Usted está en : Portada: Vía Libre
Domingo 30 de mayo de 2010
La televisión cambió para siempre
TV / Una estructura narrativa discontinua y la vuelta de la ciencia ficción como tópico principal transformaron a la serie en todo un fenómeno cultural.

En el futuro no se podrá hablar de las series de televisión sin mencionar a "Lost", la popular serie de la cadena ABC creada por J.J. Abrahams, Damon Lindelof y Jeffrey Lieber, que durante seis años mantuvo cada semana a millones de televidentes en todo el mundo pegados frente a un televisor.

A esta altura, cuando los viudos que dejó la historia de los pasajeros del vuelo 815 aún se debaten en la incertidumbre, se tornan irrelevantes las cientos de teorías respecto a qué tan satisfactorias fueron las soluciones de los múltiples enigmas que se fueron planteando a lo largo de la serie, pues lo realmente importante es que la producción que en nuestro país se exhibió por AXN revolucionó desde sus cimientos el concepto de las series televisivas, así como los gustos de sus audiencias.

De un mercado dominado por las series familiares, policiales, médicas y judiciales, la llegada de "Lost" rompió el paradigma establecido y posicionó al reino de la ciencia ficción y el misterio en la cúspide de una pirámide: no sólo fue un show televisivo que logró reinventar la estructura narrativa de una serie, sino que además fue todo un fenómeno cultural con miles de discusiones en foros y páginas web, que logró establecer una poderosa relación afectiva con su público.

Las claves del fenómeno

Una de las primeras características que llamó la atención sobre "Lost", fue el nivel de innovación en cuanto a la forma de contar una historia. Nunca antes se había visto en las series televisivas una estructura narrativa tan discontinua espacial y temporalmente, pues abundan los viajes en el tiempo, tanto al pasado como al futuro, así como dentro y fuera de la isla. Lo cual genera un complejo mosaico fragmentado en cada capítulo.

Otro de los puntos que revolucionaron la forma de entender las series en la actualidad está relacionado con la actuación, pues en "Lost" se borra la figura del protagonista único, debido a que cada capítulo es estelarizado por un actor distinto que contribuye con su historia particular al entrecruce de los destinos colectivos.

A la vez, la producción logra incorporar como ninguna otra elementos y referencias culturales tales como obras literarias, teorías científicas, datos históricos reales o ficticios, sin mencionar la interculturalidad presente en toda la historia pues sus personajes se corresponden con un gran espectro de nacionalidades y los conflictos inherentes a cada una.

Si a todo esto agregamos que los creadores fueron capaces de generar una mitología propia con rasgos esotéricos y religioso mesiánicos, además de un merchadising que incluye desde figuritas de los personajes hasta videojuegos, tenemos elementos de sobra para entender por qué la historia de un grupo de sobrevivientes de un accidente aéreo se convirtió en una de las serie televisivas más exitosas de todos los tiempos, tanto así, que marcó el camino de las producciones futuras en el género, tanto en la estructura, en el uso de efectos especiales de última generación y en el hecho de no subestimar al espectador.

Ejemplos de esto son la cancelada "Flashforward" (Brannon Braga y David Goyer) que trata sobre un policía que intenta descubrir lo que hay detrás de un desmayo global que le permite a la humanidad vislumbrar el futuro, y la popular serie "Fringe" -surgida de la mente de J.J. Abrahams, uno de los cerebros detrás de "Lost"-, en la cual la agente del FBI Olivia Dunham debe resolver casos que trascienden los límites de la ciencia tradicional, acompañada por un genio que trabajó en censurables experimentos gubernamentales, al mismo tiempo que debe evitar una guerra dimensional entre los distintos planos de un mismo universo.