Año 174 - Nro. 59637 - Domingo 22 de julio de 2001
   
 

El hombre tras la fórmula

 
 

Vicente Sabatini, el director de las teleseries más exitosas de TVN ("La fiera", "Romané", "Pampa ilusión"), afirma que las producciones que realiza en la red estatal "no las podría hacer en Canal 13", al tiempo que declara que su intención es hablar de temas complejos para la sociedad chilena

 
 

Vicente Sabatini, aquí dirigiendo a Claudia di Girólamo y Francisco Reyes en una escena de "Pampa ilusión", afirma que los televidentes se sienten interpelados o cercanos a nuestras telenovelas porque hablamos de tolerancia, del problema del poder, del alma de este país".

Hoy Vicente Sabatini es sinónimo de telenovelas. Casi nadie recuerda los tiempos en que dirigió el Festival de Viña (1993) o cuando se hizo cargo de programas políticos, como el debate presidencial de ese mismo año.

El tampoco parece recordar mucho esa etapa. De hecho, su oficina en el área dramática de Televisión Nacional está decorada por recuerdos de las series dramáticas en que ha participado. Hay fotos del backstage de "La torre 10" (la primera teleserie que dirigió), de la versión televisiva de las historias de Corín Tellado, y un gran retrato de Claudia di Girólamo, su pareja y protagonista de varias de las teleseries que ha dirigido.

Y pese a que "Pampa ilusión" concentra actualmente la atención de los televidentes chilenos, Sabatini ya está preparando la teleserie que sucederá a la historia de la salitrera, cuyo capítulo final se grabó hace 11 días.

-¿Cómo se consigue grabar una escena como la del beso de Elisa (Amparo Noguera) y Florencio (Claudia di Girólamo) sin herir susceptibilidades en un país particularmente sensible a esos temas?

"Porque esa escena encaja perfectamente en el contexto de la historia y en el juego que se propone. Los personajes actúan de determinada manera y tienen una base sólida. Las situaciones no están puestas para servir a una supuesta comedia".

- ¿Es una meta personal tratar temas conflictivos para la sociedad chilena en teleseries?

"Me he propuesto hablar de cosas que son importantes para la gente y yo creo que a partir de ahí se genera la identificación. Los televidentes, incluso sin darse cuenta, se sienten interpelados o cercanos a nuestras telenovelas porque hablamos de tolerancia, del problema del poder, del alma de este país. A mí lo que me interesa es abrir las cabezas, generar conversaciones y que los cabros chicos jodan a los grandes y les pregunten sobre cosas que están ahí. En la sociedad chilena siempre han existido temas tabú, para qué decir durante 17 años. Lo que me he propuesto es recorrer este país; en nuestras teleseries hemos hablado de racismo, xenofobia y discriminación".

-¿Por qué las teleseries tienen un alcance tan masivo, cuando la tendencia mundial de la TV es hacia la segmentación?

"Porque la gente se identifica con lo que habla la teleserie, ése es el verdadero aporte que pueden hacer a la sociedad. No por casualidad las telenovelas tienen la importancia que tienen. Hace rato que no son un mero vehículo de entretención, por lo menos para mí. El país cambió hace 11 años y en este campo el cambio se tradujo en una apertura. Otra cosa importante es que en este canal es posible hacer este tipo de telenovelas, no en otro. Yo no podría haber hecho estas teleseries en el 13, porque probablemente hay muchos temas que nos le hubiera interesado tocar y no habrían correspondido a su línea editorial".

- Hay dos grandes críticas a su trabajo. La primera es que los actores que participan de las telenovelas forman parte de una especie de círculo congregado por Claudia di Girólamo. La segunda es un reproche a la repetición de la "fórmula Sabatini": la acción transcurre en un paraje lejano, la pareja principal la forman Francisco Reyes y Di Girólamo...

"En el tema de la pareja, de la reiteración de "Pancho" y Claudia, no tengo ninguna vergüenza ni culpa en reconocer que la hemos repetido. Y lo hemos hecho porque yo no he encontrado otra mejor, en ese rango de edades, con esa calidad y con esa química. Es una pareja irremplazable hasta este momento, no digo que no exista en otra, pero he buscado introducir variaciones y me tengo que rendir ante las evidencias".

- ¿Y qué hay de la influencia de Claudia di Girólamo en la elección del elenco?

"No sé de dónde sale esa idea".

Pero en el elenco se repiten nombres que han trabajado con ella en teatro. Rodrigo Pérez, Ricardo Fernández, Claudia Cabezas...

"No hay nadie que esté en el elenco que no haya pasado por audiciones o que yo no haya visto en teatro. Voy mucho al teatro desde que tengo memoria y eso me ha permitido descubrir a mucha gente en el escenario, por ejemplo a Claudia Cabezas, Mauricio Inzunza, Ricardo Fernández. Claudia (di Girólamo) es una actriz que hace teatro todos los años, entonces no es rara la coincidencia. Este es un país chiquitito y el medio teatral, siendo variado, es relativamente pequeño. Además, siempre decimos que si hay un actor bueno aquí se sabe, porque es un círculo relativamente pequeño. El caso de Rodrigo Pérez es distinto. Lo conocí mucho antes que Claudia, desde que era alumno de la carrera. Siempre dijo que quería hacer una telenovela cuando cumpliera 40 años y así ocurrió".

- ¿Qué opina de la acusación de plagio a "Pampa ilusión" realizada por Daniel Lauga? ¿Tiene fundamentos?

"No tiene ninguno. No puedo hablar mucho, porque está en proceso judicial. Ese señor pide que le reconozcan su calidad de autor de la idea original de hacer una teleserie en Humberstone, eso nada más. Por lo menos eso pidió Hernán Montealegre (abogado de Lauga) en el primer contacto telefónico que tuve con él. La verdad es que recién en octubre del año 2000, una semana antes de empezar a grabar "Pampa ilusión", tuve conocimiento del proyecto que Lauga supuestamente presentó al canal.

PASEN A VER EL CIRCO

- ¿Cuál es su próximo paso?

"Falta tanto para eso", es lo primero que responde Sabatini al hablar de su próximo proyecto.

Por ahora accede a adelantar que es la historia de un circo y que en estas semanas los actores y actrices que trabajaron en "Pampa ilusión" están "en la última etapa de un proceso de evaluación con instructores canadienses y chilenos que trabajan en el Circo del Mundo". Agrega: "Después entraremos a un período más largo de entrenamiento".

Respecto a si esta historia no tendrá muchas coincidencias con la estética de "Romané", Sabatini responde: "Hay que tratar que no. Relativamente tienen semejanzas, pero son bien distintas sobre todo en el concepto del circo. Lo que pasa es que está muy arraigada la idea del circo de antes, cuando andaban todos en carpas, bien miserables, haciendo una vida como de gitanos. Pero la telenovela va a describir el mundo del circo actual, recogiendo ciertas tradiciones antiguas".