Año 176 - Nro. 60244 - Lunes 2 de Diciembre de 2002

A 80 años de su nacimiento

Valparaíso, cuna del básquetbol nacional

Gracias al impulso del checo Benedicto Kocian, la asociación cestera porteña inició sus actividades antes que la propia Federación chilena y con equipos excepcionales llegó a constituirse en una de las prestigiosas de Sudamérica

FOTO HISTORICA.- Aquí está un puñado de enormes figuras del baloncesto porteño y nacional, entre ellos campeones sudamericanos en 1937 y representantes de Chile en las Olimpíadas de Berlín 1936: Rafael Palacios, Simón Lanel, José González, M. Mac Donald, Luis Ibaseta, Luis Carrasco, Eusebio Hernández, Enrique y Emilio Ibaseta.

PATRICIO LEAL

 

Cuando el doctor norteamericano, James Naismith, inventó el juego del baloncesto para que se practicara en un recinto cerrado durante el invierno y entre el fin de la temporada de rugby y el comienzo del béisbol, no se imaginó, a fines del siglo XIX, que su disciplina se convertiría en una de las más populares en su país y el resto del mundo.

Como el básquetbol se expandió con suma rapidez, no extrañó que llegara a Chile en las primeras décadas del siglo XX. En aquella época, Valparaíso no contaba con las canchas adecuadas para su práctica: sólo había terrenos de tierra. Pero el entusiasmo superó los obstáculos y el deporte prendió entre los porteños.

En el campeonato inaugural que se disputó en una cancha que el municipio porteño entregó a la novel asociación el 29 de junio de 1923, ubicada en la mismísima plaza Victoria, el quinteto de Jorge V logró llevarse el título de campeón. Todo un acontecimiento deportivo en aquellos años.

Luego vino el reinado absoluto del Deportivo Español - hoy club Unión Española de Deportes -, cuyos equipos mantuvieron una marca casi imposible de igualar con 25 títulos consecutivos entre 1924 y 1949, de la mano de Jesús Magaña, Emilio y Enrique Ibaseta, Eladio Flaño, Ambrosio Magaña, Mariano Fernández, Eduardo Cordero, Manuel Ledesma, Rafael Palacios, José González, Eusebio Hernández, Luis Carrasco y tantas otras figuras. Solamente en 1932, los demás quintetos porteños pudieron ilusionarse con la corona, pues el conjunto hispano partió ese año a la competencia viñamarina, donde también fue el mejor.

New Crusaders aprovechó la ausencia hispana para dar la vuelta con la copa, el mismo que en 1950 cortó la racha impresionante de los españoles y terminó con la supremacía de 25 títulos.

Don Abelardo Contreras, presidente de la asociación entre 1943 y 1960, cimentó las bases para que sus afiliados adquirieran un recinto deportivo. Es así como surge la cancha del Fortín Prat, todo un monumento en la historia del baloncesto porteño, en la esquina de avenida Pedro Montt con Rawson. Allí y gracias a la gran faena del mandamás Contreras, el básquetbol tuvo un bien raíz que hasta hoy conserva y utiliza como rectángulo oficial para sus competencias.

Sería imposible detallar los días y noches de gloria que se han vivido en ese popular gimnasio. Cuantos grandes equipos y jugadores pisaron esa cancha y salieron sobre los hombros de sus hinchas, empapados en sudor y lágrimas de alegría. Quizás así se resume la historia de los clubes que culminaron algunas de sus campañas con un título.

A los ya mencionados y que también conocieron el éxito, se suman Israelita, Universidad de Chile, Unión Árabe, Sportiva Italiana, Santiago Wanderers, Esperanza y Universidad Católica, varios de ellos hoy desaparecidos del concierto basquetero masculino.

Las selecciones porteñas se alzaron prácticamente imbatibles por décadas. Los títulos nacionales los obtuvieron con figuras que posteriormente se ponían la camiseta de Chile para representarnos en citas sudamericanas y Olímpicas como aconteció, por ejemplo, en los sudamericanos de 1937, cuando la roja logró el único título hasta hoy, y de 1968, en Montevideo, cuando los porteños derrotaron al gigante, Brasil. Allí estuvieron Óscar Fornoni, Francisco Valenzuela, Jorge Santana, Francisco Pando y Jorge Ferrari, un seleccionado de lujo que luego se juntó en Árabe para seguir ganando.

Los triunfos resonantes de Sportiva Italiana en Dimayor de 1980 y 1982 tampoco pasan inadvertidos en esta somera revisión de las páginas doradas de este deporte.

A 80 años del nacimiento del baloncesto en nuestro Puerto, el entusiasmo sigue siendo el mismo y los deseos de revivir anteriores éxitos no están dormidos.

 

El profesor Benedicto Kocian

"El ejercicio físico es la fuente de todas las alegrías. Sin él, el cuerpo se debilita y la vida se marchita como una planta sin agua ni sol", era una de las máximas de Benedicto Kocian, un profesor de educación física de origen checo que se avecindó en nuestro país, más precisamente en Valparaíso, a fines de los años 20 y que resultó pieza fundamental para la fundación de la primera asociación de básquetbol que hubo en Chile, a partir del 9 de noviembre de 1922.

Su labor profesional la desarrolló en la Asociación Cristiana de Jóvenes porteña (YMCA), donde organizó los primeros encuentros de baloncesto. No conforme con el nivel de difusión que tenía hasta ese momento la nueva disciplina, salió a los cerros para enseñarla a jugar.

La respuesta llegó de inmediato y, en 1922, ya había 23 clubes dispuestos a formar una agrupación, cuya primera cancha estaría ubicada en un costado de la plaza Victoria.

 

 

 

Clubes fundadores

 

- Santiago Wanderers

- Everton

- Artillería de Costa

- Valparaíso Atlético

- Nothinghan

- Barcelona

- Deportivo Español

- Atlético Nestares

- New Crusaders

- Silver Star

- Gimnástico Cordillera

- Nelson Star

- Sportiva Italiana

- Deportiva Olimpia

- Jorge V

- Villablanca

- Deportivo Playa Ancha

- Ymca

- Instituto Comercial

- Harold Rosemguist

- Deportivo Municipal

- Escuela Mecánicos

- Deportivo Bellavista