Usted está en : Portada: Vía Libre
Domingo 8 de mayo de 2011
Viña tendrá su propio museo al aire libre
CULTURA / Obras de diversos artistas nacionales serán reproducidas en paredes cedidas por los vecinos.

Un nuevo brillo para los sectores de Esperanza y Recreo, en Viña del Mar, busca entregar el proyecto "Muros que miran al mar", gestionado por la directora de la galería Casa Verde, Myriam Parra, y el poeta y abogado Gonzalo Villar.

La iniciativa consiste en la realización de 22 murales en paredes cedidas por los residentes, los cuales reproducen obras de importantes artistas nacionales como Guillermo Nuñez, Roser Bru, Benjamín Lira y Gonzalo Cienfuegos, quienes actualmente exponen en la galería viñamarina.

El circuito comprendería el cerro Esperanza, Recreo y Agua Santa, con el fin de poder unir Viña del Mar y Valparaíso bajo el concepto de los museos al aire libre, siguiendo el ejemplo de "Museo a Cielo Abierto" en el Puerto. Según la galerista, la idea surgió en conversaciones con el poeta, pensando en la necesidad de dar cierta identidad al barrio de Recreo, del que ambos son fanáticos.

Galería abierta

"El concepto mismo nace del poema del mismo nombre creado por Gonzalo Villar, con quien iniciamos una investigación sobre Recreo y su historia. Luego se nos unió el muralista Claudio Francia, quien será el encargado de la concreción del proyecto, junto a los alumnos de su escuela de muralismo", explica Parra.

"La idea es sacar el arte del espacio cerrado, sacralizado, y ponerlo al alcance de todas las personas, para entender que no tiene que haber un lugar especial para ver arte, sino que podemos situarlo en lo cotidiano", puntualiza la directora de Casa Verde.

Eje histórico

Según cuenta, el objetivo es situar como eje del circuito a la calle Camino Real, debido a que emerge como un punto icónico importante tras la investigación realizada.

"En principio es la calle donde se ubica la galería de donde saldrán las obras elegidas, pero también, y esto lo supimos a través de nuestra investigación, fue un eje vial de mucha importancia, y queremos volver a dársela. En sus orígenes, esta calle era un importante camino interior y además la vía que unía Mendoza con Valparaíso", agrega.

El rescate de esa riqueza histórica es parte también de la nueva valorización que buscan aportar al sector. De acuerdo a Parra, "queremos cooperar con transformar el barrio, netamente residencial, dándole un sentido más artístico, para incluirlo como un nuevo circuito turístico. Actualmente hay lugares atractivos, hostales, está naciendo una nueva cara de Recreo, con nuevas actividades y un comercio amable", explica.

apoyo vecinal

La gestora señala que "Muros que miran al mar" ha tenido una gran aceptación ente los vecinos, a tal punto que diez de los 22 muros necesarios para concretar la idea de forma completa ya están autorizados.

"Nos pasa mucho que la gente se enamora de las imágenes y nos piden una misma obra, pero la idea es reproducir 22 trabajos distintos. Pero ha sido una muy agradable sorpresa ver cómo se entusiasman para participar y se sienten integrados al descubrimiento cultural del barrio".

Los vecinos también tendrán que colaborar en el cuidado de los murales, para que la iniciativa se mantenga en el tiempo. "Queremos que se genere un espacio, que aunque sea al aire libre, pueda ser óptimo para observar el arte. Si bien la mantención de las obras la tenemos contemplada, es necesario que los vecinos cuiden la intervención. Además vamos a necesitar luminarias adecuadas para las pinturas, que incluso se ha planteado que sean de energía solar, pero de no ser así, los vecinos están dispuestos a colaborar con eso también", cuenta Parra.

realización

La idea es que los murales se concreten hacia la primavera para que la gente pueda disfrutar de mejor manera el arte al aire libre y se configure una ruta caminable desde Agua Santa hasta Esperanza, que recorra cada una de las obras.

"De acuerdo a lo que nos ha dicho el equipo de muralistas, encabezado por Claudio Francia, los muros deben ser preparados, porque no todos se encuentran en condiciones adecuadas para comenzar a pintar. Hay que tratar la porosidad, realizar un estuco, sellarlos, alistarlos para que una vez que sean pintados puedan soportar la corrosión y se trate de una intervención que perdure en el tiempo", finaliza.

monserrat parraguez

vialibre@mercuriovalpo.cl