Usted está en : Portada:
Lunes 7 de junio de 2010
A un siglo del primer festejo

Arturo Acuña, fundador y capitán de Santiago Wanderers, fue protagonista del histórico partido de la Selección ante Alumni en Buenos Aires.COMENTE ESTA NOTICIA.

En medio de la vorágine que se vive en el ambiente durante los días previos al inicio del Mundial de Sudáfrica y la participación de la Selección Chilena en el certamen, es bueno recordar a quienes hace ya un siglo dieron el puntapié inicial en el camino de la Roja.

El 27 de mayo de 1910 es la fecha en que el combinado nacional disputó su primer partido oficial, en aquella ocasión ante su similar de Argentina en Buenos Aires. Sin embargo, hay otra jornada que también tiene un significado bastante especial:Hoy, 8 de junio, se conmemoran exactos cien años desde la primera vez que la selección logró sumar un punto.

El 8 de junio de 1910, también en la capital trasandina y en un duelo que estuvo conducido por el árbitro Héctor Alfaro, Chile visitaba a Alumni, uno de los clubes argentinos más importantes de aquella época, en el marco de una gira del cuadro nacional al otro lado de la Cordillera de los Andes, ocasión en que también enfrentó a los combinados nacionales de Argentina y Uruguay (con ambos perdió).

EMPATE EN ARGENTINA

El resultado ante los trasandinos fue un empate 2-2 que, según revela el investigador Néstor Flores, se trata de la primera oportunidad en que los chilenos dejan atrás las derrotas.

Según explica el mismo Flores, la formación titular de aquel equipo era con Luis Carlos Gibson en la portería; Hormazábal, Ashe; Hoye, Barriga y Davison; Davidson, Robson, Campbell, Hamilton y el porteño Arturo Acuña, fundador, jugador y capitán de Santiago Wanderers.

CORAZÓN PORTEÑO

Los goles de aquel partido del 8 de junio de 1910 ante Alumni en Buenos Aires fueron obra de Colin Campbell y el porteño Arturo Acuña, ambos también integrantes del primer partido de la Selección Chilena.

Según recuerda Adriana Acuña, sobrina de Arturo y última descendiente de su familia en Valparaíso, el jugador vivía en el sector de calle Cajilla, en el corazón del barrio Puerto.

“Era un hombre alto. Una buena persona que disfrutaba con su querido Santiago Wanderers”, recuerda su sobrina, mientras Néstor Flores añade a manera de anécdota que el retiro de Acuña de la Roja se produjo esa misma jornada ante Alumni en Buenos Aires, tras anotar en el primer empate nacional.

“Le decían el ‘Chueco’”, vuelve a agregar Adriana Acuña, en alusión a un problema que su tío tenía en las piernas y asegurando que al momento de su muerte su esposa entregó a los dirigentes de Santiago Wanderers todos los recuerdos que tenía de él y su importante relación con la institución.

Por años trabajador de la marina mercante, hoy sus restos se encuentran descansando en el Cementerio Nº3 de Playa Ancha, vigilante de los cambios de Valparaíso y los vaivenes de su querido Decano.

LA NÓMINA

En aquella época, la Selección Chilena que viajó a Buenos Aires estuvo conformada por jugadores de Valparaíso y Santiago, quienes para llegar a la Roja se enfrentaron en dos partidos, llamados “intercity”.

Estos encuentros se llevaron a cabo en una cancha del Valparaíso Sporting Club de Viña del Mar.

El primer enfrentamiento se desarrolló durante la primera semana de mayo, ocasión en que los porteños vencieron por un expresivo 7 a 1.

Tras algunas quejas de los dirigentes capitalinos, se jugó un duelo de revancha, esta vez el 14 de mayo con una nueva e inapelable victoria para los del Puerto (5-0).

Para la historia, cabe señalar que en ese entonces Valparaíso jugaba con camiseta de color rojo, mientras Santiago con blanco, por lo que para viajar a Buenos Aires se confeccionaron unas poleras especiales con ambos colores.

El paso del tiempo adoptó finalmente el color rojo para la selección, el mismo que un siglo después utilizarán los dirigidos por Marcelo Bielsa en el Mundial de Sudáfrica.

A diferencia de lo que sucede en nuestros días, la nómina de la primera Selección Chilena fue dada a conocer el 16 de mayo de 1910 y cada uno de los jugadores elegidos fue citado mediante una carta dirigida a sus respectivos hogares.

Eran otros tiempos, con protagonistas que vale la pena ser recordados un siglo después.

 

JUAN CARLOS MORENO

deportes@mercuriovalpo.cl