Usted está en : Portada:
Lunes 6 de julio de 2009
Militares impiden aterrizaje de avión de Zelaya

Se agudiza crisis en en Honduras. Van dos muertos en enfrentamientos...COMENTE ESTA NOTICIA

El derrocado Presidente de Honduras, Manuel Zelaya, no pudo finalmente concretar su anunciado retorno a la capital, Tegucigalpa, debido a que fuerzas militares bloquearon con carros blindados la pista del único aeropuerto internacional del país.

Zelaya dijo que buscaría un aeropuerto alternativo para concretar su eventual retorno, aunque no quiso anticipar en un primer momento el destino inmediato del avión que lo transportó desde Washington, en un viaje de alrededor de cuatro horas, limitándose a comentar solamente que “mañana (hoy) o el martes” intentaría pisar nuevamente tierra hondureña.

No obstante, minutos más tarde se confirmó que el avión que lo transportaba aterrizó en la capital de Nicaragua,Managua, desde donde se estima planeará un nuevo intento de retorno y sostendrá reuniones con diversos jefes y representantes de Estados de América.

Asimismo, se espera que en dicho país podría concretar una nueva reunión con el secretario general de la ONU, José Miguel Insulza.

OBSTÁCULOS Y AMENAZAS

El Presidente Zelaya habló con la cadena Telesur desde la cabina del avión y precisó que los pilotos “dicen que no pueden aterrizar con obstáculos”.

“Ellos no se atreven a aterrizar porque podrían provocar un accidente aéreo debido a los camiones que están en la pista”, afirmó Zelaya desde la cabina del avión, que en dos ocasiones sobrevoló a baja altura el aeropuerto de Tegucigalpa.

El capitán venezolano del avión confirmó que desde la torre de control le ordenaron que abandonara el espacio aéreo o sería interceptado por aviones militares.

“Si tuviera paracaídas me lanzaría”, enfatizó Zelaya, cuando se le comentó que miles de personas esperaban en torno al cerco perimetral del aeropuerto, donde fueron reprimidos duramente dejando un saldo de decenas de heridos y dos muertos.

Pese al saldo de decenas de heridos y dos muertos que se registraban hasta la tarde de ayer a causa de las manifestaciones de quiénes se oponen al gobierno de facto, el Presidente constitucional pidió que prosiga “la rebelión social contra el gobierno golpista”.

Se anticipó que Zelaya se reuniría een horas de la noche y a inicios de hoy lunes con los presidentes de Rafael Correa de Ecuador; Fernando Lugo de Paraguay, y Cristina Fernández de Argentina, así como con organizaciones internacionales de derechos humanos.

Menos de una hora antes, Zelaya había hecho un llamado al jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas hondureñas, Romeo Vásquez, para que retuviera a las tropas que, según Telesur, estaban reprimiendo a los manifestantes.

En declaraciones al canal de televisión desde el avión, Zelaya afirmó que va “sin armas y pacíficamente a dialogar” y pidió al general Vásquez que retuviera “la masacre”, al ser informado por la cadena de televisión mutiestatal, con sede en Caracas, de disparos y muertos en Tegucigalpa.

“El pueblo está en las calles. Retenga a esas tropas general (...) Retenga esa masacre”, manifestó el presidente derrocado hace una semana por los militares y luego destituido por el parlamento, que nombró presidente en su lugar al que era entonces jefe de la Cámara, Roberto Micheletti.

Ayuda a EE.UU.

Asimismo, el derrocado presidente Manuel Zelaya pidió a Estados Unidos que intervenga en la crisis política que sacude a su país y que imponga sanciones al Gobierno interino.

“Creo que a partir de mañana la responsabilidad de esto también recae sobre las potencias, especialmente sobre los Estados Unidos, que teniendo una fuerza tan grande (...) debe tomar acciones”, dijo Zelaya a la cadena de televisión Telesur desde el avión que intentó sin éxito aterrizar en Honduras.

“Específicamente el Gobierno más fuerte en asuntos económicos, en aspectos de la esfera del dólar para nosotros es el de los Estados Unidos de América, si los Estados Unidos de América van a convivir con golpistas se termina la democracia en América”, agregó.

MUERTOS EN PROTESTAS

 

Fuentes de la policía de Honduras confirmaron que hasta horas de la tarde de ayer dos personas habían fallecido durante las manifestaciones que se han producido en torno al aeropuerto de Toncontín, donde seguidores del depuesto presidente Manuel Zelaya esperan su retorno.

