Usted está en : Portada: Vía Libre
Miércoles 25 de febrero de 2009
La movida política de John Denver

Corría 1985, año de mucha agitación social en plena época de Pinochet, y el Festival de Viña era un escenario que no estaba ajeno al acontecer político. Mientras el Gobierno veía el certamen como un momento de relajo para los tensos momentos que enfrentaba, la oposición lo acusaba de ser un evento de distracción. Por el escenario pasaron José Feliciano, Dyango, María Conchita Alonso, Rita Lee, Maitén Montenegro, Fernando Ubiergo, Mandolino, Raúl di Blasio, María Marta Serra Lima, Krokus y una joven promesa mexicana llamada Luis Miguel.

Pero el artista que generó revuelo político fue el cantante country estadounidense John Denver. Se trataba de una figura internacional que parecía inalcanzable para Viña, pero que llegó a la Quinta Vergara gracias a la gestión del Gobierno. Quien se encargó de hacer esta "movida" fue el ex ministro Secretario General de Gobierno Francisco Javier Cuadra, que llamó al director del certamen, Sergio Riesenberg, para decirle que el gobierno financiaría la contratación de un artista top. Riesenberg llamó a Estados Unidos, y después de ver un par de nombres, devolvió el llamado a La Moneda para decir que los artistas disponibles costaban muy caro. La respuesta fue: "El monto no importa". Y así fue como se concretó la visita a Viña de John Denver. En todo caso, la intención de Cuadra no era levantar el nivel del certamen, sino que desarrollar una maniobra distractiva para que otra noticia tuviera un impacto menor en los medios: la salida del ministro del Interior Sergio Onofre Jarpa.