Usted está en : Portada: Editorial
Miércoles 3 de junio de 2009
Importancia del trabajo comunitario

La Ilustre Municipalidad de Viña del Mar hizo públicos algunos de los resultados del informe denominado "Primer Diagnóstico Comunal de Infancia". Entre los múltiples datos entregados figura que 1.671 niños, niñas y adolescentes están siendo atendidos por alguna organización perteneciente a la red colaboradora del Servicio Nacional de Menores.

ONG COTRA es una de las instituciones colaboradoras de Sename, específicamente a través de la ejecución de un Programa de Intervención Breve, en el que se atienden 120 niños, niñas y adolescentes de los sectores de Reñaca Alto, Glorias Navales y Expresos Viña.

El Programa de Intervención Breve -PIB- tiene por objetivo resolver las vulneraciones de derechos asociadas a situaciones de mediana complejidad con el objetivo de prevenir su cronicidad. Para esto COTRA interviene a nivel individual, familiar y comunitario a través de duplas compuestas por educadores y profesionales del área social como psicólogos y asistentes sociales.

Las vías de ingreso para que los niños, niñas y adolescentes sean atendidos por el PIB están dadas principalmente por las redes comunitarias como la escuela, el consultorio y la misma intervención realizada por COTRA, a través de la cual se detecta cuando un niño puede estar en riesgo de sufrir alguna vulneración.

Además, COTRA recibe derivaciones de organismos como Habilidades para la Vida, Tribunales de Familia, la Oficina de Protección de la Infancia y la Corporación de Asistencia Judicial.

Las principales causas de ingreso son la relación conflictiva a nivel familiar, relación conflictiva con la escuela y negligencia de roles parentales. Ante estas situaciones los profesionales y educadores de COTRA presentan un plan de trabajo para revertir los factores de riesgo. En él se compromete la participación del niño o niña, incluyendo la vinculación de la familia y la intervención en espacios comunitarios.

La implementación de este proyecto es fundamental en un sector donde aún no se cuenta con todas las oportunidades y servicios que las personas necesitan. A modo de ejemplo, entre las familias beneficiarias del proyecto un 19% presenta un situación irregular respecto a su vivienda, un 10% vive de allegados y un 28% no cuenta con alcantarillado.

Cuando en el hogar no se están recibiendo todos los recursos y se visualizan prácticas que atentan contra los derechos de los niños, muchas de estas carencias se pueden revertir en el trabajo conjunto con otros. Es por eso que en la ejecución del Programa de Intervención Breve es muy importante no perder el contacto con la comunidad y mantener un trabajo en los sectores donde se interviene con los niños y niñas del programa, incluyendo también a los vecinos y sus organizaciones.