Usted está en : Portada: Editorial
Lunes 12 de julio de 2010
A pesar de todo

El terremoto del 27 de febrero causó severos daños en los edificios patrimoniales de la Municipalidad de Viña del Mar, sede de numerosas actividades culturales en la comuna. Así, el Teatro Municipal, el Palacio Vergara, el Palacio Rioja y el Palacio Carrasco manifiestan por el sismo distintos grados de deterioro que de todas maneras repararemos, pero que momentáneamente nos ha obligado a generar alternativas para su uso.

Desde las primeras horas de haberse producido el movimiento telúrico y luego de haber visitado los edificios patrimoniales y constatado en terreno el estado de ellos, entregué las instrucciones tendientes a efectuar los trámites ante las compañías de seguros y realizar los trabajos de diagnóstico de daños y los proyectos de arquitectura e ingeniería necesarios para la recuperación de estos inmuebles. Pero paralelamente me preocupé también por la realización de actividades culturales en la ciudad para el presente año, las que no deben verse afectadas por ningún motivo.

Es así como, a pesar de todo, con mucho ingenio, dedicación y profesionalismo de quienes están a cargo de este rubro en la ciudad, se ha continuado con las clases en el Conservatorio de Música Izidor Handler y la Escuela de Bellas Artes, aún cuando existen algunas limitantes propias de la realidad de los inmuebles que les albergan y privilegiando en todo momento la seguridad de los profesores, alumnos y personal administrativo.

Mientras que un convenio con el Cine Arte nos ha permitido el uso de esta sala para obras de teatro, presentaciones folklóricas y lanzamientos de libros, en lo que constituye otra faceta de la actividad artística.

El Departamento de Cultura del Municipio, por su parte, ha salido a ofrecer ciclos de charlas culturales y exposiciones itinerantes en los establecimientos educacionales de la comuna, a la vez que está llevando a cabo su acostumbrado programa anual de conciertos en las parroquias de los distintos barrios de Viña del Mar y, ante el cierre temporal de la sala principal del Teatro Municipal, creó un escenario en el foyer del recinto, donde no existe peligro alguno para los asistentes y en el cual se realizan manifestaciones culturales casi a diario.

En el Castillo Wulff, la Unidad de Patrimonio ha mantenido su programación anual, mientras que la Corporación Cultural de Viña del Mar ha ejecutado sin mayores cambios su programa de exposiciones en la Sala Viña para el año 2010 y acondicionó uno de los salones principales del Hotel O´Higgins para suplir el uso del Teatro Municipal mientras éste se repara, a fin de presentar allí algunos de sus tradicionales proyectos de cada año. A ello debe agregarse el nutrido calendario de actividades que presentan institutos culturales y universidades con sede en nuestra ciudad.

Es cierto, el terremoto nos afectó severamente, pero como la adversidad está para ser derrotada y no para dejarse abatir por ella, a pesar de todo hemos luchado por mantener en pie la tradicional y rica oferta cultural que caracteriza a Viña del Mar.