Usted está en : Portada: Deportes
Miércoles 11 de agosto de 2010
Formalizan a "Ribery" Muñoz por agresión
FÚTBOL / Ex delantero de Everton habría vulnerado Ley de Violencia en los Estadios.

José Luis Muñoz anotó un triste registro a su historia como futbolista: es el segundo jugador en ser formalizado por la Ley de Violencia en los Estadios en nuestro país.

El delantero de Ñublense asistió ayer al Juzgado de Garantía de Limache para su audiencia de formalización, por la agresión en contra el reportero gráfico Pablo Ovalle.

El hecho se registró el pasado 13 de marzo en el estadio Ángel Navarrete de Limache, al finalizar el partido entre San Luis y el cuadro chillanejo, donde el jugador acusado golpeó y rompió material de trabajo del fotógrafo.

El tribunal fijó un plazo de dos meses para la investigación del caso que involucra al ex atacante de Everton.

El abogado de Ovalle, Rodrigo Contreras, informó que el futbolista fue formalizado en virtud de la Ley N° 19.327 que contiene sanciones de hechos de violencia en recintos deportivos con ocasión de espectáculos de fútbol.

AGRAVANTE

La parte afectada, según acota el jurista, también invocó la agravante especial que contiene el artículo N° 7 inciso 2a de la citada ley, que dice relación con "ser organizador o protagonista en el espectáculo de fútbol profesional, o dirigente de alguno de los clubes participantes en él", lo que aumentaría la pena asignada a cinco años de presidio.

El abogado de la parte afectada comentó que terminado el plazo de la investigación se analizará la alternativa de llegar a un acuerdo reparatorio o seguir adelante hasta la realización del juicio respectivo.

A fines de marzo pasado, tras el polémico partido, el Tribunal de Disciplina de la ANFP decidió castigar con cuatro fechas de suspensión (la pena más baja para este tipo de falta) a José Luis Muñoz.

Producto de los incidentes en el mismo encuentro, se suspendió con tres partidos al DT chillanejo Oscar del Solar (escupió al público) y con uno al jugador Luis Núñez (pateó una reja).

El primer futbolista condenado por la Ley de Violencia en los Estadios fue Héctor Toledo, de Lota Schwager, quien golpeó al árbitro René de la Rosa el 25 de mayo de 2002 en Arica.