Año 175 - Nro. 59661 - Sábado 23 de febrero de 2002
   
 

Italia y Portugal podrán leer a Roberto Ampuero

 
 

La edición en la península de la colección completa de Cayetano Brulé y la publicación de "Cita en azul profundo" por una editorial de Lisboa, son las novedades del escritor porteño

 
 

Relatos que nos transportan, que nos ubican y trasladan indistintamente desde los encumbrados y multicolores cerros de Valparaíso a las gélidas calles de Estocolmo, o hasta a tibias tardes habaneras con aroma a mojito, tabaco y café.

Así es la narrativa de Roberto Ampuero, escritor que no obstante su cosmopolita vida, la que lo ha llevado a lugares tan distintos como La Habana, Olmué y Estocolmo, se reconoce definitivamente como "porteño y wanderino". Un porteño que destaca a su ciudad en casi toda su literatura. Su personaje más conocido, a partir del cual ha desarrollado una serie de novelas, es el detective privado cubano-norteamericano-chileno Cayetano Brulé, quien vive en el paseo Gervasoni del cerro Concepción y tiene su oficina en el Edificio Turri del plan del puerto.

El prolífico escritor chileno se encuentra haciendo un postgrado en literatura y cultura en la Universidad de Iowa, e impartirá clases de cultura y lengua en el programa de verano del prestigioso Middlebury College, del estado de Vermont, en el noreste de Estados Unidos.

- ¿Qué puedes contar con respecto a la publicación de tus novelas por editoriales de países extranjeros?

"En diciembre pasado firmé un contrato con la prestigiosa editorial italiana Garzanti, para la publicación de la colección completa de Cayetano Brulé. Esto implica, entre otras cosas, viajar este año a promover libros a Lisboa, Roma y Milán. Además, la semana recién pasada firmé con la Editorial Temas y Debates, de Lisboa, para la publicación en portugués de "Cita en azul profundo", la última novela de Cayetano Brulé. Esta novela lleva tres ediciones en tres meses y tras 17 semanas sigue ocupando el primer lugar en el ranking de libros. También firmé con la editorial Mondadori la traducción al italiano de "La guerra de los duraznos", la novela sobre unos niños que transcurre en los cerros de Valparaíso en la época de Pinochet. Tanto en Italia como en Portugal mis novelas comenzarán a ser distribuidas en diciembre. Algunas ya han aparecido en Alemania y España y hay negociaciones avanzadas con editoriales de otros paóses, entre ellos Gran Bretaña y Estados Unidos, por lo que mi agente piensa que tendrá novedades en los próximos meses".

- ¿Qué significa para ti esta internacionalización?

"La internacionalización de mi obra es un gran reconocimiento. Creo que el reconocimiento es clave. No son los críticos, por lo general demasiado exquisitos y aislados, quienes te abren el camino, sino el comentario boca a boca, la aprobación masiva, el voto de los lectores. Siempre he dicho que prefiero tener diez ediciones de un libro a un libro con diez premios; ahora, si se dan ambas cosas, maravilloso. Estoy conciente de que ha sido el éxito de mis libros en Chile lo que ha despertado el ojo de las editoriales de otros países".

Para Ampuero, "nada cambia al momento de escribir, pero sí es cierto que tienes una sensación diferente al ver tus libros en varios idiomas y saber que los pueden estar leyendo al mismo tiempo en Valparaíso, Roma, Madrid, Lisboa y Berlín. Te confieso que todo esto yo lo disfruto, no le doy prioridad, pero lo disfruto, porque así como te llega la suerte, también se te puede ir. Esto es sudor, inspiración, magia y también mucho de suerte".

- Tu personaje más célebre, Cayetano Brulé, no obstante ser cosmopolita, es residente de Valparaíso. ¿Qué importancia tiene esta ciudad en tu literatura y tu vida?

"Valparaíso es absolutamente clave en mis creaciones. 'La guerra de los duraznos' ocurre allí, varios cuentos de 'El hombre golondrina' se ambientan en sus cerros, 'Nuestros años verde olivo' arranca de Valparaiso, y lo mismo ocurre con todos mis libros de Cayetano Brulé. La belleza y la decadencia, las calles tortuosas y el viento, los desniveles y los rincones, las casas y las escaleras, la gente y los volantines, los ruidos y las nubes de mi ciudad natal me marcaron de por vida y por eso siempre estarán en mis libros. Hay pocas ciudades más literarias y con más carácter que Valparaíso. He vivido en muchos lugares, pero para mí las ciudades perfectas deben tener colinas, mar y una arquitectura loca. Cayetano Brulé seguirá viviendo en el Cerro Concepción y trabajando en el Edificio Turri; aunque viaje por el mundo, siempre regresará a Valparaíso".

- ¿Puedes comentar algo sobre tus próximos proyectos literarios?

"Escribo varias cosas a la vez, porque avanzo según el estado de ánimo en que esté. Por un lado tengo una novela de tema erótico, ubicada en Estocolmo, que es bastante interesante, por otro la continuación de 'Nuestros años verde olivo', y al mismo tiempo tengo abierta una nueva novela de Cayetano Brulé. Pero lo cierto es que en un momento uno escoge inconcientemente una de las obras y con ella se casa y sigue hasta el final. Así, la depresión post-publicación se hace más llevadera. No es fácil quedarse súbitamente sin los personajes y la trama de una obra a la que te dedicaste a diario durante meses y tal vez años".

- ¿Hay alguna posibilidad de que se realice una película basada en alguna de tus historias y personajes?

"No quiero hablar nada de posibles proyectos cinematográficos hasta que no tenga algo firmado. Se me ha acercado gente para hablar de hacer una película basada en mi novela más reciente, especialmente cuando está en el primer lugar del ranking. Los supuestos interesados hacen anuncios, figuran mucho en la prensa y después desaparecen y le dejan a uno la tarea de explicar qué pasó. A veces sospecho que andaban más bien en busca de publicidad gratuita a costa de mis libros".