Año 174 - Nro. 59611 - Lunes 25 de junio de 2001

Los títulos que también valen

Aparte de los tres títulos que ha obtenido Everton en Primera División, están los dos que lograron sus goleadores. Daniel Escudero fue el máximo artillero de 1964, con 25 tantos, el último que logró un evertoniano

Daniel Escudero con una amiga y una enemiga. Con la pelota de fútbol logró llegar a ser goleador del fútbol nacional en 1965, tras vencer en 25 oportunidades las redes rivales.

Everton está de aniversario. Desde aquel lejano 24 de junio de 1909, ya han transcurrido 92 años, un tiempo casi centenario que ha permitido a dirigentes, socios, hinchas y jugadores, demostrar su afecto por la institución, de las más diversas maneras.

Deportivamente, adquieren más brillo las tres estrellas obtenidas en los campeonatos nacionales de Primera División y los otros dos títulos, que para algunos pueden pasar inadvertidos, conquistados a punta de goles, como es el galardón de máximo artillero del campeonato.

Daniel Escudero fue uno de esos goleadores que hizo vibrar a los viñamarinos en gloriosas tardes de fútbol en Sausalito y en otras canchas a lo largo del país. Su olfato de anotador insigne, lo llevó a convertirse en el número uno de los goleadores evertonianos, especialmente en los años 60.

- ¿Cuáles eran las fórmulas para ser un artillero temible?

"En el Everton de mis tiempos, básicamente teníamos dos formas para que yo anotara: una era con Pedro Arancibia y Leonardo Véliz llegando por las puntas hasta la línea de fondo y enviando el pase atrás, ahí aparecía para finiquitar la jugada. Y la otra la preparaba Rodolfo Begorre, al colocarse en el primer palo, en los tiros de esquina, para 'peinar' la pelota y yo entrar desde atrás para convertir".

- ¿Había porteros difíciles y fáciles para convertirles?

"Sí, entre los más complicados estuvieron Manuel Astorga, de la Universidad de Chile, y el colocolino Efraín Santander. A los dos, siempre me costó marcarles goles. Solamente en una oportunidad le hice tres a Santander en un memorable partido que jugamos en Sausalito, en el que ganamos por 5 a 4. Por el contrario, a los que tenía de 'caseros', eran a Juan Olivares, siempre le hacía goles en los clásicos porteños, y a Leopoldo Vallejos, de la UC".

- ¿Y qué pasaba con los defensas?

"Siempre eran complicados, sobre todo el de la 'U', Carlos Contreras, y el serenense Víctor Figueredo. Los dos golpeaban mucho y había que ir siempre primero a la jugada, porque si no ellos metían la pierna fuerte. Recuerdo que en un partido frente a La Serena, lesioné a Figueredo y tuvo que salir. El otro que agrego a la lista es a Germán Concha, de La Calera. Jugando una liguilla en Santa Laura, salió a buscarme desde el primer minuto. Yo reaccioné y me expulsaron. Como mis antecedentes eran buenos, no me castigaron. En 14 años de futbolista profesional me habrán expulsado tres veces".

- ¿Por qué jugó tantos años en Everton?

"Toda mi familia era socia de Everton, empezando por mi abuelo. Desde chico iba al estadio para ver a mi ídolo René Meléndez, con el cual alcancé a jugar en las reservas, cuando él terminaba su brillante carrera. Por eso fue un regalo de Dios el haber vestido la camiseta oro y cielo".

- ¿Cuál es la razón de no lograr algún título?

"Nosotros teníamos un buen equipo. Para muchos evertonianos, la línea delantera que conformamos con Pedro Arancibia, Manuel Rojas, yo, Rodolfo Begorre y Leonardo Véliz, es la mejor que ha tenido Everton en su historia, pero la defensa no estaba al mismo nivel".

- ¿Qué le regalaron por ser el goleador del campeonato de 1964?

"La Asociación Central de Fútbol me obsequió un reloj de oro y una estatuilla, y el club otro reloj de oro. Además, recibí el saludo de la gente que me expresaba su cariño en la calle".

 

Patricio Leal Vergara

 

El Escudero del gol

Daniel Escudero fue el máximo anotador del campeonato nacional de 1964, con 25 tantos, en 34 fechas. Consiguió así ser el sucesor de René Meléndez, quien había logrado el mismo éxito en 1952, tras anotar 30 goles.

Desde la primera fecha, Escudero marcó presencia en las redes. En un partido jugado el 18 de abril, Everton enfrentó al Audax Italiano en Santa Laura y lo derrotó por 5 goles a 2. A los 29 y 58 minutos, el centrodelantero registró sus dos primeras anotaciones de aquel campeonato.

El 30 de junio, otra vez en Santa Laura, en el partido Santiago Morning-Everton, Escudero se convirtió en el héroe de la jornada al anotar los tres tantos (6', 26' y 74') con que los viñamarinos vencieron a los capitalinos. En ese momento, ya se alzaba como goleador del torneo con un total de siete conversiones en una misma cifra de partidos.

En la fecha 28, otra vez Escudero anotó tres tantos. Fue ante Universidad Católica en Sausalito, con un público de 11.481. Sus goles de los minutos 13, 54 y 76 le sirvieron a Everton para ganarle a los cruzados por 4 a 2.

La eficacia del goleador se manifestó también frente a Rangers (6 a 2), Unión Española (3-2), otra vez Rangers (3-4) y Ferrobadminton (4-2), rivales que recibieron dos tantos cada uno en sus respectivos compromisos con Everton.

San Luis, Wanderers, Palestino, Universidad Católica, La Calera, Coquimbo (1 en cada rueda), San Felipe y Colo Colo, fueron los otros cuadros ante los cuales Escudero anotó, para completar así los 25 goles con que terminó el campeonato.

Daniel Escudero aparece entre los mejores 25 goleadores históricos del fútbol chileno, con un total de 127 anotaciones, en 14 años de carrera deportiva profesional.