Usted está en : Portada:
Sábado 28 de marzo de 2009
Bachelet pide superar la crisis con la gente y propone reforma profunda al FMI

Con una cena en el Palacio del cerro Castillo, Presidenta dio bienvenida a altas autoridades. COMENTE ESTA NOTICIA

Acceso restringido

La prensa tuvo un acceso restringido al seminario. Ubicados en un domo, a unas dos cuadras del Hotel Sheraton Miramar -equipado con computadores, pantallas y un puesto de venta de joyas autóctonas y ponchos tejidos- los periodistas debían desplazarse hasta el sector de las acreditaciones, a un costado del hotel, y tras las barreras de contención dispuestas por Carabineros, para obtener declaraciones. Esto, claro está, implicaba que sólo pudieron ser entrevistados quienes quisieran hablar “extra seminario”, como fue el caso del senador Eduardo Frei, Camilo Escalona, José Miguel Insulza y el académico brasileño, Marco Aurelio García. Llamó la atención la gran cantidad de prensa brasileña y la escasa presencia de periodistas norteamericanos interesados en cubrir la visita de Joseph Biden.

Bajo la premisa de que “no da lo mismo quien gobierna porque depende mucho de cómo uno se aproxime a los temas y el tipo de soluciones que busca”, y que “no es posible enfrentar la crisis sin la gente”, la Presidenta Michelle Bachelet cerró ayer el seminario “Respuesta a una crisis global: Hacia un futuro progresista”, que antecedió a la Cumbre de Líderes Progresistas que se inaugura hoy.

Sin embargo, el esperado encuentro partió anoche con una cena de camaradería con la que la Jefa de Estado recibió a los mandatarios y ministros que asistirán a la cita que precede a la reunión del Grupo G-20 que se realizará en Londres en cinco días más, entre ellos el vicepresidente de EE.UU., Joseph Biden.

En la clausura también la acompañaron el Primer Ministro de Inglaterra, Gordon Brown, y su par de Noruega, Jens Stoltenberg, quien remarcó la necesidad de establecer regulaciones más sólidas de los mercados financieros y de aumentar el crédito del FMI. En esta línea, anunció que su país está en condiciones de entregar en préstamo 100 mil millones de dólares al FMI, por lo que invitó a aquellos que pueden a hacerlo también.

momento crucial

La Mandataria, que llegó a Viña del Mar pasadas las 18 horas, sostuvo en su intervención que “los progresistas nos reunimos en un momento crucial ya que asistimos a la primera crisis del modelo de globalización que impera desde el fin de la guerra fría, que se trata de la peor recesión y que ojalá no se transforme en depresión, y la peor crisis ambiental y con peores consecuencias sociales”.

Agregó que “en momentos de crisis la tentación populista se acrecienta, qué duda cabe”, pero, añadió, “los progresistas hemos sido capaces de dar respuestas realistas y de proponer políticas públicas capaces de ser llevadas a la práctica, y como en el caso chileno, de ser previsores y de ahorrar en tiempos de bonanza para enfrentar los tiempos de escasez”.

Desafío

En esta línea agregó que “los progresistas tenemos el gran desafío de construir un ideario que no sea populista, pero que sí sea popular, y esa es la tarea de hoy” y que la crisis ha hecho evidente “que en un mundo global no será posible construir un siglo XXI de prosperidad si la comunidad internacional no es capaz de concordar reglas claras adoptadas multilateral y democráticamente, y que permitan construir la gobernabilidad global”.

Y para eso, puntualizó, “debemos construir un nuevo balance entre Estado, mercado, sociedad y medio ambiente mediante una concertación internacional capaz de poner en marcha un nuevo programa político, económico y social, y ambiental”.

De este modo, precisó, “el enfoque progresista implica enfrentar esta crisis con una mirada enfocada en lo público y que señala que la gente debe estar primero”.

“La crisis no se puede enfrentar dejando de lado a la gente, pero lo podemos hacer porque fuimos previsores; y este es un cambio de mirada, de abandonar el dogma neoliberal y tener la fortaleza política para resistir presiones en época de bonanza”, señaló.

