Año 173 - Nro. 59429 - Lunes 4 de Septiembre de 2000
   
 

Historias de clásicos

 
 

Wanderers y Everton se enfrentan este domingo por 120º vez. Para no perder la memoria, quisimos recordar algunos de los encuentros más importantes que han disputado estos tradicionales rivales a lo largo de su historia desde 1944, año en que se jugó por primera vez el partido que más emociona a porteños y viñamarinos

 
 

El 1º de diciembre del '91 no es una fecha agradable de recordar para los wanderinos. Ese día, Everton derrotó a los caturros en Sausalito por 4-0 y mandó al decano del fútbol chileno a la segunda división, de la que no pudo salir hasta el '95.

Las primeras confrontaciones entre Everton y Santiago Wanderers se iniciaron en el campo amateur a partir de 1917, año en que el club oro y cielo del cerro Alegre hizo su ingreso oficial a la competencia de la asociación porteña, y en que los caturros obtuvieron el séptimo campeonato en esas lides.

Como es de suponer, todavía estaba lejos el momento de considerar como clásico el encuentro de ambas instituciones, aún representativas de cerros del puerto, por lo tanto el atractivo no llegaba a los campos de juego a la hora de anunciarlos.

Lo cierto es que la gran rivalidad entre clubes de la época era entre Santiago Wanderers y La Cruz, especialmente porque ambos constantemente se alternaban en la obtención del título de campeón de Valparaíso. Los cruceños contaron por años entre sus integrantes con la presencia de dos legendarios seleccionados nacionales como fueron el portero Manuel Guerrero y el back Ulises Poirier, lo que hacía siempre atractivos los compromisos donde estuvieran.

Sin embargo, bastó que en 1944 verdes y auriazules se incorporaran a la competencia profesional, organizada por la Asociación Central de Fútbol en Santiago, para que surgiera espontáneamente el apoyo popular en las graderías.

DEBUT Y PRIMER TRIUNFO DE EVERTON

No resultó auspicioso el inicio del campeonato de 1944 para los clubes de la zona. Ambos cuadros llegaban a la quinta fecha con solamente tres puntos. Lo más sobresaliente era una abultada victoria de Wanderers frente a Universidad Católica por 6 goles a 2. Este resultado le otorgaba una pequeña ventaja sobre los evertonianos, que no conocían de triunfos hasta ese instante.

Durante la semana previa, ya se observaba en el ambiente que este primer choque profesional no pasaría inadvertido en Playa Ancha. Incluso la mejor motivación la tenían los socios de ambos cuadros para asistir al partido, pues las dirigencias determinaron el ingreso gratuito al estar con las cuotas al día.

Y tal como se preveía, llegaron alrededor de 10 mil fanáticos hasta el estadio Valparaíso, recinto considerado como el más importante de la zona por su capacidad, solidez de estructura y facilidad de acceso.

En lo futbolístico, Everton se llevó inmediatamente los laureles al ganar por 2-0. Lo hizo como visita y en forma inapelable. Supo sacar provecho de sus oportunidades de gol y, cuando Wanderers se acercó a su portería, el meta Soudy se convirtió en gran figura, deteniendo cualquier intento de vulnerar su valla.

Los pormenores del partido fueron:

5ª fecha (9/7/1944). Público: 9.554. Recaudación: $79.833

Árbitro: Manuel Bonilla

Wanderers (0): Sabino; J. García y Lecea; Mondaca, Berruezo y Cepeda; Gatica, C. García, Sáez, M. García y Cortés.

Everton (2): Soudy; Astorga y Pérez; Gómez, Casaix y Reyes; G. Clavero, Salinas, Flores, Núñez y Belmonte.

Goles: 24' Salinas, 67' Flores.

Expulsados : G. Clavero (E), Cepeda (W)

LA PRIMERA VICTORIA DE WANDERERS

Los porteños no pudieron alzarse con el triunfo hasta la quinta oportunidad en que se enfrentaron por campeonatos oficiales, situación que ya auguraba lo que con el tiempo fue característico: la paternidad de Everton.

