Usted está en : Portada : Reportajes Miércoles 30 de abril de 2008

REPORTAJE: Cazador de experiencias extremas

Marcia Franque / mfranque@mercuriovalpo.cl

Después de trabajar durante cuatro años como productor de La Ley de la Selva, este joven periodista se transformó en protagonista de una de las secciones más esperadas por la teleaudiencia: cómo sobrevivir en situaciones extremas. Eso significa que a partir de este mes lo hemos visto comiendo lombrices, bebiendo su propia orina y durmiendo en plena selva.

Odiseas que cada vez se nutren de anécdotas, como aquella ocasión en que tuvo que comer carne con heces de gallina. Es justamente eso lo que Claudio Iturra pretende mostrar en esta sección: experiencias límites que potencian el instinto básico de superviviencia. Conocer sus motivaciones y su preparación para realizar estas acciones resulta muy interesante, tanto como el factor sorpresa que muestra en cada capítulo.

 

- ¿Siempre te han llamado la atención las experiencias extremas? ¿Eras así de chico?

"Sí, desde muy pequeño me gustó la naturaleza. Me encantaba ir al campo, meterme entremedio de los bosques, buscar bichos. Cuando estudié periodismo, me di cuenta de que todas estas experiencias a la gente le interesaban, que se podían comunicar para enseñar y así partió todo".

 

Mente fuerte

 

- ¿Qué requisitos crees que debe tener una persona para sobrevivir a experiencias extremas?

"Primero, tiene que ser mentalmente muy fuerte. Saber enfrentar la adversidad. ¿Te has dado cuenta de que cuando haces algo y te cuesta que resulte hay una parte de tu mente que te dice "para, no resultará"? Bueno, en la supervivencia no hay que escuchar esa voz, porque allí todo te juega en contra: estás sin comida y con hambre, tienes sed y no tienes agua, quieres un lugar cómodo y tienes que dormir sobre en el suelo, con frío...".

 

¿Cómo surgió la idea de hacer una sección de supervivencia?

"Estaba buscando lugares para las grabaciones del programa en la selva de Costa Rica. Comíamos frutos de los árboles, dormíamos en el suelo, pasábamos días enteros caminando por lugares con mosquitos. Durante días no supe de duchas, cubiertos, ni mucho menos de comida. Los guías de la selva se alimentan de la selva y yo tenía que seguir su estilo de vida. Ahí pensé, 'esto perfectamente podría ser parte de La Ley de la Selva'. Estaba conviviendo en forma muy extrema con la naturaleza, y creo que a la gente le interesa ese tipo de situaciones extremas. Luego empezamos a grabar para La Ley de la Selva. Y acá estoy".

 

- ¿Cómo te preparaste para hacer la sección? Tengo entendido que tomaste un curso en el Ejército.

"Sí, tomé un curso en la Brigada de Operaciones Especiales del Ejército de Chile. Ellos son los expertos en supervivencia. Son muy estrictos y muy profesionales en el área. Me entrené con los mejores. Ahí aprendí qué se puede comer y qué no, cómo hacer un refugio, fuego y sobre todo, a soportar la presión sicológica de estas experiencias".

 

- Sólo a modo de curiosidad ¿Cómo sabes si una planta se puede comer o no?

"Hay que controlar el instinto. Primero tienes que sacarle una hoja y frotarla por tu axila, esperar un rato y ver si se te irrita. Luego por tu boca, tu lengua, paladar, luego tienes que tragar un pequeño trozo, esperar 4 horas, y si no tienes ninguna reacción alérgica ahí recién puedes comer una planta. Son pequeños pasos que en casos extremos, te pueden salvar la vida".

 

Su mayor temor

 

- Claramente te gustan los riesgos, pero sinceramente ¿hay algo a lo cual le temes?

"Sí, a las serpientes venenosas. Cada vez que veo una, siento que mi corazón se detiene. Pero por lo mismo, me he preocupado de estudiarlas. Así, cuando me topo una, sé cuál es venenosa y cuál no, y cuándo tengo que correr o cuándo no".

 

- Una vez confesaste que lo más extremo que habías hecho era beber tu orina ¿Cómo fue eso y en qué casos se hace algo así?

"Beber la orina propia es algo no recomendable y muy peligroso. La orina tiene componentes tóxicos para el ser humano, como el ácido úrico y la úrea. Sin embargo, un día tuve que beberla. En una expedición en los Andes chilenos estaba al borde de la deshidratación y me quedaba un día más de caminata así que mi última carta fue beber mi orina. Primero tuve que destilarla bajo un método de condensación para poder sacarle los componentes tóxicos. Luego, me la tomé. Fue sicológicamente muy fuerte".

 

-¿Cuál ha sido el alimento más horroroso o increíble que has tenido que comer en la selva y cuál el plato más exquisito?

"Con el equipo llegamos a un asentamiento indígena. Como ellos sabían que esa era nuestra ruta, nos estaban esperando con comida. Allí había gallinas picoteando nuestra comida y defecando encima de ella. Tuvimos que comer de todas maneras, ya que era un agravio rechazarles su comida. Para mi sorpresa, esa carne de cerdo ha sido una de las mejores que he probado en toda mi vida. Y la peor comida de mi vida fueron unas lombrices que tenía para pescar. Fue realmente asqueroso. Tenían un sabor como a salsa de soya, pero vencida, descompuesta. Las tuve que escupir y me quede sin comida durante todo el día".

 

- Y en la casa ¿cocinas, prefieres comida chatarra o platos preparados?

"Me encanta cocinar, prefiero tomarme más tiempo y cocinar algo rico que comer algo rápido y poco saludable. Me encanta el pescado, el sushi y los mariscos en general".

 

-¿Con qué sorpresa nos encontraremos en los próximos capítulos?

"Estamos preparando un periodo de supervivencia en el desierto, me estoy preparando físicamente para eso. Va a ser una experiencia muy dura. La Brigada de Operaciones Especiales me irá a dejar en helicóptero al medio del desierto, pasaré dos días ahí solo, sin agua ni comida. Tendré que buscar mi propio alimento y generar las instancias para conseguir agua. Va a ser una experiencia muy dura".

 

Salir al aire

 

- Si tuvieras que dar algún consejo a los miles de niños que cada semana te ven en televisión ¿qué les dirías?

"Principalmente que salgan a disfrutar de la naturaleza, que guarden esa consola de videojuego en el último cajón de su escritorio y que salgan a hacer deporte. La vida sana es muy importante para la salud y qué mejor que comenzar desde pequeños. Ah, y que no intenten comer insectos, porque un error por desinformación puede tener consecuencias gravísimas para la salud".

 

 
Arriba  Volver
 
Opciones
Volver a la portada Volver a la portada
Enviar este artículo Enviar este artículo
Imprimir sólo texto Imprimir sólo texto