Año 175 - Nro. 59847 - Lunes 29 de octubre de 2001
   
 

20 años "loreando"

 
 

En diciembre, Osvaldo Soudre cumplirá dos décadas alentando a Wanderers bajo su disfraz de Loro. La mascota más popular del fútbol chileno

 
 

El Loro caturro en pleno "loreo" en el Sausalito. La mascota de Wanderers esconde a Osvaldo Soudre, chofer de micro, pescador y patrón de lancha.

El "Loro" de Wanderers es como un jugador más. Saluda al público, entra al camarín, da entrevistas, firma autógrafos y analiza partido a partido lo que sucede en la cancha.

La diferencia la marca Osvaldo Soudre, un porteño de 45 años que lleva un disfraz verde y que transpira durante cuatro horas cada fin de semana para hacer gritar a la hichada verde.

Soudre es el "Loro", el sencillo y carismático "Loro" de Wanderers, un personaje que es más que una mascota y que el próximo 12 de diciembre, cumplirá dos décadas alentando al cuadro caturro.

El dice que su trabajo es "lorear", pero tras el papel verde que cubre su cuerpo, se esconden a la vez otras tres personas: un pescador, un patrón de lancha fletera y un chofer de micros. Soudre considera que todas estas son sus "profesiones, pero ahora me estoy dedicando más a Wanderers... ¿me entendís o no?".

Para llegar a ser el símbolo iniscutido del equipo caturro, el "Loro" ha tenido que sufrir de todo. La idea, recuerda, "es mía propia, de mi propiedad (sic). Hace veinte años se me ocurrió hacer el disfraz. Relacioné Wanderers con caturro, caturro con Wanderers, y con un amigo empezamos a ver cómo hacíamos el disfraz de alambre y papel. Una modista me hizo al final la primera tenida. Y, prepárese, que el 'Loro 2002' le va a traer luces, va a llorar y también le trae una sirena", bromea Soudre.

AL COLEGIO

El "Loro" se siente odiado y querido por la hinchada. "Toda esta gente de repente me adora y de repente me odia, sobre todo cuando pierde Wanderers. Ahí la agarran conmigo y me dicen 'Loro cuñado', 'Loro tonto', 'Loro kiwi...', de todo. De todo", reclama Soudre mientras apunta hacia la galería.

Y su reclamo más recurrente asoma entonces como su más anhelada petición: "es harto el trabajo que hago y la gente que está acá arriba me coopera, junto con otros dos dirigentes de Wanderers, pero yo quisiera que me brindaran más apoyo porque yo hago muchas cosas. De repente ando en los colegios, los apoderados me van a buscar a la Barra Oficial (es socio) para que vaya a incentivar a las alianzas verdes... y eso no es pagado, amigo".

De los momentos duros, Soudre recuerda en especial dos: una vez, cuando le dijeron que era "mufa" de Wanderers e "incluso trataron de pegarme, y la semana pasada, en San Felipe, donde querían puro romperme el 'Loro'. De repente son bien injustos conmigo, pero yo les puedo decir que esta pega no la hace nadie más. 'Loro' hay uno solo".

Por estos días, cuando Wanderers puede sentir el aroma del campeonato, Soudre es la vedette de la televisión chilena. No hay partido donde no le hagan un par de preguntas y no hay quién no lo relacione con el cuadro caturro. Sin embargo, la discriminación, dice, también es fuerte: "lo que pasa es que de aquí pa' rriba (desde el cuello) no me quieren. Son racistas y me dicen que soy negro, feo. Porque el mismo Bonvallet me dice que yo soy feo, ya me lo ha dicho tres veces en la 'tele'. Soy feo, y qué. Pero soy honrado y tengo mi corazón grande para hacer barra".

 

Federico Grünewald Beltrán