Año 176 - Nro. 60171 - Viernes 20 de septiembre de 2002

René Orlando Meléndez

Un ídolo en el olvido

Pese a que el goleador histórico de Everton se encuentra aquejado de una grave enfermedad, aún no recibe el apoyo de la comunidad viñamarina.

MELENDEZ CON LA ORO Y CIELO.- El otrora goleador de Everton, hoy necesita con urgencia la solidaridad de los viñamarinos.

GINO HENRIQUEZ

 

Corrían los descuentos y Everton enfrentaba en un repleto estadio Nacional a Unión Española con la gran posibilidad de convertirse en el primer equipo campeón de provincia, por el torneo de 1950. La cosa se veía difícil, pero en el tiempo suplementario todo fue resuelto por un gol del máximo artillero en la historia de la institución viñamarina: René Orlando Meléndez Brito.

Gracias a esa anotación del "pampino", el conjunto oro y cielo pudo levantar en aquella mítica tarde del 14 de enero de 1951 su primera Copa, provocando todo un carnaval en la Ciudad Jardín. Pero Meléndez no se quedó sólo con eso. Con sus 30 anotaciones en la temporada del '52 se convirtió en el primer goleador de un club de regiones, lo que fue vital para que los azulamarillos conquistaran su segunda estrella en el fútbol profesional.

Necesario resulta recordar en estos días todo esto, principalmente porque muchos evertonianos parecen haberse olvidado de su propia historia. Y aunque resulte duro reconocerlo, los hechos son drámaticos y saltan a la vista.

El mítico jugador, nacido en la oficina salitrera de Pedro de Valdivia, padece desde hace un tiempo una grave enfermedad neurológica y según su propia esposa es bien escasa la ayuda que han recibido. El aporte de un millón de pesos de los concejales Juan Arriagada y Carlos Gómez, más un dinero donado por un grupo de directores del club de calle Viana no fue suficiente para evitar que Meléndez se viera en la obligación de vender el taxi con el que trabajó por largos años en las afueras del Casino de Viña.

De hecho, sólo para pagar el tratamiento de 11 días de radiación, la esposa del goleador, María Prajoux, tuvo que desembolsar más de 600 mil pesos. Sin embargo, los gastos que diariamente debe asumir para mantener estable al ex jugador de 73 años (a veces hasta con dos inyecciones diarias) apenas pueden ser solventados con la exigua jubilación que recibe la pareja.

Para colmo, la cuenta corriente que se abrió en el Banco Estado (Nº 23500127571) no ha recibido aportes y el dinero que se consiguió a comienzos de año a través de un partido amistoso en Sausalito entre la RPC y los microbuseros de Sol del Pacífico, no alcanzó a reunir más de 400 mil pesos, que se fueron como agua entre los dedos.

"Existen muchos gastos diarios que no podemos solventar, la verdad es que en un principio hubo bastante interés por ayudarnos, pero al final no se ha hecho nada, así es la ingratitud", comenta con evidente desilución la esposa del ex crack.

Y es que ella entiende que no se trata de pedir limosna. Meléndez es hasta hoy el gran ídolo de Everton y obviamente por un tema de respeto no debería estar pasando por estos problemas.

PARTIDO A BENEFICIO

Uno de los antiguos dirigentes de Everton que ha estado permanentemente al tanto del estado de salud de Meléndez, es Oscar Padró Arenillas. El ex tesorero se ha preocupado de reunir una serie de aportes de particulares y propone una serie de acciones concretas para que el club colabore con su máximo ídolo.

"He tocado puertas en todas partes y lamento mucho que suceda esto, porque René Meléndez es el más grande de los jugadores que han pasado por Everton. Creo que la institución podría disputar un amistoso con Universidad de Chile -donde él también jugó-. Además, para los partidos en que el equipo haga de local en el actual torneo se podrían vender bonos de cooperación a los hinchas", comentó Padró, antes de agregar que los 60 mil pesos que recibe el ex delantero como jubilación no alcanzan para mucho.

Finalmente, sobre el actual estado de salud de su marido, María Prajoux comenta que está estable dentro de su gravedad y que atraviesa por altibajos: "En general se mantiene bien, pero algunos días se descompensa y tenemos que llevarlo a control, sin embargo, siempre tiene buen ánimo".

René Meléndez llenó de gloria en el pasado a la camiseta oro y cielo. Hoy sólo espera que le devuelvan la mano.

 

Sus camisetas

En 1947 René Meléndez Brito pisó por primera vez la sede evertoniana, proveniente del fútbol amateur iquiqueño. Junto con ser campeón de Chile al poco tiempo (50' y 52'), el jugador se convirtió de inmediato en la máxima figura del cuadro oro y cielo. En 1957 fue tentado por Universidad de Chile, cuadro con el que disputó dos temporadas obteniendo en ambas ocasiones el vicecampeonato. Los años 59' y 60' Meléndez jugó en O'Higgins junto a figuras de la talla de Jaime Ramírez y Jorge Robledo, sin embargo, sólo consiguieron un tercer lugar en la primera temporada.

A los 32 años fichó en Unión La Calera, club en que alcanzó a jugar entre 1961 y 1962. Finalmente, en el 63' militó en Colchagua y terminó su carrera al año siguiente en Luis Cruz Martínez de Curicó, estos dos últimos clubes pertenecientes a la Segunda División.

Su paso por la selección chilena también fue exitoso y duró toda una década, desde 1950 a 1960.