Usted está en : Portada : Reportajes Domingo 17 de septiembre de 2006

"Más cueca y menos cumbia"
 

Mauricio Mondaca

Mirando desde el balcón de su pequeño y encumbrado departamento, que debe tener sin dudas una de las mejores vistas de Valparaíso, Gloria Arancibia repasa el camino recorrido en el mundo de la cueca. Y se sorprende al detenerse en el cariño y respeto que ha logrado granjearse, junto a los "Paleteados del Puerto", de parte del público local y de los cultores del género.

Porque para los cuequeros más jóvenes, Arancibia y los demás miembros del conjunto son una suerte de grupo de culto. Un cariño entrañable que sienten en carne propia cada vez que coinciden en algún escenario o muestra folclórica, donde siempre son número seguro.

Sobre todo por estos días, en que están en el escenario de la "Fonda del Barón", donde comparten escenario con Inti Illimani y Joe Vasconcellos. Todo un honor, según Arancibia, al que responden con lo que mejor saben hacer: cuequear.

Porque para esta pianista lo importante es rescatar lo verdaderamente nuestro, afirma que es necesario abrir más espacios para los folcloristas nacionales y locales. "Más cueca y menos cumbia" es la frase que, a su juicio, debiera reinar en fondas y ramadas.

 

UNA CUEQUERA PALETEADA

 

-¿Cómo se origina el nombre "Paleteados del Puerto"?

"Ocurre que siempre que Alberto Rey, del dúo "Rey Silva", tenía actuaciones en Valparaíso, se quedaba en la casa. Entonces, cuando propuso grabar el año 1991 el trabajo que hicimos con Sony Music, vimos que la producción no tenía nombre. Alberto propuso "Los Paleteados del Puerto", pues dijo que éramos tan paleteados por dejarlo alojar en nuestra casa cada vez que andaba por acá".

 

-¿Y Valparaíso, es paleteado con los cuequeros de antaño, de la vieja guardia?

"Sí. La verdad es que Valparaíso y la Quinta Región han sido un público tremendamente generoso para con nosotros. Es un público incondicional y cautivo, con el que estamos tranquilos cada vez que hacemos un evento".

 

-No obstante la escena musical porteña pierde cada vez más escenarios, ustedes han sido galardonados con premios de la prensa especializada (Apes) y sus pares (Altazor).

"Fue una absoluta sorpresa. Nosotros somos un conjunto cuequero y nunca se había galardonado una banda netamente cuequera, además de bajo perfil, como nosotros. Fue una doble sorpresa, pues recibimos primero el Apes y luego el Altazor, premios de la crítica y de nuestros pares. Nos pilló de sorpresa, porque hay muchos conjuntos que se lo merecen".

 

-¿Y el reconocimiento de sus pares en el folclor, quienes les dieron el Altazor?

"Ese premio tiene tanto valor como el Apes, pero es algo realmente significativo que nuestros pares nos lo hayan otorgado".

 

UN 18 MÁS EN EL CUERPO

 

-¿Cuál es su centro de operaciones en estas fiestas?

"La Fonda del Barón", en el ex Frigorífico, donde vamos a estar con Joe Vasconcellos y los Inti Illimani. Es para nosotros un honor compartir escenario con ellos y el hecho de que hayan pensado en nosotros es una gratificación espiritual. Somos unos humildes cuequeros que hemos tenido suerte y respeto de parte de nuestros pares".

 

-¿Cómo ha cambiado la fiesta dieciochera desde que ustedes formaron el grupo?

"Creo que ha cambiado, pero no para mejor. Recuerdo que hace muchos años, al menos en las ramadas del parque Alejo Barrios, había más grupos folclóricos. Y si tú te das una vuelta en estos momentos podrás ver que los grupos tropicales tocan cueca. De manera que a muchos grupos folclóricos no les dan la oportunidad de esforzarse y dar de sí, sobre todo en una época como ésta. Esperamos en Dios que se revierta esta situación este año y todo el mundo pueda trabajar".

 

CUECA VERSUS CUMBIA

 

-¿Qué siente cuando en fondas y ramadas comienzan los sones de animadas cumbias?

"Lo vemos con mucho dolor, porque somos un grupo que se dedica principalmente a difundir la cueca. Lamentablemente todo esto se ha ido perdiendo con el tiempo. Yo sé que este año se van a organizar varias fondas donde obviamente van a tener que tocar grupos folclóricos".

 

-Porque todo el mundo hace la crítica, pero a la hora de salir a la pista la cumbia suena sin parar y la orquesta de turno no se puede bajar del escenario…

"Si estuvieran en ese lugar conjuntos folclóricos tampoco los dejarían bajar, pero como no hay, disfrutan de lo que hay en ese momento".

 

-¿No será que definitivamente aquel ritmo permeó y ya es parte del gusto colectivo? Está el caso de la ranchera, cuyos cultores se multiplican por miles en la zona sur….

"Creo que hay que hacer un llamado de atención a los dueños de ramadas y a quienes se encargan de este tipo de espectáculos, ya que en esta fecha debería haber olor a patria, que no lo hay".

 

-Quizás ofrecer los dos estilos, pero sin perder de vista que esta es una fiesta nacional…

"Eso sería lo ideal. Concuerdo en que tal vez debe haber un conjunto tropical, pero debiera ser menor en comparación a la oferta de cueca que tiene que existir".

 

RENOVACIÓN DE LA CUECA

 

-Hoy existe una renovación artística sobre todo en la cueca brava. ¿Conoce a los nuevos grupos que han aparecido en la escena musical?

"Sí. Gente con la que tenemos estrecho contacto.

Sobre todo con los más jóvenes, que han implantado una forma atractiva de hacer cueca. Imitan a los mayores y tratan de dar lo mejor de ellos mismos. Yo recibo muchos llamados de ellos".

 

¿Son unidos los cuequeros de Valparaíso?

"Si, por supuesto. Nos conocemos con los chicos de "Savia Porteña" o "Los Dueños del Barón". Lo que pasa es que nos demuestran harto cariño, deferencia y respeto. Siempre ha habido mucha cordialidad".

 

-¿Por qué cree que este tipo de cuecas llama tanto la atención de los jóvenes?

"Creo que por la libertad de expresión, el coa en el lenguaje y el instrumental que se utiliza, como el bajo, que en la cueca campesina no existe".

 

 
Arriba  Volver
 
Opciones
Volver a la portada Volver a la portada
Enviar este artículo Enviar este artículo
Imprimir sólo texto Imprimir sólo texto