Usted está en : Portada:
Jueves 3 de diciembre de 2009
Everton - Wanderers: Esta rivalidad viene desde la cuna

El goleador caturro Héctor Núñez y el defensa viñamarino Matías Blásquez adelantan el duelo sub 18.COMENTE ESTA NOTICIA.

Núñez: “Sí o sí los vamos a superar para meternos en la final”

 

Cuando Hernán Godoy lo llamó a formar parte del primer equipo de Santiago Wanderers, Héctor Núñez apenas tenía 14 años. Si bien era un chico alto para su corta edad, lo que más llamaba la atención de su juego era el protagonismo que buscaba tener cuando el balón llegaba al área rival. Han pasado los años y el joven porteño ahora encabeza la sub-18 que mañana disputará la semifinal del torneo ante Everton en el Complejo de Mantagua, siendo el segundo máximo artillero de la serie con 31 anotaciones en la temporada.

En la previa al duelo ante los viñamarinos, Núñez no esconde su confianza en alcanzar la final del campeonato.

“El equipo está súper tranquilo. Hemos realizado muy bien las cosas y si bien en un principio nos costó tomar el ritmo, con el paso de las fechas nos fuimos consolidando hasta llegar a esta instancia”, explica el centrodelantero porteño.

Advirtiendo que una de las claves del éxito de los dirigidos por el técnico José Pérez está en el trabajo colectivo por sobre la figuración individual de cada uno de los integrantes del plantel, el goleador asegura que “acá no hay figuras. Somos un grupo muy unido y no nos matamos entre nosotros”.

El artillero califica a Everton como “un cuadro potente”. “Son un equipo fuerte y que gusta de apostar por el contragolpe en los partidos. La verdad es que nos conocemos bastante bien”, recordando que en el último duelo lograron vencerlos en Quilín.

Pero Héctor Núñez sabe que más allá de tratarse de un encuentro por semifinales, enfrentar a los viñamarinos significa bastante más para los caturros.

“Para quienes como yo han pasado tantos años en Wanderers, jugar ante ellos (Everton)es especial. Para mí los clásicos siempre han sido motivantes. Por suerte he logrado ganar en bastantes de ellos y eso me pone súper feliz”, dice el juvenil del Decano, añadiendo que“espero que esta vez podamos volver a ganar para pasar a la final... no, la verdad no es que espero que Santiago Wanderers vaya a ganar, creo que sí o sí los vamos a superar para meternos en la final”.

Sobre su cara a cara con el zaguero Matías Blásquez, el delantero advierte que lo conoce bastante bien. “Lo conocí en los Juegos Binacionales. Es un jugador grande y potente. Sin embargo, me tengo confianza”, advierte, mientras se entusiasma al saber que tendrán un importante apoyo de hinchas y dirigentes durante el compromiso.

“Algo me han contado. Sé que la gente está súper prendida y eso es bueno. Por ahí, en nuestra serie por lo general se juega casi en familia, pero saber que tenemos el respaldo de Los Panzers es muy bueno. Espero verlos a todos en Mantagua”, añade con seguridad y demostrando la madurez alcanzada en los últimos años junto al primer equipo.

 

 

Blásquez: “En juveniles sabemos lo que es jugar un Clásico Porteño”

 

El defensa Matías Blásquez es una de las figuras más promisorias que tiene Everton. En enero de este año fue titular en la Selección Chilena sub 18 que se fue de gira por Oceanía y hace poco fue nominado a la sub 20 que dirige Ivo Basay. Pero más allá de esos logros o del hecho de haber sido subido esta temporada al primer equipo, el zaguero tiene una meta que hoy le quita el sueño: acceder a la final del campeonato nacional en la serie sub 18.

Para eso, Blásquez y sus compañeros tendrán que vencer este sábado en Mantagua a sus archirrivales de Santiago Wanderers. “Nosotros en juveniles sí sabemos lo que significa jugar un Clásico Porteño, nos estamos enfrentando casi con los mismos rivales desde que teníamos 14 años y es por eso que nos conocemos bastante...el que gane se va a dar el gusto de molestar a los otros”, apunta el espigado central oriundo de Reñaca.

El jugador está consciente que con el equipo de los adultos fuera de competencia todos los ojos estarán puestos en ellos y lo que puedan hacer ante los verdes. “Tenemos que jugar bien y revalidar nuestras posibilidades de poder estar en el primer equipo”, indica, junto con sostener que el hecho de tener que ir a jugar al reducto de los porteños es mucho más motivante:“sería lindo poder eliminarlos en su propia cancha, pienso que en este partido no queda otra que jugarse la vida”.

Y claro, el defensor revela que para varios de sus compañeros es el último año que juegan en juveniles y si luego no son subidos al cuadro de honor, su futuro en el fútbol se complica. Por eso, llegar a la final y poder darse el gusto de levantar la copa cobra tanta importancia.

“Nunca he podido estar en una instancia tan importante y sería muy bueno terminar el año de esa manera”, reconoce el futbolista que se sumó al elenco oro y cielo cuando estaba a punto de cumplir los 15 años. “Espero seguir en el equipo adulto y poder cumplir la meta de jugar en Primera”, añade, aunque también valora el hecho de poder salir en una nueva gira con la Roja, donde se enfrentarán a los mejores cuadros de Sudamérica en su categoría.

Al revisar la positiva estadística que tienen sobre los caturros este año (les han ganado en tres de los cuatro compromisos que han disputado), Blásquez prefiere la mesura y sostiene que “todos los partidos se dan de manera diferente, por lo que no se puede anticipar nada”.

En todo caso, no le amedrenta tener que enfrentar al atacante wanderino Héctor Núñez, uno de los goleadores del torneo. “En general conocemos bastante la forma que ellos tienen de jugar...¿Núñez?, es un muy buen jugador, rápido y que conozco desde que fuimos a los Binacionales, pero voy a tratar de mantenerlo controlado, porque es livianito”, concluye.

Cabe recordar que Everton no gana un torneo juvenil a nivel nacional desde que la sub 17 se alzó con la copa en diciembre del 2006, tras vencer a Universidad de Chile en Sausalito.