frente del decano se vendieron una gran cantidad de jugadores, lo que permitió ingresos millonarios al club de calle Independencia. Dirigiendo con mano dura, y también evitando las elecciones, su mandato se vio coronado con el título 2001, momento en que apostó también por la conducción de la ANFP designando a su hijo Luis como su reemplazante.

En la hípica es dueño de dos studs: San Rey y Dareluan (las iniciales de cuatro de sus hijos). Posee cerca de una decena de caballos, aunque ninguno aparece como un gran finasangre. Se le puede ver constantemente en el salón VIP del Sporting acompañado de su hijo Andrés, aunque quienes lo conocen advierten que ha perdido un poco el interés en la actividad.

Es Reinaldo Sánchez. Un hombre poderoso.

 

 
Arriba  Volver
 
Opciones
Volver a la portada Volver a la portada
Enviar este artículo Enviar este artículo
Imprimir sólo texto Imprimir sólo texto