Año 177 - Nro. 60630 - Sábado 29 de noviembre de 2003

Folclorista inglés se presenta mañana en el "Festival de música inmigrante"

Un mar de canciones

Joe Stead ha dedicado décadas a recopilar canciones marineras, muchas de las cuales hablan de Valparaíso.

YO SOY SHANTYMAN.- Gracias al trabajo de este músico se han salvado de quedar en el olvido antiguos temas con los cuales los marinos se ayudaban en las duras faenas a bordo.

El folclorista inglés Joe Stead nunca había visitado Valparaíso. Sin embargo, desde hace más de cuatro décadas viene interpretando temas inspirados en este puerto e incluso en 2000 editó el disco "Valparaíso round the horn", donde relata un viaje a velero entre Liverpool y esta ciudad realizado en 1860. Stead es uno de los invitados a la primera versión del "Festival internacional de música inmigrante" (ver recuadro) y se presentará mañana a las 20 horas en el Municipal porteño.

De entrada, este músico impresiona por su estatura (cerca de 2 metros) y un potente vozarrón, el que utiliza para graficar cantando una idea que no queda clara sólo en palabras. Joe Stead es un afamado cultor y recopilador de canciones tradicionales marineras -de ancestros célticos- conocidas como "shanties". Gracias a su trabajo se han salvado de quedar en el olvido antiguos temas con los que los hombres de mar se ayudaban en las duras faenas a bordo.

Las composiciones que interpreta este "shantyman" -sin otro instrumento que su voz- hablan de la nostalgia de los marineros por los puertos que han quedado atrás y el deseo de desembarcar pronto en otros que les recompensen tanta soledad y esfuerzo. Pero también canta sin eufemismos -y muchas veces en un tono no muy políticamente correcto- de sexo, torturas, fusilamientos y racismo.

Por lo anterior, Stead cuenta que muchos de los shanties que hoy se interpretan "han debido ser 'limpiados' o censurados, porque eran muy 'cochinos'. Según datos existentes, en 1860 en Liverpool había nueve mil prostitutas trabajando y en Londres el número alcanzaba a 30 mil. Por ello, varias de las canciones se referían a esas 'niñas' que quedaron atrás".

 

-¿Por qué se decidió a recopilar estas antiguas canciones marineras?

"En los años 50 comencé a estudiar la obra de músicos folclóricos de la segunda mitad del siglo XIX, desde canciones de trabajo a las políticas y de protesta. Y desde un comienzo me gustaron los 'shanties' y creo que las canto muy bien, porque se ajustan a mi estilo y mi voz. Yo nunca he sido marino, pero mi interesa su música y lo que dicen las letras de sus canciones. Además, tuve la oportunidad de conocer al 'shantyman' Stan Hugill, el último marino vivo de esas travesías en barco velero".

 

-Del encuentro con Hugill nació el disco "Valparaíso round the horn".

"Sí y tuve la oportunidad de conocerlo muy bien, así como de grabar sus composiciones. El escribió dos famosos libros, titulados 'Shanties de los siete mares' y 'Shanties y canciones marineras', que son verdaderas biblias de este género musical.

En tanto, el disco muestra cómo era el trabajo en una nave a velas en 1860 y en su nueva edición incluye las letras de las canciones y el relato del viaje entre Valparaíso y Liverpool".

 

-¿Valparaíso sigue siendo un lugar mítico en Europa?

"Sí, por eso estoy orgulloso de estar acá. Problablemente se ha transformado en un sitio legendario porque está ubicado en el lugar equivocado, tan lejos de todo. Valparaíso era la ansiada meta tras doblar por el Cabo de Hornos y una travesía muy peligrosa".

 

-¿Qué referencias a la ciudad hay en este disco?

"No habla específicamente de Valparaíso, sino del viaje para llegar hasta acá. Había 'shanties' para el trayecto de ida y otros para el de regreso. Uno de los famosos 'de ida' es 'Valparaíso round the horn' -que da el título al disco- y otro llamado 'Colgando a Johnny', que habla de un verdugo oficial que amaba el trabajo de colgar gente".

 

-¿Por qué los shanties siguen siendo tan populares en Europa y Estados Unidos?

"Es difícil de explicar, tal vez sea la emoción y la historia que transmiten. Es una tradición que no debemos dejar morir y en Inglaterra habrían desaparecido si no fuera por Stan Hugill, quien mantuvo vivo su espíritu. El no cantaba muy afinado, pero era auténtico. A veces su voz sonaba muy mal, pero tenía el valor de representar un trozo de historia".

 

-¿Qué le parece la posibilidad de mostrar este género en Chile?

"Es fantástico. Yo no sabía que aquí no se conocían los 'shanties' y me da orgullo ser un pionero de la divulgación de este género. Me enteré de que muchas de las canciones marineras que alguna vez fueron populares, cayeron en el olvido cuando la lengua inglesa, que se hablaba mucho en el Valparaíso del siglo XIX, se perdió. La mayoría de los 'shanties' se cantan en inglés y hay algunos en holandés, francés y alemán, pero son los ingleses los únicos que mantienen la tradición".

 

Música inmigrante

Hoy continúa desarrollándose en el Municipal porteño la primera versión del "Festival internacional de música inmigrante de Valparaíso", cuyo objetivo es rescatar tradiciones musicales que forman parte de la cultura fundacional de esta ciudad. La jornada de hoy estará dedicada a la música hispánica, con la participación del grupo A Paso Hondo (flamenco), la Estudiantina Filarmónica Santa Cecilia de la Universidad Católica de Valparaíso y el conjunto de proyección folclórica El Almendral. Las actividades finalizan mañana con la presentación de Joe Stead y la agrupación local Nimloth, que ejecuta temas medievales y folk anglo céltico, utilizando una gran variedad de instrumentos. Todas las funciones comienzan a las 20 horas. La entrada general tiene un costo de $ 3.000.