Usted está en : Portada:
Viernes 9 de abril de 2010
En 94 años de Clásico Porteño, la ventaja es de Everton

Club oro y cielo aventaja por cuatro victorias a Santiago Wanderers, tras 151 partidos jugados.COMENTE ESTA NOTICIA.

El domingo 14 de mayo de 1916, en la cancha 1 del Valparaíso Sporting Club, se jugó la primera versión de un partido que con los años se convertiría en uno de los clásicos más importantes del fútbol chileno.

Por la tercera fecha de la Liga Valparaíso, Everton y Santiago Wanderers se enfrentaban en Viña del Mar. Los caturros derrotaron por 4-0 a un inexperto once que recién se incorporaba a la competencia de Primera División.

Pese al desastroso inicio que tuvo la historia de los oro y cielo en el Clásico Porteño, en los 94 años de vida de este encuentro lograron sacarle ventaja a su tradicional rival y en la estadística absoluta suman 58 triunfos contra 54 de los verdes, en 151 duelos disputados.

Si se contabilizan sólo los encuentros desde el ingreso definitivo de ambos clubes al fútbol profesional en 1944, las cifras se estiran en favor de Everton, puesto que en 138 partidos han ganado 55 y perdido 45.

El ejercicio de llevar una estadística hoy parece importantísimo, pero según explica el investigador Ricardo Gatica, “cuando comenzaron a jugar estos equipos, el clásico era otro: Santiago Wanderers contra La Cruz. Everton en ese entonces era un equipo muy chico que recién en 1928 logró su primer título en la Liga Valparaíso”.

El autor del libro “Historia de Everton 1909-2009”, señala que recién en los años ‘30 los azulamarillos se convierten en un club poderoso, tras haber estado en receso.

Debido a la vocación profesional con que vuelven los evertonianos y a los recursos que invierten, sus encuentros ante el Decano comienzan a generar un atractivo mayor en el público, pues los porteños también contaban con un plantel de gran nivel que tuvo un paso por el torneo de la Asociación Central de Fútbol en 1938.

La espectacularidad de los rivales que enfrentó Everton antes de ingresar al profesionalismo en 1944 (entre 1943 y 1944 enfrentaron a Peñarol, Racing de Avellaneda, Rosario Central y Boca Juniors), afirma Gatica, atrajeron a los viñamarinos que se identificaron con el equipo, pese a que jugaba en Valparaíso. “Coincide también con la migración de las familias acomodadas del Puerto a la Ciudad Jardín”, reflexiona el profesor de historia y periodista.

CHOQUE DE ESTILOS

Uno de los aspectos principales que caracteriza al Clásico Porteño, explica Ricardo Gatica, es el enfrentamiento de dos formas de jugar al fútbol que se acentuó en los ‘60. “Wanderers obtiene su segundo título con Los Panzers, que era un cuadro aguerrido y fuerte, mientras que Everton tenía jugadores muy técnicos, de calidad. Además, los dos equipos siempre estaban luchando en los lugares de avanzada, por lo cual en el imaginario colectivo quedó el choque del juego bonito contra la garra”, manifiesta el historiador, quien además lamenta la violencia que desde mediados de los ‘90 se ha instalado en este partido debido a la aparición de las “barras bravas”.

 

LUIS CABRERA DEL VALLE

deportes@mercuriovalpo.cl