El partido alcanzó realmente ribetes de clásico por la efervescencia de las hinchadas, entusiasmadas por las campañas de ambos cuadros en 1946.

Wanderers llegaba con 11 puntos y Everton con 10, puntuación que los ubicaba entre los lugares de avanzada del campeonato.

Pese a que hubo un anuncio previo que señalaba la suspensión del encuentro, debido a la lluvia que caía sobre la zona, el día del partido se batieron todos los records de público.

Los caturros ya exhibían en sus filas al mítico goleador del fútbol chileno, Raúl Toro Julio, quien jugaba sus últimos años en el profesionalismo, pero que igualmente fascinaba a sus seguidores con sus notables jugadas y sus anotaciones.

El buen cometido de los porteños les permitió la obtención del primer triunfo oficial (2-0), jugando de local en Playa Ancha, y llegar a un segundo lugar en la tabla de posiciones.

La estadística señala :

11ª fecha (7/7/1946). Público: 19.447. Recaudación: $173.458.

Árbitro : David Amaro.

Wanderers (2): Vélez; J. García y Rojas; Mondaca, Berruezo y Vásquez; Leal, Sáez, Toro, Campos y Díaz.

Everton (0): Zubieta (Soudy); Díaz y Chávez; Salgado, Pastene y M. García; Clavero, Vigorito, Vidal, Uribe y Báez.

Goles : 14' Sáez (W), 87' Toro (W).

LA MAYOR GOLEADA PORTEÑA

El resultado más amplio que registran los clásicos, en 119 versiones, a favor de Wanderers, es un 7 a 0 que se produjo en 1949.

Los porteños eran firmes candidatos a la obtención del título de campeón, junto a la Universidad Católica, pero los antecedentes después de once partidos con los evertonianos no auguraban un buen resultado en Playa Ancha. Tres victorias y un empate era lo único que había conseguido el equipo porteño hasta ese instante.

Durante la semana las deserciones de los titulares Julio y Rivera preocupaban al técnico José Pérez, quien tuvo que recurrir a los suplentes Cabrera y Escobar para el trascendental encuentro. En tanto, Everton no podía contar con el back Juan García.

Ya en el primer tiempo, Wanderers ganaba por 4 a 0 para la algarabía de sus hinchas que nunca habían podido celebrar tantas veces ante los viñamarinos.

La fiesta fue completa para los porteños. Terminaron dando la vuelta olímpica y recibiendo tres copas que estaban en disputa: "Delfín Reveco", "Andrés López Vigueras" y "Día del Árbitro".

Los números señalaron:

15ª fecha (2/10/1949). Público: 14.912. Recaudación: $285.620.

Árbitro : Francisco Rivas.

Wanderers (7): Quitral; Rodríguez y Cabrera; Escobar, Sáez y Dubost; Molina, Campos, Valdebenítez, Fernández y G. Díaz.

Everton (0): Córdova; Uribe y Salgado; Barraza, Flores y Biondi; Álvarez, Meléndez, Candia, Tello y Farías.

Goles : 4' Díaz, 21' Fernández, 32' Valdebenítez, 37' Díaz, 71' Molina, 74' Campos y 78' Molina.

LA VUELTA DE MANO EVERTONIANA

Tres años más tarde, Everton tuvo su tarde dorada en los clásicos, justo el año en que lograban una nueva estrella para sus colores. Por eso no extrañó que el estadio El Tranque -desde 1962 Sausalito- recibiera a la mayor cantidad de público que hasta ese momento había albergado, a pesar de no contar con las comodidades suficientes.

Lo cierto es que la gran goleada que Everton consiguió ante su tradicional rival por 5 tantos a 2 y que le permitió estar al tope de la tabla de posiciones, fue obra de René Meléndez y José María Lourido. Incluso no pudo justificar la derrota el elenco de Wanderers por la temprana salida de su portero titular, René Quitral, pues al minuto del cambio (16) ya perdía por 2 a 0. Tampoco pudieron los caturros escudarse en las ausencias de sus titulares Julio y Guillermo Díaz, porque la victoria viñamarina fue categórica.