Por eso, recalcó, “debemos acometer una profunda reforma al FMI para dotarlo de herramientas y recursos para afrontar la crisis y de la legitimidad necesaria; hacer una masiva inyección de recursos a los bancos para el desarrollo, especialmente los regionales; y hacer fuerza conjunta para evitar la tentación del proteccionismo financiero”.

Respuestas globales

El seminario -organizado por el Instituto Igualdad, de Chile, y la fundación británica Policy Network- reunió a intelectuales de centro y de izquierda de 17 países que debatieron la crisis económica, el papel del Estado y el cambio climático.

“Se trata de episodios que ponen de relieve el fracaso del paradigma neoliberal y de la globalización económica desregulada”, recalcó el senador Ricardo Núñez (PS), presidente del Instituto Igualdad.

“Estamos comprobando cuan equivocadas eran aquellas ideas que nos proponían mercados desregulados, un Estado mínimo y ausente, y una sociedad desmovilizada”, dijo.

izquierda en peligro

Robert Reich, ex ministro del presidente Bill Clinton, y cuya presencia marca el regreso de los demócratas estadounidenses a la red progresista mundial, fue el encargado de abrir el debate.

“Es una visión peligrosa pensar que en un año estaremos otra vez en lo mismo, porque la situación era insostenible”,remarcó, a la vez que planteó gravar las ganancias de capital a corto plazo.

En tanto, el ex presidente y precandidato de la Concertación, Eduardo Frei, destacó en su intervención que “ciertamente no es el momento de los aventureros, los especuladores ni los populistas”, a la vez que apeló “al fortalecimiento de la política democrática y la liberación definitiva de los complejos neoliberales”. En este contexto, destacó que “esta crisis exige líderes con responsabilidad y confiables”.

Sin embargo, fue el alemán Matthias Machnig, ministro de Estado para el Medio Ambiente de su país, uno de los más cuestionadores del sistema. En un discurso que apeló a la emotividad al recordar a los compañeros de curso chilenos que llegaron a Alemania tras el golpe, señaló que quería conocer Chile, que ha demostrad que el progresismo sí es viable. “Creo que tenemos que analizar cuidadosamente las políticas progresistas en Europa, porque en términos generales hemos fracasado”, reseñó.

James Purnell, secretario de Estado de Trabajo y Pensiones del Reino Unido, también se sumó a este ánimo más bien pesimista, al declararse preocupado por el fuerte impacto que la crisis ha tenido en el sistema financiero de su país.

“No tengo tan claro que éste sea un momento ideal para las izquierdas, todo dependerá de las decisiones que tomemos en los próximos meses”, dijo al advertir de que “la derecha va a utilizar esta crisis para intentar reducir el Estado benefactor”.

Phil Goff, líder del partido Laborista de Nueva Zelanda, recalcó que “ningún cambio único eliminará la pobreza. De allí que veamos que las políticas proteccionistas no sirven, porque finalmente hacen fallar diferentes sectores, los que finalmente terminan en una recesión”.

Asimismo, puso el énfasis en la reunión del G20 que se realizará en cinco días en Londres, y donde, indicó, debe haber más que palabras, “ya que 17 de los 20 países que asistieron a la última reunión si impusieron medidas proteccionistas en contra de lo postulado”.

En esa línea, subrayó que “no hay voluntad política para minimizar los riesgos” y que “hay que establecer límites y derribar otras como son las barreras arancelarias, por ejemplo de las exportaciones. Hay que aprender las lecciones de la crisis y dar estabilidad. Hay que evitar caer en las fallidas políticas de proteccionismo “

dudas de insulza

Al momento de la ronda de preguntas o comentarios, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, lanzó una interrogante a la audiencia señalando que más allá de pedir la renovación de la arquitectura financiera mundial, la duda es cómo hacerlo, ya que “si no se aplican cambios estructurales, dentro de unos años se puede llegar a una nueva crisis, que será peor”.

“Hablamos de cambios en la gobernabilidad, de reformar las finanzas internacionales, pero no he escuchado cómo hacerlo; nos apresuramos a festejar el fin de una era, pero esa era puede volver dentro de unos años”, subrayó.

 

Paola Passig

Valeria Aspillaga