Usted está en : Portada: Ciudades
Lunes 12 de enero de 2009
Circos conllevan "cautiverio inaceptable"
VIÑA DEL MAR / Elba Muñoz afirma que no acusa a los empresarios, sino apunta al sufrimiento de los ejemplares.

"Cuando las organizaciones animalistas pedimos que no se autoricen los circos con animales, no estamos acusando a los dueños de abuso animal, sino diciendo que los animales sufren en los circos por un tipo de "cautiverio inaceptable".

Así lo afirmó la directora del Centro de Rescate y Rehabilitación de Primates, Elba Muñoz, a propósito de la fiscalización realizada por el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) a las especies del circo Los Tachuelas, que terminó sin sanciones.

La matrona, creadora de la entidad dedicada a la recuperación de especies maltratadas, que ha atendido a más de 150 primates desde 1994, expresó que "el SAG no fue a fiscalizar maltrato psicológico animal, porque no es su trabajo", sino a verificar que la ley se cumpla.

El tema preocupa a entidades como Ecópolis, que afirma que los animales de circo sufren por las condiciones en que viven.

Por eso Elba Muñoz sostiene que la ley sobre la inscripción correcta de animales no está en discusión, sino el cómo viven los ejemplares.

"En nuestro centro tenemos muchos primates decomisados en los circos y nunca he recibido un mono de circo en buenas condiciones", agrega la defensora de los animales.

Circo en condiciones

Según la ley Nº 20.216, que fija las exigencias para el funcionamiento de los circos, Los Tachuelas no transgrede norma alguna.

Sin embargo, la directora del centro de rescate y rehabilitación, que se ubica en Peñaflor, sostiene que "los permisos pueden estar a la vista, pero el sufrimiento interno no".

Además afirma que las condiciones en que se movilizan los circos no son adecuadas, ya que "un mono no puede moverse más allá de 2 metros en su jaula de circo y eso es causal de sufrimiento".

El centro de rescate y rehabilitación creado por Elba Muñoz (www.mamacos.cl) es el único lugar en Chile con dedicación exclusiva a esa tarea.

La labor de la matrona alcanzó relevancia nacional en 2003 cuando rescató, recuperó y posteriormente liberó en Zambia al chimpancé Toto, entonces de cinco años, que estuvo más de dos décadas encadenado y encerrado en una caja.

El recinto cuenta hoy sólo con ayuda de entes privados internacionales. Su costo mensual de operaciones es 3 millones de pesos.

BETSABÉ FUENTES

ciudades@mercuriovalpo.cl