Año 175 - Nro. 60068 - Domingo 9 de junio de 2002

Para optimizar gestión

Empresa Costa se fusiona con Ambrosoli en Reñaca

Ejecutivos esperan dar mejor uso a la moderna planta ubicada en este balneario

TRASLADO DE COSTA.- José Juan Llugany, gerente general de Carozzi S.A., explicó que la principal tarea del holding este año es la fusión de las instalaciones de la empresa Costa con Ambrosoli en la moderna planta de Reñaca.

Tras la compra de Ambrosoli a fines del 2000, empresas Carozzi S.A. afirmó que el traslado de Costa hasta los terrenos de la planta Ambrosoli en Reñaca está decidida y forma parte de las estrategias de optimización del holding.

José Juan Llugany, gerente general de Carozzi S.A., explicó que dentro del plan de acción de la empresa, el traslado de Costa estaba estipulado para el primer semestre de 2002, lo que por motivos de producción no ha podido ser materializado.

"Por un problema de éxito hemos debido atrasarlo, ya que no somos capaces de dejar de producir en Costa por un período de más o menos dos meses, porque no podemos abastecer las demandas que tenemos. Por este motivo, decidimos correrlo hasta fin de año, cuando la demanda es un poco menor y cuando nos llegan todas las líneas (máquinas nuevas)", precisó.

En este contexto, Llugany precisó a El Mercurio de Valparaíso que lo principal para este año es el traslado de Costa a Ambrosoli en la planta de Reñaca. "Esta es la tarea más grande que nos va quedando", dijo.

DESPIDOS

Frente al tema de posibles despidos, el gerente general de Carozzi sostuvo que en términos generales no deberían darse porque dentro del traslado se estipula también un aumento de producción.

"¿Habrán despidos? Yo diría que no, por dos motivos, primero porque lo que es la mano de obra directa que es el grueso, no cambia, al contrario nosotros estamos aumentando la producción así que estamos trayendo más líneas de las que ya teníamos, y esto porque con lo que hoy poseemos no damos abasto para nuestra demanda, o sea, estamos cortos de producción, y esto está muy ligado al grueso de los empleados que está en esta área. Por otro lado, está el cambio en el sistema de turnos que establecimos, donde se redujeron las horas y se establecieron horarios menos estresantes, lo que significa traer más gente. Con estos antecedentes puedo decir que no va haber reducción de personal", explicó Llugany.

En definitiva, con el traslado de Costa hasta la planta de Ambrosoli en Reñaca, toda la línea de dulces va a estar concentrada en la Quinta Región, lo que significa una producción de entre 35 mil y 40 mil toneladas, quedando en Santiago sólo lo que es galletería y bañados (bizcochos con chocolate).

ALCALDE PINTO

Poco sorprendido se mostró el alcalde Hernán Pinto por el traslado de la empresa Costa a Reñaca, situación que está plenamente confirmada. Ello, debido a que -según advirtió- manejaba antecedentes anteriores que indicaban que el hecho era inminente.

Incluso, aseguró que en su momento sostuvo algunas reuniones con ejecutivos de la empresa, para conocer algunos aspectos del tema.

Consultado respecto a las pérdidas que significaba este cambio para la ciudad, afirmó que no eran significativas.

"Según me comentaron en su oportunidad los propios trabajadores, a ellos les significa hacer un viaje más largo, solamente, y para el municipio la pérdida de lo que cancelaban por concepto de patente, pero aún así, es algo menor, porque su casa matriz no estaba aquí en Valparaíso", afirmó el jefe comunal. Esta empresa se encuentra actualmente ubicada en el sector de Santa Elena, en Valparaíso.

COSTA.CL

La historia de Costa en Valparaíso se remonta a 1907, época en que todo el trabajo se realizaba en forma manual en un pequeño taller en la calle Pocuro, del puerto, y donde la fábrica se centraba sólo en la producción de caramelos, tal como se informa en la página web de esta firma, www.costa.cl.

