Año 177 - Nro. 60562 - Domingo 21 de Septiembre de 2003

Trágica jornada

De luto las tablas chilenas

Rebeca Ghigliotto falleció ayer víctima del cáncer que combatió por varios años.

Sonia Viveros permanecía hasta anoche internada en La Serena con "muerte cerebral".

REBECA GHIGLIOTTO.- La actriz, en su larga trayectoria, destacó por su versatilidad para interpretar papeles dramáticos y de comedia.

Unas Fiestas Patrias trágicas vivió ayer el medio artístico nacional. Mientras en La Serena los médicos establecían la muerte cerebral de Sonia Viveros, en Santiago falleció víctima de un cáncer Rebeca Ghigliotto.

Ambas noticias impactaron entre sus pares y en el público que siguió por décadas la trayectoria profesional de estas dos connotadas actrices, quienes se inmortalizaron a través de los personajes que interpretaron en el teatro y la televisión.

 

PERDIO LA BATALLA

 

El actor y director Raúl Osorio, ex marido de Rebeca Ghigliotto (48 años), fue quien confirmó ayer la muerte de la actriz ocurrida en su casa de El Arrayán. La artista sufría desde hace algunos años de cáncer pulmonar, lo que la mantuvo alejada de las cámaras y escenarios.

En 1994 le fue diagnosticado un cáncer de mamas por el cual fue sometida a radioterapia. Sin embargo, posteriormente el mal se fue ramificando ya que en el diagnostico inicial los médicos no detectaron que la enfermedad también había afectado sus pulmones. Esto llevó a complicaciones mayores como a la metástasis en el hígado que sufrió la artista.

Rebeca Ghigliotto saltó a la fama, entre otras cosas, gracias a su popular personaje de la Gaby que interpretó junto a Gloria Münchmeyer en el programa "Medio Mundo", de Canal 13, en la década de los años 90. La artista fue catalogada como una de las más versátiles actrices de la televisión chilena ya que llegó a interpretar tanto comedias como papeles más dramáticos.

La carrera de Ghigliotto en televisión se inició a comienzos de la década del 80 en series dramáticas de la estación católica junto al director Oscar Rodríguez ("La madrastra"), en producciones como "Los títeres"(1984), "Angel malo" (1986), "La invitación" (1987) y la más reciente "Fuera de control" (1999).

En el mismo canal estuvo en las telenovelas "Matrimonio de papel" (1985), donde logró su primer rol protagónico y actuó junto a Bastián Bodenhofer, con quien realizaría posteriormente "Semidiós" (1988) y "Ella por ellas" (1991).

En el año 2000 participó en "Sabor a ti", estelarizada por la también desaparecida Carolina Fadic y Luciano Cruz-Coke.

En el ámbito teatral trabajó, entre otros montajes, en la obra "La vida privada" (1999), basada en la obra homónima del dramaturgo chileno Marco Antonio de la Parra y donde fue dirigida por su esposo Raúl Osorio. También acompañó a su pareja en la Escuela de Teatro de la Universidad Diego Portales, donde impartió clases de actuación.

Otro de los montajes en los que participó fue "Esperando la carroza", a comienzos de los años 80, donde compartió roles con Gloria Munchmeyer, Esperanza Silva, Gabriela Hernández y Paulina Urrutia. Esta última la recuerda más que como una compañera de trabajo como una amiga, destacando la fortaleza de su carácter: "La verdad es que es una pérdida súper importante para mí (...) Fue una mujer de rigor fuerte con ella misma. Esa fuerza fue la que la mantuvo viva tanto tiempo".

 

 

LA SUERTE DE SONIA

 

Hasta anoche, por otra parte, Sonia Viveros permanecía en el Hospital San Juan de Dios La Serena, donde fue internada a las dos de la madrugada, informando más tarde el doctor Félix Jacobs que se encontraba "con muerte cerebral".

La actriz sufre desde hace varios años de Lupus, una enfermedad crónica que afecta al sistema inmunológico y puede causar daños a cualquier órgano del cuerpo.

Sonia Viveros nació el 2 de septiembre de 1950. Pocos años después, en 1965, debuta en televisión en "El Litre 4916", telenovela de Canal 13 en que compartía créditos con Jorge Yáñez y Luis Vilches.

En 1966 se estrena uno de los mayores éxitos de su carrera, "Juani en sociedad", junto a Silvia Piñero, Emilio Gaete y Nelly Meruane. En 1979 interpreta el papel principal femenino (Leonor Encina) en la miniserie de TVN "Martín Rivas", dirigida por Sergio Riesenberg. En los 80 se gana sus protagónicos más recordados. En 1984 hace su primer papel de villana como Thelma Bernard en "La torre 10". En "Marta a las 8" (1985) interpreta a Marta Méndez, una sacrificada empleada doméstica. Este papel coincide con el diagnóstico de lupus.

Después de la crisis vuelve a las teleseries con "Bellas y audaces" (1988), de TVN, y al teatro, con el café concert "Gato encerrado", junto a Patricio Achurra. En teleseries siguió vigente con papeles en "Trampas y caretas", "Amame" y "Borrón y cuenta nueva", entre otras. En 1998 decide radicarse en La Serena. En 1999 comenzó a trabajar en sus memorias, aunque seguía vinculada a la TV: participó en "El día menos pensado", dirigida por Carlos Pinto, en la serie "Más que amigos", de Canal 13 y hace unase semanas en el programa "Alerta roja" de Mega.

 

Explicación médica

Una crisis hipertensiva (elevación brusca de la presión arterial que puede comprometer órganos vitales) es la que tiene a Sonia Viveros en coma cerebral y conectada a un ventilador mecánico. El doctor Félix Yáñez, que atiende a la actriz, explica: "Esta enfermedad es así, nosotros la llamamos 'el asesino silencioso', porque ataca sin avisar. Ella tuvo cuatro infartos cerebrales en un año y medio más o menos. Cada uno de ellos provocó que se le reventaran arterias del cerebro, pero el de ahora (del viernes) fue de dimensiones enormes". Desde 1985, Sonia Viveros padece de lupus, mal que afecta los tendones y músculos. Según explica el doctor Yáñez el lupus no habría sido el causante de esta crisis.