Año 175 - Nro. 59624 - Jueves 17 de enero de 2002

Los caminos del amor

Precedido de elogiosas críticas, el montaje argentino "Una lluvia irlandesa" llega hoy al Teatro Mauri

Fanny Cittadini y Hernán Sevilla protagonizan la obra "Una lluvia irlandesa", original del dramaturgo catalán José Pere Peyró

"Una auténtica exquisitez, un momento teatral de rara perfección, minimalista y sutil, con una poesía tan diáfana como elusiva y secreta". Las palabras corresponden al elogioso comentario que el crítico Pedro Labra hizo de "Una lluvia irlandesa", montaje de la compañía Proyecto Pluja proveniente de Córdoba (Argentina), que hoy se presenta en una única función, a las 21 horas, en el Teatro Mauri.

La obra, dirigida por el trasandino Jorge Díaz, está basada en el texto original del dramaturgo catalán José Pere Peyró, y en ella los actores Fanny Cittadini y Hernán Sevilla dan vida a la pareja protagónica que, sentada en la mesa de un bar y durante cuatro encuentros, repasan su vida en común, desde el día que se conocieron hasta su separación.

Ella se arma un mundo de fantasía, mira por la ventana y al ver caer la lluvia se imagina que así debe llover en Dublín; él trata de llenar los vacíos con palabras, pero éstas no alcanzan a solucionar todo. Ellos son las dos partes de la balanza en esta historia que a través de una puesta en escena mínima en recursos, va planteando grandes interrogantes sobre el amor y la relación de pareja.

Díaz cuenta que nunca se termina de sorprender por el éxito alcanzado por esta pieza. "Es un gran enigma, porque a veces las propuestas que tienen un carácter minimalista suelen ser un poco herméticas, pero esta obra gusta mucho, la gente se queda al final de la función y se acerca a conversar con nosotros. Sólo quien la vea puede encontrar las respuestas".

Sin embargo, el director se atreve a aventurar una explicación y cree que se produce una complicidad con el público, "porque en este trabajo se enfrenta el tema del amor no como generalmente lo hace el cine, con historias súper románticas donde pasan grandes acontecimientos, sino como realmente le ocurre a la gente. Los personajes de esta obra son bastantes comunes y a través de ellos se develan todas las cosas que se ponen en juego en el amor. Es una permanente búsqueda que nunca termina, donde el otro quiere que yo sea como él quiere, con desesperados intentos de comunicación y conflictos de poder. Pero, no por eso deja de ser amor".

La frase del psiquiatra Jean Lacan que dice "el amor es querer dar lo que no se tiene a quien no es" inspiró al autor y también define el sentido del montaje, pero Díaz aclara que "no se trata de una obra psicoanalítica. Las palabras de Lacan son terribles y si su aseveración no fuera tan cierta, todo sería perfecto, pero en definitva sabemos que en el amor lo único perfecto es el momento en que uno se enamora, el resto es completar lo que siempre falta. Cuando la realidad nos duele nuestra imaginación lo cubre con otros mundos, de ahí el nombre de 'Una lluvia irlandesa'".

Del título original de esta obra también arranca el nombre Proyecto Pluja (lluvia), que Jorge Díaz aclara no es una compañía estable, sino un encuentro de artistas, con varias producciones a su haber. Los actores también pertenecen a otros grupos y lo que los unifica es que trabajan sobre los problemas que presentan las nuevas dramaturgias y asumen las puestas en escena como espacios de una investigación interdisciplinaria. La visita a Chile es la primera salida fuera de Argentina de Proyecto Pluja y, a juzgar por las críticas y la recepción del público, el director espera que no sea la última.

 

El lenguaje del Bronx

Poesía, canto, hip hop y crítica social se mezclan en el montaje "Slanguaje", a cargo de la compañía The Universes, originaria del barrio del Bronx en Nueva York, que por primera vez se presenta en nuestro país hoy a las 21 horas en los terrenos de la ex cárcel de Valparaíso.

El grupo, formado por cinco jóvenes afroamericanos y puertorriqueños -Gamal Abdel Chasten, Lemon y Mildred Ruiz, Flaco Navaja y Steven Sapp- que se reunieron en 1999, ofrecerá un espectáculo que busca dar cuenta de la riquísima y compleja hibridez cultural de Nueva York, tanto en las costumbres, como en la variedad de lenguajes que allí se hablan.

Mildred Ruiz explica que el nombre del montaje "tiene que ver con los idiomas que confluyen en la Gran Manzana y con los cuales convivimos diariamente, así que de alguna manera queremos torcer el lenguaje y jugar con él. Somos poetas, así que la palabra tiene que venir primero, luego están la música y el baile. A través de la poesía hacemos una crítica al sistema norteamericano, que también se puede extrapolar a otros países. En cada uno de nuestros montajes hay mensajes políticos y sociales. Por ejemplo, hablamos de que en Estados Unidos el inglés se impone como única lengua".

La música en este caso no es ejecutada a través de instrumentos tradicionales, sino que con cajones o el mismo piso del escenario. Además, uno de los integrantes de la compañía es experto en artes marciales, disciplina que también se incorpora al montaje, el cual tiene una duración de 1 hora y 20 minutos. Este espectáculo, compuesto por varias piezas cortas, también contiene extractos de "The Ride", primer trabajo de la compañía, más centrado en la música y la danza.