Usted está en : Portada: Ciudades
Sábado 6 de marzo de 2010
Radioaficionados no cesan su labor para contactar a familias
Quillota / Con sus propios equipos se comunican con la zona sur del país.

Media hora después del terremoto que sacudió a la zona centro sur del país, los socios del Club de Radioaficionados de Quillota comenzó a trabajar con sus propios equipos para tomar contacto con la zona sur del país.

Funcionando con sus propios equipos electrógenos e instalados en el patio de la casa particular de su presidente, Jorge Marmolejo, los 25 integrantes de la agrupación no han cesado en su labor de contactar a familias de Quillota y comunas cercanas, con sus familiares en diversas ciudades y localidades que fueron arrasadas por el sismo.

"Hemos podido contactar a unas 75 personas, mejor dicho, 75 familias que ahora ya saben que sus seres queridos están bien. Lastimosamente el trabajo es complicado, porque en el sur no hay combustible, no hay equipos electrógenos, los radioaficionados del sur están haciendo lo que pueden", comentó Jorge Marmolejo.

Labor anónima

El radioaficionado quillotano explicó que debido a problemas en su sede, están operando en un domicilio particular, hasta donde diariamente llegan los integrantes del club para mantener los contactos las 24 horas del día.

"Yo tenía grupo electrógeno y pude activar los equipos, ya a las 4 de la madrugada estaba al aire, pero no lograron muchos contactos. Los radioaficionados del sur, como pueden, arman sus equipos. Yo tuve contacto con un colega, que estaba con su casa destruida, pero con baterías de automóviles, lograba estar al aire", explicó Jorge Marmolejo.

El radioaficionado explicó que hay estaciones que están haciendo como central, donde se recibe la información y la canalizan a otras estaciones según las necesidades y las solicitudes de los interesados.

Agregó que en esta labor ya lleva una semana y que continuarán cuanto sea necesario.

Formuló un llamado a la comunidad y especialmente a los jóvenes para integrarse a la organización que presta una labor anónima y de utilidad pública especialmente en condiciones de emergencia, como la registrada en este terremoto.