La información entregada a la agencia AFP por un oficial de la policía, que agregó que habían al menos otros dos heridos, mantuvo la línea de lo reportado por cadenas de televisión locales, que informaban de al menos un muerto en los incidentes que se produjeron en la capital del país centroamericano.

“Tenemos dos muertos y dos heridos. La policía no ha disparado. Han sido los militares, porque los manifestantes estaban intentando entrar en la pista del aeropuerto”, dijo el comisario Mendoza.

El Canal 11 local informó que los militares dispararon balas y gases lacrimógenos contra los manifestantes y que una mujer murió. En tanto, la cadena interestatal Telesur hablaba de dos muertos en el lugar, al que arribaron ambulancias.

TROPAS en la frontera

El Presidente de facto de Honduras, Roberto Micheletti, denunció que hay “movimientos de tropas” de Nicaragua hacia la frontera, lo que fue rápidamente negado por el gobierno nicaragüense.

“Estamos informados de que en el sector de Nicaragua se están moviendo algunas tropas hacia la frontera”, denunció Micheletti en cadena nacional de radio-televisión.

“Queremos pedir al presidente (Daniel) Ortega que por favor respete nuestra soberanía, lo mismo al señor Hugo Chávez (presidente de Venezuela), que deje ya de estar agrediendo a nuestro país a través de los medios de comunicación que ellos tienen”, pidió Micheletti.

El presidente designado por el Congreso Nacional para sustituir al derrocado Manuel Zelaya, hace una semana, advirtió “respetuosamente” al gobierno de Nicaragua “que no se atreva a cruzar nuestra frontera porque estamos dispuestos a defenderla”.

agresiones

Para las autoridades de facto de Honduras, país que fue suspendido el sábado de la carta democrática interamericana de la Organización de Estados Americanos (OEA) por unanimidad de todos sus miembros, “no hay justificación para cualquier agresión que se pueda producir a nuestro país”.

“No quiero que se derrame una sola gota del pueblo hondureño ni de ninguna parte del mundo, estamos contra la violencia”, sentenció antes de agregar que “hay soldados en las calles para evitar esas confrontaciones”.

Tras la denuncia, y ante la preocupación que un eventual conflicto bélico suscita en la población, Micheletti aseguró que se trata de “pequeños grupos de tropas posiblemente sin autorización misma de sus comandantes” que “no han cruzado la frontera”.

“No están siquiera en los límites donde se pueda estar cuando están decididos a hacer un acto bélico, pero sí estamos viendo movilización de pequeños grupos de la hermana república de Nicaragua”, sostuvo.

Micheletti no descarta que sean “comandantes de zona” que no cuentan siquiera con “autorización de la presidencia o de los comandos militares”.

NICARAGUA NIEGA

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega señaló que es “totalmente falso” que el Ejército de su país haya desplazado tropas hacia la frontera norte con Honduras.

“Hermanos soldados hondureños, oficiales hondureños, les quiero asegurar, les puedo jurar ante Dios y la Patria que Nicaragua no está despachando tropas hacia territorio hondureño y que no estamos preparando ningún ataque contra guarniciones hondureñas en la frontera”, dijo Ortega en un mensaje por una radioemisora oficialista.

Las palabras del Mandatario tienen que ver con los dichos del nuevo Presidente hondureño, Roberto Micheletti, quien denunció hoy movimiento de “algunas tropas” nicaragüenses a la frontera común.

En su llamado, Micheletti pidió a los presidentes de Nicaragua Daniel Ortega y Venezuela Hugo Chávez que “dejen de estar agrediendo a nuestro país (Honduras)”.

toque de queda

por otra parte,m en la tarde de ayer el Gobierno interino de Honduras decidió adelantar tres horas el toque de queda que rige en el país desde el golpe de Estado contra el presidente Manuel Zelaya el 28 de junio, luego de que militares dispararan contra manifestantes en el aeropuerto capitalino.

“El Gobierno decidió adelantar a partir de las 7 de la noche el toque de queda en busca de alentar la tranquilidad y la paz”, dijo a Reuters el portavoz de la presidencia, René Zepeda.

El toque de queda regía en los días previos desde las 10 horas de la noche hasta las 5 horas de la madrugada siguiente.