Para la historia quedó lo que sigue:

10ª fecha (3/8/1952). Público: 18.829. Recaudación: $562.678.

Árbitro : Charles Mackenna.

Everton (5): Espinoza; A. Rodríguez y Torres; Barraza, Lazcano y Arenas; Álvarez, Cid, Meléndez, Lourido y Astorga.

Wanderers (2): Quitral (Arancibia); Jiménez y Cubillos; Contreras, Campos y Dubost; Rodríguez, Garay, Escobar, Fernández y Peña.

Goles : 8' Lourido (E), 13' Meléndez (E), 21' Cid (E), 22' Rodríguez (W), 54' Lourido (E), 75' A. Rodríguez (E) y 90' Peña (W).

¡EVERTON A LOS POTREROS!

Las páginas tristes de los clásicos comenzaron a escribirse con el primer descenso de Everton en 1972. Y para mayor infortunio de los viñamarinos la fecha de despedida en Sausalito fue precisamente ante sus tradicionales rivales.

Everton no pudo salvarse pese a que en las últimas seis fechas se mantuvo invicto. Pero los errores cometidos en el resto de la campaña, fueron demasiados.

Llegó así el día del último clásico en primera división con los oro y cielo ya en segunda, por lo que a pocos hinchas les interesó el epílogo del campeonato.

Al término del partido, que registró un empate, las hinchadas aprovecharon el momento para el desahogo. Mientras los caturros gritaban ¡a los potreros!, como una manera despectiva de llamar a la segunda división; los viñamarinos juraban con un ¡volveremos! que los clásicos pronto se reanudarían.

Para el recuerdo, la estadística:

Última fecha (21/12/1972). Público: 5.744. Recaudación: Eº 142.379.

Árbitro : Ricardo Rojas.

Everton (1): Tapia; Carrasco, A. González, Lastra y E. Escobar; M. López y Monsalves (G. Martínez); Aretzabala, D. Escudero, J. Soto y Henry.

Wanderers (1): Werlinger; J. Rodríguez, Abellán, Escudero y E. Herrera; Ortiz y Guerra; C. Vásquez, Lagreze, G. Muñoz y León (C. Herrera).

Goles : 41' Vásquez (W), 84' Martínez, penal (E).

EL ADIÓS A WANDERERS EN 1991

El fútbol siempre tiene sus revanchas, y Everton lo sabe muy bien. Aunque habían trancurrido casi veinte años del desagradable suceso del primer descenso, nuevamente el Sausalito fue testigo de una jornada triste, ahora para los wanderinos, los que dependían de su resultado con los viñamarinos para seguir luchando por no descender.

Sin embargo, en una convincente actuación, Everton aplastó las ilusiones caturras con un contundente 4 a 0, y los mandó a la segunda división a dos fechas del final del campeonato.

La amargura de los wanderinos fue mayúscula, pues al año siguiente celebrarían 100 años de existencia en el descenso y, peor aún, llevando consigo una deuda millonaria.

Números y nombres se escribieron así :

28ª fecha (1/12/1991). Público: 8.118. Recaudación: $6.039.500.

Árbitro : Sergio Vásquez.

Everton (4): Cortés; Herrera, Segovia, Candia y Romero; Roco, Salas y J.C. Guarda; Baeza, Cofré (Calderón) y J. Ceballos (Cruz).

Wanderers (0): Zapata; Sepúlveda, Bahamondes, Escobedo y Rodríguez; Ramírez, Pizzo y Custodio-Mendes; Encina (Fre), Biehl y J. Pérez (Miranda).

Goles : 8' Ceballos, 19' Roco, 62' Baeza y 87' Guarda.

 

Patricio Leal Vergara