Usted está en : Portada: Mundo
Sábado 19 de febrero de 2011
Vaticano declara culpable a Karadima
decisión / Sacerdote, que fue informado el 17 de enero de la resolución, apelará; tiene un plazo de 60 días.

Culpable de abusos sexuales. Esa fue la conclusión a la que llegó El Vaticano, tras analizar durante meses los antecedentes del sacerdote Fernando Karadima, decisión que ayer dio a conocer el arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati.

La Congregación para la Doctrina de la Fe, estableció que el religioso -formador de cinco obispos- es culpable del delito de abuso sexual contra al menos un menor y otros feligreses de una parroquia de Santiago en la que ejerció su ministerio y, dada su edad (81 años), le ordena "retirarse a una vida de oración y penitencia".

Además, le impone la prohibición perpetua del ejercicio de cualquier acto de ministerio, en particular de la confesión y de la dirección espiritual de cualquier persona.

Ezzati recalcó que con esta decisión se tratará de "evitar absolutamente el contacto con sus ex parroquianos o con miembros de la unión sacerdotal o con personas que se hayan dirigido espiritualmente con él".

Además, al sacerdote se le prohíbe asumir cualquier tarea en la parroquia del Sagrado Corazón de El Bosque, en un acomodado barrio de Santiago, en la que desempeñó su labor durante años y a la que acudían los cuatro hombres que lo denunciaron por abusar sexualmente de ellos.

En caso de no cumplir con estas medidas, el inculpado podrá recibir penas más graves, incluida la suspensión del estado clerical.

Además, la sentencia sugiere que el Arzobispado de Santiago realice una visita canónica a esa parroquia "con la finalidad de verificar la eclesialidad de los procesos formativos y la transparencia de la administración económica".

Karadima, que fue informado de esta decisión el 17 de enero, podrá apelarla en un plazo aproximado de dos meses. "La reacción del padre fue de mucha sorpresa frente a esto y meditación muy profunda. Dijo que iba a leer con calma todo el decreto (...), que lo iba a meditar y emprendió la tarea de preparar su defensa ante la Santa Sede", explicó Ezzati.

El arzobispo manifestó una "gran tristeza por el daño" que este caso ha causado a la Iglesia y un "profundo dolor" por el daño que han sufrido las víctimas, con las que previamente se había puesto en contacto para transmitirles la resolución de la Santa Sede.

Piñera: es una lección

Tras conocer la decisión de la Iglesia, el Presidente Sebastián Piñera, opinó que es "bueno que se sepa la verdad, pero también es bueno sacar lecciones de esta verdad", y se comprometió a defender a los menores víctimas de abusos sexuales y de violencia doméstica.

En tanto, Juan Pablo Hermosilla, abogado querellante en la causa, señaló que es "una resolución extraordinariamente importante" y "produce una sensación de reparación" en las víctimas.

El alcalde de Puente Alto, Manuel José Ossandón, se mostró satisfecho con la resolución. "Defendí el derecho de Karadima de no ser condenado sin antes tener un debido proceso", dijo y agregó que "si en ese juicio era declarado culpable, iba a ser el más duro en condenarlo y hoy (ayer), tras conocer la declaración de monseñor Ezzati, mantengo la misma postura, porque esta sentencia hace justicia y espero que pague".

víctimas satisfechas

Desde Londres el gastroenterólogo James Hamilton Sánchez -el principal denunciante- le señaló por teléfono a su padre, James Hamilton Donoso, que estaba satisfecho. "Hablé hace veinte minutos con él y me dijo que está muy contento y que sentía un gran alivio".

"A mí la parte religiosa me afecta muy poco porque no soy católico, pero mi hijo sigue siéndolo y le interesa, entonces para él era fundamental. Su palabra valió para la Iglesia. Esto se trata de una catarsis y lo obtuvo", señaló.

Otro de los afectados, el periodista Juan Carlos Cruz, dijo que con la resolución del Vaticano se sacó un gran peso de encima. "He estado llorando porque realmente es como que me hubieran sacado un peso de encima tan grande" y que hoy se acaba "una tortura que uno ha vivido tantos años". Por fin, agregó, "han reconocido que esto es verdad y que hay gente que ha sufrido muchísimo".

La Iglesia inició en 2005 la indagación sobre estos hechos, que se reactivó a partir del pasado abril, cuando el caso se difundió a través de la prensa. En junio, tras concluir la indagación administrativa, el entonces arzobispo de Santiago, Francisco Javier Errázuriz, pidió al Vaticano iniciar el juicio canónico contra el religioso.