Usted está en : Portada: Editorial
Miércoles 29 de julio de 2009
Griegos en Combate Naval de Iquique

En el mes de febrero de 1879, en el puerto de Valparaíso, donde se formó la Patria Chilena, Luis Uribe reclutó la tripulación para la corbeta Esmeralda.

Doscientos hombres se embarcaron con destino al norte, entre los cuales había cinco griegos que rápidamente se integraron con los chilenos en labores propias a las cuales fueron asignados. Llamaban la atención por el idioma raro que hablaban entre ellos, ese griego cerrado y curioso. Ellos eran: Constantino Mikalbis, Esteban Despotís, Pedro Stamatópoulos, Tomas Blacópoulos y Demetrio Georgioú.

Durante el bloqueo del puerto de Iquique fueron testigos del heroísmo de Arturo Prat y combatieron a la par de todos los chilenos, como si lucharan por su propia patria, ese Chile hermoso, fascinante y acogedor que entonces tenía poca historia recorrida en comparación con la tierra de sus ancestros helenos.

Y lucharon valientemente como los chilenos, según reza la historia. Prueba de ello es la muerte en combate de Esteban Despotís.

Pero en medio de esta masacre en la que nadie se rendía y ante tan desigual enfrentamiento, donde perderían la vida 170 hombres, el comandante del Huáscar, Miguel Grau, vio que la única forma de prevalecer era embestir el barco hasta hundirlo.

Quedaron, entonces, más de una treintena de hombres flotando que fueron tomados prisioneros y tres de los griegos se perdieron en la memoria de la historia. Pero Constantino Mikalbis, posteriormente, continuó en la campaña embarcado en la Covadonga y encontró la muerte al ser bombardeado el buque, cuando sitiaba un puerto peruano.

La Armada de Chile rindió honores a Constantino Mikalbis, y entregó su nombre a un buque: el escampavía Mikalbis. Este recorrió las costas sirviendo a Chile por muchos años y hoy se encuentra varado en Puerto Williams convertido en un casino.

Pero la Armada no olvida a Constantino Mikalbis y ahora construye un nuevo Patrullero de Servicio General con su nombre, que por una vuelta del destino fue diseñado por un descendiente de griegos: el capitán de corbeta e ingeniero naval, señor Luis Kipreos Almalloti, actual gerente general de la Empresa de Gas de la Quinta Región Valparaíso.

Como si eso no bastara, hoy a las 15:45 horas, se efectuará un acto en el Museo Naval de Valparaíso, donde el comandante en jefe de la Armada, almirante Edmundo González Robles, junto con la embajadora de Grecia, Chryssoula Karykopoulou Vlavianou, reinauguran una placa de bronce en la que se aprecian los escudos de Grecia y Chile hermanados con sus banderas a cada lado de un ancla almirantazgo, mientras a la derecha una imagen del combate naval es acompañada por los nombres de cinco griegos "descendientes de los Vencedores de Salamina que Compartieron las Glorias de Iquique".

Esta obra, que fue entregada hace 60 años por entonces el cónsul de Grecia Jorge Mustakis, ahora vuelve a brillar gracias a la excelente disposición de la Armada y a ocupar un lugar destacado en la memoria histórica de Chile y Grecia.

Viva Chile y Viva Grecia "Zito y Hellas"