Año 173 - Nro. 59436 - Lunes 11 de septiembre de 2000

Un "Zar" en Nueva York

El ruso Marat Safin ganó el US Open de Estados Unidos tras derrotar en tres sets a Pete Sampras

El ruso Marat Safin es el nuevo campeón del US Open. Ayer, el joven tenista de 20 años no tuvo problemas para derribar a la "leyenda norteamericana" llamada, Pete Sampras

El joven ruso Marat Safin conquistó su primer título en torneos de Gran Slam, tras derrotar ayer al estadounidense Pete Sampras por 6-4, 6-3 y 6-3 en la final del Abierto de tenis de Estados Unidos.

Safin, de 20 años, se convirtió en el primer tenista ruso que gana el Abierto norteamericano, en 119 años de historia del tradicional torneo de Flushing Meadows, Nueva York.

El ganador se llevó un cheque por 800.000 dólares y el perdedor otro de 425.000, de los 15 millones de dólares en premios con que estaba dotado el torneo, que repartió también puntos para los ránkings de la ATP y la WTA.

Safin jugó al ritmo de una máquina, al anotarse 12 aces, 37 tiros ganadores, y con sólo 12 errores no forzados y dos doble falta en su haber, al tiempo que sacó partido al 85 % de sus primeros servicios.

Con la sangre fría de un veterano, el joven ruso celebró su triunfo, y hasta respondió jovialmente cuando alguien le preguntó como había podido devolver el potente saque de 'Pistol Pete'.

''Hombre, ¿tú crees que yo lo sé?. Estaba tan nervioso que no me acuerdo de nada'', contestó Marat a un periodista.

Sampras, de 29 años, no fue ni sombra del gran campeón que ganó 13 torneos de Gran Slam y 697 victorias en una carrera iniciada en 1988.

El estadounidense tuvo 8 aces y 25 errores no forzados, y permitió ue le quebraran el servicio en tres ocasiones.

Lento y falto de reflejos en la red, Sampras pareció afectado por una ampolla en la planta del pie, por la cual requirió atención médica varias veces durante el partido. Quizás, también incidió la presión de haber tenido que enfrentar a los dos jugadores más jóvenes del torneo en menos de 24 horas.

''Le doy todo el crédito del mundo a Marat'', dijo Sampras luego del juego, subrayando que ''cuando yo tenía 19 años gane aquí por primera vez, ahora lo logra él a los 20''.

El astro local ganó el primer punto del partido con un servicio-ace que cobró velocidad de 131 millas por hora, el más rápido que tuvo en el juego.

Safin no se quedó atrás, y cuando le tocó su turno, respondió con otro ace a la misma velocidad, y así mantuvo el pulso hasta un abrazo de 3-3.

En ese ida y vuelta, estaba claro que el primero que cometiera un error lo pagaría caro, y fue Sampras, el más experimentado, quien cayó bajo los 'bombazos' del 'Terminantor de la ATP'.

El cuarto game del primer set fue para el ruso, que le quebró el servicio a Sampras con dos pases largos a su derecha, y se llevó también el quinto y sexto debido a los fallos del multicampeón en las devoluciones.

Con la ventaja de haber ganado el primer parcial en 30 minutos, Safin mantuvo su libreto: defender su saque para asegurar los games obligados y seguir insistiendo en la réplica con sus pases al fondo. Fue esa la táctica que le permitió ganar el séptimo juego con su segundo quiebre.

Para asombro de todos, el ídolo local se iba deshaciendo en pedazos bajo el implacable asedio del 'zar' ruso, quien se exhibió más rápido y potente al ser 10 años más joven.

''Safin hizo hoy un gran juego, fue demasiado bueno y tuvo un servicio muy potente'', sostuvo Sampras en una rápida evaluación.

Sampras cedió definitivamente el segundo set 6-3, cuando en su último intento por dar vuelta el partido, regaló el game final con una doble falta.

En el tercer parcial, 'Pistol Pete' entregó sus 'pistolas' y Safin le apabulló en toda la lína, con frialdad, lenta pero aplastantemente. Así, se llevó el 6-3 final, que le otorgó una de las coronas más codiciadas del tenis profesional.

 

 

 

 

 

 

 

Exhibición y despedida

Es una doble ocasión. Por un lado, el público chileno podrá despedir a Marcelo Ríos y desearle buena suerte en los Juegos Olímpicos de Sidney, a los que viajará en la noche de mañana.

Por otra parte, se podrá disfrutar del espectáculo que, se supone, está asegurado cuando se enfrentan dos jugadores que se ubican entre los 20 mejores del mundo. La cita es a las 22 horas de hoy en el Parque Araucano y en ella, Marcelo Ríos se medirá con el joven español Juan Carlos Ferrero (20 años, 12º mundial).

Como exhibición que es, la importancia del resultado es ínfima, por lo que la idea -como en cualquier partido de estas características- es disfrutar del talento de ambos y aprovechar de conocer a uno de los jugadores de más futuro en el tenis mundial.

En efecto, Ferrero ha sido una de las grandes revelaciones de la temporada. Empezó el año en el lugar 43 del ránking, pero subió rápidamente gracias a sus grandes resultados no sólo en arcilla. Sin duda alguna, lo que más impresionó a todos fue verlo en las semifinales de Roland Garros (en las que estuvo 2 sets a 1 sobre Gustavo Kuerten), pero también llegó a la final en Dubai y Barcelona, batiendo, a lo largo de la temporada, a campeones de la talla de Marat Safin, Yevgeny Kafelnikov, Alex Corretja, Patrick Rafter, Mark Philippoussis y el mismo Ríos (en los cuartos de final de Barcelona). Con un juego solidísimo de fondo (en el que destaca su gran derecho), lo único que necesita es aprender a jugar un poco más adelante en la cancha, pero todo indica que será el sucesor ideal para la gloriosa generación que encabezan Corretja y Carlos Moyá.

Otro detalle interesante es que el pleito se disputará en una cancha dura (Plexipave), por lo que permitirá a ambos tener un buen entrenamiento antes de viajar a Sidney (Ferrero también estará en los Juegos), donde se jugará en una superficie (Rebound Ace) bastante parecida.