Año 175 - Nro. 59905 - Viernes 28 de diciembre de 2001
   
 

En San Antonio filman nueva teleserie

 
 

En diferentes sectores de San Antonio se está filmando la nueva serie de Televisión Nacional (TVN), que girará en torno al circo Montini. La telenovela, según su director Vicente Sabatini, se inspira en "El Rey Lear" de William Shakespeare.

 
 

El trapecista Rodrigo Marín (Néstor Cantillana) recibe la noticia que tras una relación sexual ocasional ha sido contagiado del VIH, poniendo en riesgo la salud de su mujer (Antonia Zegers) y su pequeña hija; Misael Arancibia (Mauricio Insunza) se ve obligado a dejar las pistas circenses por su adicción a la pasta base y el alcohol; mientras que Lidia del Carmen Canales (Carmen Disa Gutiérrez) está casada con un payaso enano (Roberto Avendaño). Estas historias forman parte de "El circo de las Montini", la apuesta dramática de TVN para el próximo semestre, que por primera vez aborda temas tabú en las teleseries, como el sida y la drogadicción, que se suman a la discriminación de las minorías, tema ya planteado en "Iorana" y "Romané".

Vicente Sabatini, director de la teleserie, está consciente de que puedan haber críticas de sectores más conservadores, "pero siempre hay gente interesada en que las cosas no se hablen, como una manera de reaccionar frente a los temas difíciles, poniéndole una especie de velo. Nosotros creemos que esta sociedad necesita madurar y empezar a hablar de las cosas importantes, como el sida, por ello no vamos a obviar referirnos a los condones y lo que sea necesario; sin convertirnos en portavoces de ninguna postura. Los límites se los impone uno, considerando que en la audiencia hay desde niños hasta personas adultas y que la teleserie va en un horario familiar".

En tanto, el productor general del área dramática de TVN, Pablo Avila, cree que el público nacional está preparado para recibir tópicos como los que plantea la teleserie, "pues desde hace tiempo nuestras producciones han sido una vitrina importante, donde se pueden tocar temas mucho más profundos que el típico triángulo amoroso. En 'Amores de mercado', pese a tratarse de una comedia, abordamos el maltrato familiar y la gente se siente representada. Entonces, porque evitar hablar de sida, cuando en este país hay gran cantidad de contagiados y si a través de campañas no se ha podido tratar el tema, a lo mejor en una teleserie los espectadores van a estar más abiertos".

El riesgo que puede significar a la hora del rating la ausencia de figuras como Francisco Reyes, Héctor Noguera y Blanca Lewin, punta de lanza de anteriores producciones, Sabatini la asume como "el movimiento normal que tienen los elencos, que nos ha pasado antes, cuando se fue Aline Kupenheim y Tamara Acosta. No se trata de redoblar los esfuerzos, sino que de reacomodar el casting, pero tenemos un gran reparto". Sobre la presión que puede significar el éxito alcanzado por "Amores de mercado", el director aclara que no es un peso, sino que es un logro compartido de un área dramática que se ha consolidado.

El MAYOR ESPECTACULO DEL MUNDO

Si antes fue Dalcahue y Mejillones, estas últimas semanas el puerto de San Antonio se ha visto revolucionado con la troupé de actores que dan vida a "El circo de las Montini", cuyo eslogan reza "lo invitamos a conocer el mayor espectáculo del mundo". La historia de esta teleserie arranca cuando Olga Primera, conocida como la "Italiana", inaugura una nueva temporada del Gran Circo Internacional Montini. Sin embargo, ésta no será una temporada más. Olga, otrora trapecista y hoy dueña de la empresa, ha citado a sus hijas para comunicarles una decisión que podría cambiarles la vida: ella dejará el mando a una de sus descendientes.

El anuncio de las matriarca despierta la ambición y la envidia entre las hermanas (Carmen Disa Gutiérrez, Roxana Campos y Ximena Rivas), menos en Olga Segunda (Claudia di Girólamo), la favorita de la "Italiana", quien le resta importancia a la convocatoria de la madre. Ella ha vuelto al circo después de varios años de ausencia, para reencontrarse con un viejo amor, el trapecista David Valenti (Francisco Melo). La vuelta no es fácil, pues Olga Segunda hace muhcos años le ocultó a David que estaba embarazada, porque el trapecista no quería formar una familia. Por el miedo al rechazo, ella tuvo a su hija (Amparo Noguera) lejos del circo.

El anterior es el conflicto central de esta historia original de Víctor Carrasco, con claras referencias a "El rey Lear" de Shakespeare, que se cruza con otros relatos que suceden bajo la carpa de las Montini, protagonizados por Luis Alarcón, como el capataz del circo; un grupo de payasos interpretados por José Soza, Alfredo Castro, Pablo Schwartz, Eduardo Soto y Oscar Hernández; un domador de leones a cargo de Erto Pantoja, un mago y su asistente (Sergio Hernández y Alessandra Guerzoni); y el jefe de pista y animador (Eduardo Barril);

LA NUEVA PAREJA

El año sabático de Francisco Reyes, pareja eterna de Claudia di Girólamo, obligó al área dramática a buscar un reemplazante y la opción lógica fue Francisco Melo. Ellos forma así la pareja estelar de "El circo de las Montini", con el desafío de lograr la misma química alcanzada por la dupla Reyes-Di Girólamo.

Sobre lo que puede significar la salida de Reyes, así como de Héctor Noguera y Blanca Lewin, la protagonista de "Romané" afirma que "independiente de los grandes actores que son ellos, este es un elenco que está súper afiatado y es muy fuerte. Es un pena que no estén, pero confiamos mucho en el trabajo que estamos haciendo". En tanto, Melo no ve como un desafío tomar el rol de galán, "porque uno aborda cada personaje como la misma responsabilidad, sólo que graba más escenas al día. En todo caso, a Pancho (Reyes) lo echamos mucho de menos, pero él siempre está llamando para saber en qué estamos".

De su personaje, Di Girólamo cuenta que "tiene mi edad, 44 años, es bastante relajada, inquieta, coqueta e independiente, al tiempo que muy irresponsable, pues vive al día". La actriz interpreta en esta teleserie, por primera vez en su carrera, el rol de abuela, lo que podría dar pie a una renovación actoral en el elenco y a no estar siempre como figura protágonica. "Es fácil asumir el cuento de que el personaje de abuela es fácil, porque lo soy hace un año y no tengo rollo con eso. Ahora pienso que abrir espacios a la gente más joven es algo necesario, para dejar que otros actores interpreten los protagónicos. Para mí es algo de la vida y absolutamente normal".