Año 175 - Nro. 60091 - Martes 2 de julio de 2002

ULTIMOS PREPARATIVOS DE OBRAS POR IV ETAPA

Cesó sus funciones la Estación Miramar

Histórica construcción, de 116 años de antigüedad, renacerá el 2005 a nivel subterráneo como parte del nuevo metro regional

Personal de Neut Latour y dirección de Parques y Jardines del municipio de Viña agiliza retiro de arbustos y plantas del terraplén

TREN PASO DE LARGO.- Después de 116 años dejó de funcionar la estación Miramar de Viña del Mar, donde muchos pasajeros esperaron ayer en vano la detención de un convoy de Merval.

Con el cese de las funciones de la Estación Miramar, quedan en el recuerdo más de cien años de operatividad de esta parada, ya que desde ayer no podrá ser utilizada más por los pasajeros del Metro Regional de Valparaíso, Merval. El término del funcionamiento de ésta obedece a los trabajos que se iniciarán próximamente para la construcción de la esperada IV Etapa.

No obstante, el cese de sus funciones implicó algunos inconvenientes para los usuarios frecuentes y esporádicos del servicio de trenes, ya que la estación carece de un letrero que informe acerca del término en la prestación de servicios para los pasajeros del metrotren.

Ayer en la mañana, los confundidos viajeros observaron como el tren que debían tomar en dirección al Puerto o Limache pasaba de largo frente a sus narices sin detenerse como lo hacía todos los días.

Asimismo, algunos transeúntes siguen atravesando la línea férrea por ese sector, confiando que el tren detendrá su marcha.

Aunque las máquinas comenzaron a circular a una velocidad de 30 kilómetros por hora, entre El Salto y Recreo, la falta de precaución de los peatones y la inexistencia de la debida información, implican un serio peligro.

 

PASAJEROS

 

José Bermedo fue uno de los pasajeros que esperó el tren en la estación fuera de servicio. "Es una pena que deje de funcionar la estación porque a los más viejos nos sirve y el tren cobra 200 pesos a la tercera edad, mientras que la micro cuesta 300 pesos", aseguró.

Más categórico en su rechazo fue Víctor Díaz. "Me parece pésimo porque siempre tomo el tren acá y ni avisan que no va a funcionar más esta estación. Siempre saco la tarjeta para el tren y (...) esto es un fraude", manifestó.

Una opinión contraria tuvo Wilson Bórquez, quien consideró que si el cierre de la estación permitirá abrir paso al progreso, la medida bien vale la pena. "Además, esto va a traer buenas perspectivas a futuro", mencionó.

La estación volverá a operar en el año 2005, cuando sea una de las cuatro estaciones subterráneas que tendrá Merval en su tramo de Viña del Mar.

Asimismo, ayer dejó de operar la estación Colegio Alemán que prestaba servicio a los estudiantes y profesores de ese establecimiento educacional, ubicado en El Salto.

Durante la fase de construcción de la IV Etapa, el tren disminuirá su frecuencia a 15 minutos en horario alto en un sentido y a 30 minutos en horario de baja, en ambos sentidos.

 

RETIRAN ARBUSTOS

 

En tanto, personal de Parques y Jardines de la Municipalidad de Viña del Mar, junto a empleados de Neut Latour, se encuentran retirando arbustos como aloe vera, agaves y ligustrinas -entre la estación de Viña y Miramar-, las que están siendo transplantadas al parque de Nueva Aurora, la población Lord Cochrane, de Recreo, y al parque Caupolicán de Gómez Carreño. También se está tratando de retirar parte del pasto en buen estado, el que está siendo llevado en camiones municipales al parque Caupolicán.

De acuerdo a la información entregada por la gerencia de la IV Etapa, el tren seguirá operando por la vía sur (Alvares) al mismo nivel que posee actualmente en toda su extensión por el centro de Viña del Mar, mientras la empresa Neut Latour comenzará el despeje de la vía norte (Viana).

El contrato adjudicado a la firma para el desvío ferroviario provisorio contempla cortar el terraplén, despejar el área y habilitar sólo una pista para la circulación del metrotrén.

Durante los dos primeros meses de contrato, la empresa instaló las faenas, dispuso de algunos cierres perimetrales, retiró las paletas publicitarias y despejó los terrenos de la estación de Viña donde se habilitarán oficinas y bodegas menores para los materiales.

En tanto, los trabajos continuarán con el despeje de la vía y la modificación y adecuación de algunos servicios para la operatividad del tren en ambos sentidos por la vía sur, por donde deberá comenzar a circular dentro de los próximos días, para dar paso a la demolición de la mitad del terraplén.

 

 

La opinión municipal

 

Para el alcalde Jorge Kaplan, toda obra de adelanto conlleva necesariamente un sacrificio. Y para el caso de la IV Etapa de la avenida España, que representa el mayor proyecto de infraestructura del que se tenga memoria, con mayor razón debiera generar comprensión de parte de la ciudadanía.

En tanto, el director de la Secretaría Comunal de Planificación, Vladimir Morales, sostuvo que la ciudad por estos días está pasando por una intervención urbana mayor, y quizás, "la más trascendental en toda su historia".

Dijo que si bien estos trabajos que se realizan en la línea férrea entre Caleta Abarca y Chorrillos, que en lo inmediato ha significado clausurar la estación Miramar, "traerán algunas molestias, pero las tenemos que absorber con la mejor voluntad". Esto último dado que "la ciudad de Viña del Mar está sufriendo la mayor intervención urbana de su historia".

La construcción de la IV Etapa, acotó el profesional de la Secplac, se está haciendo planificadamente, de manera de intentar reducir lo más posible los trastornos a la ciudad. "El sistema está pensado para que la ciudadanía sufra lo menos posible en todo el proceso de construcción que va a ser bastante largo". (Obras terminan el 2005).

Para esto, acotó, el municipio está en coordinación permanente con Merval para tener las mejores opciones de los desvíos en el tránsito, que habrá que realizar en algún momento para facilitar los trabajos en el tendido ferroviario.

En ese sentido, y consultado respecto de lo que ocurrirá con la calle Valparaíso, manifestó que "estamos haciendo los esfuerzos para que la calle Valparaíso se mantenga como tal, y si fuera una cosa de suma urgencia por un período transitorio, pudiéramos ver esa acción".

-¿Y quién tomaría esta decisión?

-"Se haría en conjunto con Merval y también con la Sectra".

 

Más de un siglo de historia

El médico de origen ruso, Teodoro von Schroeders, transformó el sector de Miramar, dinamitó la puntilla del cerro, habilitó un camino hacia los baños termales que instaló en el lugar y lo denominó Miramar.

Hombre tenaz, logró que los trenes se detuvieran en ese sector, con lo cual nació en 1886 la estación Miramar.

La estación nunca logró un gran desarrollo, pese a que el movimiento de pasajeros que registraba era bastante fluido, ya que servía a los barrios aledaños.

Antiguamente estaba rodeada por un establecimiento comercial denominado "El gato calzado", donde posteriormente funcionó el almacén "La Llapa" de Teresa Bordone. El terreno de 2.400 metros cuadrados fue aportado por los nietos de Teresa Bordone de Rolleri a una constructora en 1978 para levantar el edificio Agua Santa. Con ello comenzó a transformarse la fisonomía del entorno de este sector.