Año 176 - Nro. 60240 - Jueves 28 de noviembre de 2002

Después de nueve años de tramitación

"Caso desmalezado" tiene sentencia

Jueza Berta Froimovich condenó por estafa al contratista Francisco Zárate y al ex secretario general de la RPC, Claudio Soto.

Condenados deberán pagar en forma solidaria, 169 millones de pesos en indemnización a la Refinería de Petroleo.

Erica Bravo

 

 

Tras casi diez años de tramitación del caso denominado el "desmalezado de la RPC", la magistrado del Segundo Juzgado del Crimen de Viña del Mar, Berta Froimovich, dictó el fallo de primera instancia, sentenciando al contratista Francisco Zárate y al ex secretario general de la Refinería de Petroleo Concón, Claudio Soto Baría, a 61 y 41 días de presidio, respectivamente, y al pago solidario de 169 millones 674 mil 932 pesos.

Este proceso se inició a comienzos del año 1993, luego que se interpusiera una querella -presentada por el ex diputado de Renovación Nacional, Raúl Urrutia-, contra quienes resulten responsables de presunto fraude en la RPC, la que se acumuló con otra presentación interpuesta por el Consejo de Defensa del Estado.

La acción se inició por irregularidades detectadas en esa empresa entre 1991 y 1992, entre ellas el pago de 381 millones de pesos al ex contratista Zárate por el desmalezado del recinto exterior de la industria, y que fueron corroboradas en aquella época por la Contraloría Regional y una auditoría externa solicitada por el Gobierno de Patricio Aylwin.

En 1995 la magistrado Beatriz Pedrals, ex titular del Quinto Juzgado del Crimen -hoy Segundo Juzgado del Crimen- ordenó una serie de diligencias, entre ellas, la incautación de antecedentes bancarios de Marcos Vásquez y Francisco Zárate, ante lo cual ambos presentaron un recurso de protección ante la Corte de Apelaciones de Valparaíso, esgrimiendo que eso vulneraba el secreto bancario.

En 1996 la jueza Pedrals sometió a proceso al ex gerente Marcos Vásquez -sobreseído tras su muerte-, al secretario general Claudio Soto, a los empresarios Francisco Zárate, Carlos Chamorro, Oscar Mohor y Marcos Díaz.

El 15 de julio de ese mismo año, la Refinería de Petróleos Concón se hizo parte, como actor civil en el caso, con el objeto de solicitar la indemnización correspondiente.

Cabe precisar, que Claudio Soto estaba encargado de tramitar todos los contratos de la Refinería para que posteriormente el directorio los aprobara, mientras que Zárate fue quien realizó el trabajo del desmalezado de los terrenos externos de la RPC.

 

SENTENCIA

 

Basándose en el artículo nº 473 del Código Penal, la magistrado Beatriz Pedrals dictó la siguiente sentencia:

"En cuanto a la acción penal se absuelve a los acusados Claudio Soto Barría de los delitos signados 2 y 3 de fojas 1976. Se absuelve a los acusados Oscar Mohor y Oscar Chamorro de la acusación en el delito Nº 2 de la acusación de fojas 1976 y siguiente. Se absuelve a Marcos Díaz de la acusación signada en el Nº 3 de fojas 1976 y siguiente".

"Se condena a Francisco Zárate Valenzuela a la pena de 61 días de presidio menor en su grado mínimo y multa de 20 UTM. Al pago de las costas de la causa y accesorias de suspensión de cargos y oficios públicos durante el tiempo de la condena por su responsabilidad como autor del delito de estafa previsto en el artículo 473 del Código de Penal, perpetrado en esta ciudad entre el 17 de diciembre de 1990 hasta el 31 agosto de 1992".

Reuniendo el sentenciado Zárate los requisitos del artículo 8º de la Ley 18.216 se le beneficiará con la medida de reclusión nocturna, contándose una noche por cada día de privación de libertad a que fue condenado.

"Se condena a Claudio Soto Barría a la pena de 41 días de presidio en su grado máximo y multas de 20 UTM y al pago de las costas de las causas y accesorias de suspensión de cargos y oficios públicos durante el tiempo de la condena, por su responsabilidad como autor del delito de estafa, perpetrado en esta ciudad entre el 17 de diciembre de 1990 y el 31 de agosto de 1992".

Reuniendo el sentenciado los requisitos del artículo 4º de la Ley 18.216, se le concederá la medida alternativa, el cumplimiento efectivo de remisión condicional de la pena.

 

ACCION CIVIL

 

Por otra parte, "se acoge la demanda civil, en cuanto se condena a Claudio Soto Barría y Francisco Zárate y Zárate y Compañía Limitada, quienes deberán pagar solidariamente a la actora la suma de 169 millones 674 mil 932 pesos, más el IPC de la fecha de este fallo".

Según se precisó, Claudio Soto se presentó en forma voluntaria a la justicia y, además, presentó antecedentes de buena conducta, atenuantes que permitieron reducir su condena de presidio.

 

 

 

Jueza Berta Froimovich

 

 

Tras conocido el fallo, la jueza Berta Froimovich comentó que "si no me hubieran dejado como juez con dedicación exclusiva (determinación adoptada por la Corte de Apelaciones), no habría podido fallar la causa y aún seguiría en tramitación".

Sostuvo que es imposible dedicar el tiempo suficiente a un caso de esta magnitud cuando se tiene un tribunal con más de 5 mil causas, que recibe 50 detenidos por turno y que tiene habitualmente más de cien presos.

 

La investigación

Más de cinco años duró la etapa de sumario de esta causa, período en el que el tribunal citó a declarar a varios políticos y autoridades de la zona, pues la tesis del Consejo de Defensa del Estado era que los fondos se habían desviado a campañas políticas.

Entre las personas que declararon en este proceso estuvieron el ex senador Juan Hamilton, el ex diputado Aldo Cornejo y el alcalde de Valparaíso, Hernán Pinto.

Además, se revisaron numerosas partidas de cuentas bancarias, hasta que el Máximo Tribunal prohibió a la magistrado continuar dichas diligencias. Sin embargo, pese a la acuciosa investigación realizada, no se pudo comprobar el denunciado desvío de fondos.

Cabe precisar, además, que junto con la causa del "desmalezado", el Segundo Juzgado del Crimen investigó otros dos supuestos delitos que se habrían cometido en otros dos contratos realizados por la RPC.

Estos habrían estado relacionados con la instalación de una red de combustible interna y con los trabajos que realizó en la Refinería la empresa contratista ETRA, firma compuesta por ex trabajadores de la Refinería de Petróleos de Concón.

Sin embargo, tras la ardua investigación, el tribunal constató que en esos dos casos no hubo delito y sólo se estableció que en el caso del "desmalezado" hubo una contratación engañosa, ya que no hubo claridad en las especificaciones del contrato firmado entre Soto y Zárate.

Por esa razón, la sentencia por el proceso penal se basó en el artículo Nº 473 del Código Penal, el que precisa que "el que defraudare o perjudicare a otro usando de cualquier engaño que no se haya expresado en los artículos anteriores de este párrafo, será castigado con presidio o relegación menores en su grado mínimo y multas de 11 a 20 Unidades Tributarias Mensuales".