Año 175 - Nro. 60118 - Lunes 29 de julio de 2002
   
 

Recuerda hazaña en Canal de la Mancha

 
 

Hace 20 años el porteño Víctor "Tiburón" Contreras fue el primer americano en cruzarlo a nado

 
 

Hay pocos deportistas que han logrado una identificación tan grande con Valparaíso y su gente. Y por ello es que el próximo 31 de julio no será simplemente uno más para toda una generación de porteños que conoció a un hombre que sin nada más que su sacrificio y el cariño por la tierra que lo vio nacer, hizo historia en la natación chilena, sudamericana y mundial.

El próximo miércoles se cumplen nada menos que 20 años desde que Víctor 'Tiburón' Contreras se convirtiera en el primer chileno en cruzar a nado los 42 kilómetros del Canal de La Mancha, con un tiempo de 12 horas y 2 minutos.

Eran tiempos complicados. Años en que las informaciones no llegaban con la rapidez del nuevo siglo, aunque en Valparaíso no eran pocos los porteños que sí sabían sobre un hombre formado en la piscina del Deportivo Playa Ancha, que con la bandera nacional en la popa de su bote guía intentaba volver a llenar de orgullo el corazón de los chilenos en aguas inglesas.

"Era una mañana fría, el mar estaba recién normalizándose después de una tormenta de tres días", recuerda hoy Víctor Contreras, acompañado de su esposa y de su hijastro Italo Stowhas, quien hace dos décadas atrás y con sólo 15 años sirvió de 'sparring' a su padre durante poco más de una hora, momentos antes de llegar a costas francesas.

"Estábamos en la playa de Shakespeare en Inglaterra. Junto a mí estaban otros nadadores que tenían la misma fecha para intentar cruzar el canal. Habían dos mellizas inglesas, un norteamericano y un chino, todos los cuales quedaron lamentablemente en el camino. También estaban allí una japonesa que lo intentaba por tercera vez y un egipcio", volvió a recordar Contreras, quien explicó que la travesía comenzó cerca de las 9 horas y que en cada minuto estuvo acompañado desde cerca por la goleta "La Reina del Canal", en donde lo acompañaban Julio Suárez (entrenador), Italo Stowhas (sparring), un capitán de la Armada en representación de la embajada chilena y el juez de la prueba y miembro de la "Channel Swimming Association" (encargado de llevar la bitácora de la travesía).

A PUNTO DE ABANDONAR

"Muchas cosas pasaban por mi mente. El recuerdo de mi familia, de mi país y de todos quienes me apoyaron. Recuerdo que a las 3 horas de travesía me hicieron llegar gracias a una palo muy largo y una red, una pipeta plástica con jugo de naranja y glucosa", agrega en su relato Contreras, quien también reconoce que la parte más dura fue a las nueve horas de estar nadando en las heladas aguas del Canal de La Mancha: "En ese momento sentí la necesidad de abandonar la competencia, pero el entrenador mandó al agua a mi sparring para que me acompañara. Cuando lo vi a mi lado recuperé las fuerzas. Sentí que el mar se levantaba, me asusté, pero vi pasar un 'Overcraft' (bote anfibio). Una de esas olas me elevó, lo que me permitió divisar las costa de Francia. En ese instante sentí mucha alegría y supe que llegaría. Eran los últimos 10 kilómetros".

Víctor Conteras llegó a la costa francesa a las 21.02 horas, para convertirse en el primer chileno en completar el cruce a nado del legendario Canal de La Mancha. Hasta hoy, el porteño sigue siendo el único deportista nacional en cumplir con la travesía, aunque Conteras no esconde su gran sueño: "Ojalá algún día mi hijo Víctor Contreras Jr. sea el segundo".

PARA ESTAR ORGULLOSOS

La trayectoria de Víctor Conteras fue bastante corta. Su primera gran travesía la realizó con más de 30 años porque "en ese tiempo uno aprendía sólo. No había nadie que te dijera tú tienes condiciones para comenzar un trabajo profesional".

Sin embargo, en una década, el deportista porteño dejó en claro que se trata de un verdadero "Tiburón": con ya 33 años, en 1979 cruzó el Estrecho de Magallanes; en 1980 el Canal Beagle; en 1981 el Cabo de Hornos; en agosto de 1981 unió las costas de España y África en el Estrecho de Gilbraltar con un récord vigente de 3 horas y 27 minutos, en medio de aguas infestadas de tiburones; en 1982 fue el primer hombre en cruzar Canal Chacao, para meses después realizar la travesía en el Canal de La Mancha; en 1987 volvió a ser el primer, y hasta el momento único hombre, en realizar una travesía a nado de 34 minutos en la Antártida.

 

Juan Carlos Moreno Ahumada