En esta página se acota que con 16 años de edad, Federico Costa Pastene trabajaba en la empresa y mostraba un especial interés por su crecimiento, por eso en 1912 se convertía en uno de sus socios.

Tres años más tarde se incendia la fábrica y Federico Costa inicia, en forma independiente, la reconstrucción de la empresa. A partir de ese momento comienza un período de auge para los chocolates Costa.

Gracias a las buenas utilidades logradas entre 1916 y 1925, Costa adquiere un amplio terreno con un gran edificio en avenida Santa Elena, donde incorpora la producción masiva de chocolates. Desde ese entonces hasta 1945, funciona como la sociedad "F. Costa & Cía. Ltda.", la que luego se transformará en sociedad anónima y comercial.

En 1982 la compañía fue adquirida por Empresas Carozzi S.A., dando inicio a un fuerte proceso de expansión e innovación.

En 1985, en Santiago, se construye una moderna fábrica de galletas, con lo cual se ingresa a una nueva área de negocios. Además, se activa un fuerte proceso de modernización de la fábrica de chocolates de Valparaíso.

Por casi un siglo, Costa ha sido una de las marcas de chocolates y galletas más reconocidas por los chilenos, transmitiendo a través de cada uno de sus productos calidad, seriedad, confianza y experiencia en la fabricación de alimentos.

Actualmente Costa es el nombre de algunos productos, pero en otros casos es la firma aval para marcas que han cobrado vida propia, como: CostaKids, Vizzio, Mecano, Chocman, Doblón, Tuyo, Nick, Frac y Din Don, entre otras.

Costa ha traspasado nuestras fronteras, exportando a más de 24 países y además cuenta con plantas procesadoras en Argentina y Perú.

 

Los emigrantes

Ya son varias las empresas de la Quinta Región que han trasladado sus dependencias a otros puntos de la zona como una forma de ampliar su capacidad productiva o materializar un plan de modernización de sus procesos, lo que implica contar con espacios más grandes y adecuados a los nuevos requerimientos comerciales.

Además de Costa, otras firmas que han tomado esa decisión son Lipigas y GasValpo, por ejemplo. En los últimos tres años, Lipigas ha invertido a nivel nacional un total de 17 millones de dólares, además de cuatro mil millones de pesos anuales (de los cuales el 50% correspondería a la Quinta Región el año pasado), dentro de su plan de expansión y modernización. Este finalizó hace meses con el traslado de sus oficinas, ubicadas por alrededor de 20 años en la avenida Libertad de Viña del Mar a su nueva casa matriz en la planta de Concón.

Un alto ejecutivo de la compañía explicó en su oportunidad que el cambio de domicilio se debió básicamente a dos razones: a concentrar el personal de la empresa en un mismo punto, lo que permite un mejor desarrollo y contar en un solo lugar con la capacidad de ideas necesaria para el mercado. Precisó que el edificio viñamarino con que tradicionalmente se asociaba a la firma era arrendado por Lipigas y que probablemente tendría otros fines institucionales o empresariales.

GasValpo, por su parte, luego de mantener sus dependencias por cerca de 100 años en el sector Barón de Valparaíso, anunció a principios de este año que trasladará sus instalaciones a Viña del Mar. A raíz de su explosivo crecimiento y abocada a un gran proceso de modernización que implica la construcción de un edificio corporativo en el camino internacional, la Compañía de Gas de Valparaíso determinó trasladarse a un sitio más estratégico donde levantar un inmueble de nueve mil metros cuadrados, lo cual posibilitará la integración de sus actuales instalaciones al proyecto de desarrollo que la ciudad puerto ha diseñado para Barón.

En ese entonces, fuentes de la empresa aseguraron que la compañía invertirá una cifra del orden de los 800 millones de pesos y que generará 50 puestos de trabajo directos. El edificio estará listo en estos meses y albergará la totalidad de las oficinas de la administración de la firma, incluyendo el área de operaciones, además del total de su personal (en que se cuenta a alrededor de 130 personas). Un paso importante lo dio recientemente con la apertura de una nueva oficina para atender sus clientes en Valparaíso, recinto que está ubicado en Condell.