Usted está en : Portada: Mundo
Miércoles 29 de octubre de 2008
Ministra Barría renuncia para evitar acusación constitucional
Santiago / Decisión se confirma mientras la Presidenta Bachelet se encuentra en Costa Rica, y a 24 horas de la elección municipal.

En medio de las presiones por el escándalo destapado en el Hospital de Iquique por la no notificación de 25 casos de VIH, y en momentos en que la Alianza ultima los detalles de una acusación constitucional en su contra, la ministra de Salud, María Soledad Barría, confirmó su renuncia al cargo.

La secretaria de Estado envió una carta el lunes comunicándole su decisión a la Presidenta Michelle Bachelet, quien desde Costa Rica, a donde viajó el lunes por la tarde en visita de Estado, le informó en la mañana de ayer que aceptaba su dimisión. De hecho fue la propia Mandataria la primera en confirmar la renuncia a los periodistas que viajan con ella.

Haciendo un alto en sus actividades protocolares, Bachelet aclaró que "en el día de ayer (lunes) la ministra de Salud Soledad Barría presentó una carta de renuncia. Yo he hablado hoy día en la mañana con ella (martes) y he aceptado la renuncia".

explicaciones

La salida de Barría busca evitar que se repita la situación de la ex titular del Mineduc, Yasna Provoste, quien fue destituida de su cargo por las irregularidades contables detectadas por la Contraloría en la asignación de subvenciones escolares.

Desde La Moneda, el ministro vocero de Gobierno, Francisco Vidal, comunicó que el cargo dejado por Barría será ocupado por la hasta ahora subsecretaria de Salud Pública, Jeanette Vega (PPD). El secretario de Estado agregó que aún no tiene claro si esto será en forma interina o permanente.

En los pasillos del Congreso se comentaba ayer que es probable que pueda asumir el cargo el socialista Álvaro Erazo, actual intendente de Santiago y ex director de Fonasa, ya que pertenece a la facción de Camilo Escalona

El tema de la acusación -ayer los parlamentarios de la Alianza que apoyaban este recurso contra Barría iban a dar a conocer los argumentos jurídicos que sustentaban la acción- también salpicó al PS, ya que algunos parlamentarios de esta tienda, como Fulvio Rossi, y otros del PRI también apoyaban esta vía.

Es más, la decisión del timonel socialista de dejar a los diputados en libertad de acción para que votaran una eventual acusación generó molestia, especialmente en el sector más díscolo, que constata en esta actitud falta de solidaridad y la necesidad de fortalecer la facción más cercana a Escalona.

acusaciones políticas

Con evidente molestia, el portavoz del Gobierno, Francisco Vidal, advirtió que "los que querían jugar con este tema de las acusaciones, pueden seguir en eso o guardarse el juguetito".

Soledad Barría aclaró el punto. "Estoy renunciando para que efectivamente dejemos de lado estas acusaciones políticas que intentan enlodar un sistema que es bueno", afirmó.

"Yo no me voy a prestar para que se intente poner manchas respecto al trabajo de cientos de miles de funcionarios de salud", añadió.

reacciones

Tras conocer la renuncia, Fulvio Rossi, uno de los más críticos de su gestión, valoró la reciente decisión, asegurando que esta medida va a permitir descomprimir la discusión política de un tema que es netamente sanitario.

En esa misma línea el jefe de la bancada PRI-Independientes, Pedro Araya, instó a la Presidenta a buscar "a una persona que sea altamente técnica y que le de la confianza a los chilenos que será capaz de superar esta crisis, y de devolverle la credibilidad al Gobierno".

Desde RN los diputados y miembros de la Comisión de Salud de la Cámara, Karla Rubilar y Roberto Sepúlveda, afirman que es una señal positiva que la ex ministra "diera un paso al costado y eximiera a la Presidenta de la decisión de tener que removerla".

Sobre el futuro de la acusación señalaron que "en RN sentimos que con su renuncia el bienestar de la población debiera estar resguardado si hay un buen nombramiento de la Presidenta".

Sin embargo, en la UDI el diputado Patricio Melero señaló que su decisión no la libra de una eventual acusación constitucional "que sigue en curso". Y aunque admite que ahora se abre un nuevo escenario, a su juicio esto no significa desechar la acusación, puesto que debido a la gravedad de los hechos, la renuncia de Barría, "no inhibe la persecución de responsabilidades que a ella le competen".