Año 176 - Nro. 60326 - Domingo 23 de Febrero de 2003
 

Sexo, sacerdocio y tortura en temas de Los Prisioneros

 
 

Provocadora presentación

 
 

Jorge González comenzó actuación en el Festival pidiendo pifias y cambió las letras de conocidas canciones por provocativos mensajes

 
 

POLEMICOS PRISIONEROS.- "A ver esas pifias, toda la Quinta pifiando", fueron las palabras con que González abrió el show.

Cuando eran exactamente la una de la madrugada, subieron al escenario de la Quinta Vergara Jorge González, Claudio Narea y Miguel Tapia. "A ver esas pifias, toda la Quinta pifiando" fueron las palabras que usó el líder de Los Prisioneros a modo de saludo. Dos minutos después la banda ya había comenzado a disparar su artillería pesada. Tras el breve anuncio de "esta canción se llama 'Sexo', la galería explotó y las 15 mil personas que llegaron anoche al anfiteatro viñamarino no dejaron de saltar y corear la primera canción del trío sanmiguelino. "El curita de la televisión" y "dónde están los momios" fueron los dichos que confirmaron todos los temores que tenía la organización respecto a Jorge González.

"Quieren dinero " y "Paramar" siguieron en el repertorio más polémico del Festival, cuya presencia había provocado hasta ayer una vedadera sicosis por la seguridad al interior de la Quinta Vergara.

Ese estado de preocupación tuvo su punto más extremo la misma tarde de ayer, cuando una veintena de efectivos policiales inspeccionaron cada rincón del anfiteatrro. Los efectivos policiales se encargaron de hacer cumplir la instrucción de prohibir toda entrega de panfletos, folletos o boletines al público, temiendo que ese material pudiera ser utilizado para provocar focos de fuego. Durante el resto de la presentación

Los Prisioneros prolongaron su actuación hasta después de las dos de la madrugada, con más canciones, pero sin duda lo musical fue quedando a un lado con el duro discuros que el vocalista fue extendiendo durante la presentación, sacando afuera toda la rabia contenida debido a la polémica que provocaron sus declaraciones realizadas en Perú.

Al cierre de esta edición, González reivindicó rodavía sus palabras con un lenguaje más fuerte y desafiante.

 

 

Los chilenos siguen arriba

 

Joe Vasconcellos nuevamente fue figura en la Quinta, mientras que Natalia Cuevas cumplió con lo justo en el humor.

 

 

Cuando faltaban diez minutos para las 22 horas de ayer y la galería se venía abajo gritando el nombre de Los Prisioneros, al menos dos cosas quedaron absolutamente claras respecto a lo que sería la cuarta jornada del Festival de la Canción. La primera, que los temores que durante la semana circularon en torno a la presentación del trío sanmiguelino, en cuanto a que serían pifiados o castigados por las polémicas declaraciones de Jorge González en Perú, eran infundados. Y la segunda, que el de ayer sería el mejor público que hasta ese momento había llegado a la Quinta Vergara.

Esto último quedó ratificado apenas cuatro minutos después de las 10 de la noche, cuando Joe Vasconcellos salió a abrir la jornada chilena. En menos de 20 minutos el cantautor ya había interpretado cinco canciones y conseguido mover al público como ningún artista. Además, armó una presentación muy certera, que en su primera parte mezcló clásicos como "La Funa", con temas menos conocidos -como el inédito "La gloria de Chile"- lo que le permitió no bajar nunca el ánimo del público.

Además, fue lo suficientemente inteligente como para estar exactos 60 minutos arriba del escenario, irse con Antorcha de Plata y Oro y dejar al público con el ánimo al tope, especialmente porque reservó para el final seis de sus canciones más conocidas y exitosas: "Valparaíso", "Huellas", "Volante o maleta", "Hijo del sol luminoso", "Sólo por esta noche" y "Las seis de la mañana".

Lo de Joe fue una verdadera clase de cómo organizar una presentación en la Quinta Vergara. Hizo 14 temas en una hora, sin gastar tiempo de más en palabras. Lo suyo fue hacer música. Y de la buena.

 

POR EL TIEMPO

 

Pero Joe Vasconcellos no fue el único que se organizó bien anoche. Sabiendo que si las cosas se alargaban demasiado podría repetirse la experiencia del jueves, cuando Lucybell salió a escena a las dos de la mañana, Canal 13 ahorró tiempo por donde pudo. De hecho, por primera vez no hubo obertura y los animadores no dialogaron en exceso, ni entre ellos, ni con el público. Precisamente la pareja Vodanovic-Hernández volvió a ratificar que la decisión de elegirlos a ellos no fue equivocada. El fiato que hay entre ambos, y la soltura de Myriam Hernández, hacen que Cecilia Bolocco -y su tensa relación con el canoso animador- sean cada vez un recuerdo más lejano.

Y a propósito de la intérprete de "Huele a peligro", hay que decir que escuchó las críticas que se le hicieron a su vestuario de las primeras jornadas. Al menos el primer vestido con el que salió a escena -porque ahora usa dos por noche- era elegante, sobrio y le calzaba perfecto. Negra con aplicaciones plateadas, la pieza dejaba al descubierto su espalda y resaltaba su contorneada figura.

 

APARECIO EL HUMOR

 

Apelando inteligentemente a la contingencia nacional, a los últimos escandalillos de la farándula criolla, y parodiando al cada vez más tedioso ritmo axé, Natalia Cuevas se transformó anoche en la primera triunfadora del humor en Viña 2003.

A diferencia de lo que ocurrió la noche anterior con el personaje Bárbara de Vanessa Miller, Cuevas fue capaz de superar los nervios iniciales, algo a lo que ayudó el buen aporte inicial de Antonio Vodanovic, que interactuó de manera eficiente con el personaje de "La Marjorie".

Y pese a que recurrió a la música en medio de su show, algo que estuvo a segundos de ocasionar un bache en su presentación, a la larga logró ganarse al público que, como ya está dicho, era el más exigente y vivo de los que había llegado al certamen. Usando bien los elementos tecnológicos que ponía a su disposición la Quinta Vergara (como la pantalla circular gigante en la parte posterior del escenario), Cuevas imitó a Cecilia, Patricia Maldonado y Gloria Simonetti antes de irse por primera vez del escenario. A la vuelta interpretó "Ajeno", imitando a Palmenia Pizarro. En su tercera salida a escena, echó mano a otro puñado de imitaciones, entre las que destacaron las de Shakira, Thalía y Myriam Hernández que, aunque no fueron de la mejor calidad, le valieron convertirse en la primera humorista en llevarse una antorcha de plata este año, aún cuando el trofeo no fue coreado

 

HOY VUELA UNA GAVIOTA

Esta noche será la final del género folclórico, para la cual clasificaron los temas "Pintadita", de Argentina; "Volverás", de Perú, y "Como un ladrón", de Chile defendida por Alex Hernández y El Clan.

En la competencia internacional clasificaron los temas de España, Estados Unidos, Italia, República Dominica y Venezuela.